DJ de for­ma­ción pro­fe­sio­nal

El Go­bierno ha apro­ba­do el tí­tu­lo de Téc­ni­co en Ví­deo, Disc-joc­key y So­ni­do, con el que pre­ten­de re­gu­la­ri­zar un ofi­cio que vi­ve sus co­tas más al­tas de po­pu­la­ri­dad.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR JO­SÉ CA­SA­DO

Co­bran suel­dos mi­llo­na­rios, via­jan al­re­de­dor de to­do el mun­do, arras­tran le­gio­nes de en­tre­ga­dos fans y ven­den mi­llo­nes de dis­cos. Son ca­be­za de car­tel en los fes­ti­va­les más em­ble­má­ti­cos, las mar­cas pa­tro­ci­nan sus gi­ras a gol­pe de ta­lo­na­rio y los in­tér­pre­tes más fa­mo­sos les su­pli­can co­la­bo­ra­cio­nes. El DJ (pin­cha­dis­cos en in­glés) es la nue­va es­tre­lla del rock.

Sin du­da, uno de los gran­des cul­pa­bles del as­cen­so al cie­lo me­diá­ti­co de la fi­gu­ra del DJ es Da­vid Guet­ta, pa­ra­dig­ma del pin­cha­dis­cos es­tre­lla. Su co­la­bo­ra­ción con Black Eyed Peas en el su­per­éxi­to I Got­ta Fee­ling en 2009 ba­tió todos los ré­cords. Sus más de ca­tor­ce mi­llo­nes de co­pias ven­di­das con­vir­tie­ron a Guet­ta en el pro­duc­tor mu­si­cal más so­li­ci­ta­do por los can­tan-

tes más fa­mo­sos del pla­ne­ta. Ma­don­na, Rihan­na, Kelly Row­land, Ky­lie Mi­no­gue o Us­her son so­lo al­gu­nos de las de­ce­nas de ar­tis­tas que han con­se­gui­do un nú­me­ro uno gra­cias al ma­go fran­cés. Pa­ra el gran pú­bli­co Da­vid Guet­ta, que ha ven­di­do más de sie­te mi­llo­nes de dis­cos y es el me­jor DJ del mun­do se­gún los lec­to­res de la re­vis­ta Dj­mag, es el que ha otor­ga­do el ha­lo de gla­mour, ce­le­bri­dad y éxi­to a la pro­fe­sión de pin­cha­dis­cos. El pú­bli­co mi­ra aho­ra al DJ en la pis­ta de bai­le, co­rea su nom­bre y vi­bra al rit­mo que mar­can sus pla­tos. Una pro­fe­sión en au­ge gra­cias tam­bién a la de­mo­cra­ti­za­ción de la tec­no­lo­gía, y que aho­ra el Go­bierno ha re­co­no­ci­do apro­ban­do el tí­tu­lo de For­ma­ción Pro­fe­sio­nal de Gra­do Me­dio de Téc­ni­co en Ví­deo, Disc-joc­key y So­ni­do, en el que los alum­nos apren­de­rán “la rea­li­za­ción de se­sio­nes de ani­ma­ción mu­si­cal y vi- sual en vi­vo y en di­rec­to, y a efec­tuar la cap­ta­ción, mez­cla di­rec­ta, gra­ba­ción y re­pro­duc­ción de so­ni­do en to­do ti­po de pro­yec­tos so­no­ros”, es de­cir, la par­te más téc­ni­ca y me­cá­ni­ca del ofi­cio.

Brian Cross, que ha com­par­ti­do ca­bi­na con Guet­ta, es re­si­den­te de la dis­co­te­ca Am­ne­sia Ibi­za, uno de los tem­plos mun­dia­les de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, y re­co­rre al año más de 50 paí­ses pin­chan­do en las fies­tas más im­por­tan­tes del mun­do. Su look nerd, la au­sen­cia de ta­tua­jes en sus bra­zos y sus ex­qui­si­tas ma­ne­ras dis­tan mu­cho del es­te­reo­ti­po de pin­cha­dis­cos, aun­que es uno de los DJ es­pa­ño­les más con­so­li­da­dos en el ex­tran­je­ro. Aun­que ve co­mo al­go po­si­ti­vo la apro­ba­ción de es­te tí­tu­lo, Brian se mues­tra preo­cu­pa­do por quié­nes im­par­ti­rán las cla­ses: “Creo y es­toy con­ven­ci­do de que es ne­ce­sa­rio que el te­ma­rio sea rea­lis­ta e in­clu­ya un apren­di­za­je que re­fle­je la uti­li­dad de lo apren­di­do a la ho­ra de eje­cu­tar el tra­ba­jo. De­be ser di­se­ña­do por la gen­te que de verdad co­no­ce­mos las ne­ce­si­da­des de es­ta pro­fe­sión”. Brian tuvo cla­ro muy pron­to que que­ría de­di­car­se a pin­char dis­cos. A pe­sar de que su pa­dre era em­pre­sa­rio de la no­che bar­ce­lo­ne­sa, re­ci­bió la vo­ca­ción de su hi­jo co­mo una tra­ge­dia. Eran los 90, los DJ pin­cha­ban en un rin­cón de la dis­co­te­ca y eran los que me­nos co­bra­ban. Una pro­fe­sión na­da dig­na pa­ra un pa­dre cu­yo sue­ño era que su vás­ta­go desa­rro­lla­se una bri­llan­te ca­rre­ra co­mo no­ta­rio. A pe­sar de las tra-

bas ini­cia­les Brian no de­jó de in­ten­tar­lo y aho­ra co­bra has­ta 7.500 eu­ros por una se­sión de cua­tro ho­ras. Hoy, el pres­ti­gio del pin­cha­dis­cos ha cam­bia­do mu­cho has­ta lle­gar al ac­tual es­ta­tus de es­tre­lla en el que mu­chos de ellos vi­ven, aun­que pa­ra Brian “la pro­fe­sión es­tá vi­vien­do una bur­bu­ja; la de­man­da no es la que la gen­te se cree, ya que so­lo tie­nen tra­ba­jo a ni­vel mun­dial los ar­tis­tas que ven­den en­tra­das; la reali­dad no es tan bo­ni­ta co­mo la pin­tan”.

Ti­rón me­diá­ti­co.

Cross, que apro­ve­cha sus per­fi­les en Twit­ter y Facebook pa­ra es­tar muy cer­ca de sus fans (ha­ce muy po­co in­vi­tó a ce­nar con él a 20 se­gui­do­res pa­ra pre­gun­tar­les su opi­nión acer­ca de Pop Star, su úl­ti­ma gi­ra), se des­ha­ce de la par­te más poé­ti­ca del ofi­cio ha­cien­do hin­ca­pié en la gran im­por­tan­cia del már­que­tin pa­ra co­no­cer el éxi­to: “Es muy im­por­tan­te dar­te a co­no­cer por el mun­do. Son ne­ce­sa­rios co­no­ci­mien­tos en már­que­tin vi­ral, pu­bli­ci­dad y en el uso de las re­des so­cia­les”.

El ti­rón me­diá­ti­co es cla­ve a la ho­ra de triun­far en la in­dus­tria. Fon­si Nie­to, el fa­mo­so pi­lo­to de motociclismo, ejer­ce aho­ra de DJ tras su re­ti­ra­da del mun­do de las mo­tos por un gra­ve ac­ci­den­te en los en­tre­na­mien­tos del Gran Premio de In­dia­ná­po­lis de 2012. Es­ta es su otra gran pa­sión, que em­pe­zó a desa­rro­llar con so­lo 14 años. Sus se­sio­nes, re­ple­tas de hits dan­ce, han si­do protagonistas en mu­chas de las dis­co­te­cas de Ibi­za. Fon­si se mues­tra op­ti­mis­ta fren­te al fu­tu­ro: “El nue­vo tí­tu­lo de DJ apor­ta que el sec­tor es­té más pro­fe­sio­na­li­za­do y eso siem­pre es po­si­ti­vo. La gen­te po­drá ac­ce­der más fá­cil­men­te a es­ta pro­fe­sión, lo que sig­ni­fi­ca más com­pe­ten­cia y más ni­vel. Aho­ra po­nes Los 40 Prin­ci­pa­les y una de ca­da dos can­cio­nes es de un DJ. La gen­te em­pie­za a ver que es­ta es una pro­fe­sión se­ria”.

Nie­to tie­ne que li­diar a dia­rio con su con­di­ción de fa­mo­so, que en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes pe­sa más que su la­bor co­mo pin­cha­dis­cos. Con la po­pu­la­ri­za­ción del ofi­cio, son mu­chas las cele

bri­ties que se han pues­to de­trás de los pla­tos gra­cias al ti­rón que sig­ni­fi­ca su pre­sen­cia en las salas. Uno de los más cri­ti­ca­dos es Ki­ko Ri­ve­ra, hi­jo de la can­tan­te Isa­bel Pan­to­ja, que ha ren­ta­bi­li­za­do co­mo na­die su con­di­ción de hi­jo

de en re­vis­tas y pla­tós de televisión, una in­ver­sión que se ma­te­ria­li­za en ga­ran­tía de éxi­to cuan­do lo que se ne­ce­si­ta es lle- nar una dis­co­te­ca po­li­go­ne­ra del le­van­te es­pa­ñol. So­fía Cris­to, hi­ja de Bár­ba­ra Rey, Brian­da Fitz-ja­mes Stuart, nie­ta de la du­que­sa de Alba, Mi­ran­da Makaroff, hi­ja de la di­se­ña­do­ra Lydia Del­ga­do, o Alas­ka y Ma­rio Va­que­ri­zo han apro­ve­cha­do las bon­da­des de la fa­ma pa­ra mez­clar sus te­mas fa­vo­ri­tos des­de la ca­bi­na. Víc­tor de la Ser­na, di­rec­tor de la re­vis­ta Dj­mag, ca­li­fi­ca es­ta ten­den­cia co­mo ejem­plo de in­tru­sis­mo pro­fe­sio­nal: “Los lla­ma­dos ce­le­bri­ties DJ cie­rran en mu­chos ca­sos las puer­tas a la gen­te jo­ven, aun­que es cier­to que la cul­pa no es de los fa­mo­sos, sino de los pro­mo­to­res y salas que pre­fie­ren apro­ve­char el ti­rón me­diá­ti­co de un fa­mo­so que po­ne au­tén­ti­ca ba­su­ra mu­si­cal en su sa­la, que el de una bue­na pro­gra­ma­ción mu­si­cal con cohe­ren­cia”.

Cul­tu­ra mu­si­cal.

A raíz de es­ta ten­den­cia, Mar­ta Fie­rro, más co­no­ci­da co­mo Eme DJ y una de las po­cas chi­cas tras los pla­tos en un mun­do emi­nen­te­men­te mas­cu­lino, no ti­tu­bea al ca­li­fi­car co­mo “de ri­sa” la es­ce­na es­pa­ño­la: “Los pro­mo­to­res de­jan me­ter­se en sus ca­bi­nas a gen­te que no tie­ne ni idea de mú­si­ca, pe­ro que sa­len en televisión, a los que pa­gan co­mo si fue­ran au­tén­ti­cos gu­rús mu­si­ca­les y crea­do­res de ten­den­cias. Es­to so­lo pa­sa en es­te país y se de­be a la po­ca cul­tu­ra mu­si­cal y de club que te­ne­mos”. Mar­ta Fie­rro, que ha

si­do ele­gi­da me­jor DJ du­ran­te dos años con­se­cu­ti­vos por los lec­to­res de la re­vis­ta Rock­de­lux, se mues­tra cau­ta con el fe­nó­meno del pin­cha­dis­cos es­tre­lla: “Pue­de que ha­ya ca­sos fue­ra de España, pe­ro aquí has­ta ha­ce po­co se­guía­mos sien­do el re­lleno de los fes­ti­va­les y nues­tro nom­bre apa­re­cía en le­tra pe­que­ñi­ta en los car­te­les, aun­que po­co a po­co es­tán em­pe­zan­do a cam­biar las co­sas”.

Coin­ci­de en que lo que de­fi­ne a un buen DJ no se apren­de en las au­las ni vi­sio­nan­do los tu­to­ria­les que se pu­bli­can en la Red. Al ser una pro­fe­sión ar­tís­ti­ca, “la ins­pi­ra­ción, la se­lec­ción de te­mas y la for­ma de mez­clar­los no se pue­de es­tu­diar; sin tener en cuenta es­to, to­das las se­sio­nes se­rían mo­nó­to­nas y ele­men­ta­les”, afir­ma DJ Ama­ble, unos de los más re­co­no­ci­dos de la mú­si­ca in­de­pen­dien­te. “El ta­len­to y la em­pa­tía con el pú­bli­co son las me­jo­res ba­zas de un DJ”, sen­ten­cia por su par­te Adrián de las Heras, pro­mo­tor y boo­ker de la em­pre­sa FSM Group, que or­ga­ni­za re­co­no­ci­dos fes­ti­va­les de mú­si­ca elec­tró­ni­ca co­mo el Klub­bers Day. Acos­tum­bra­do a tra­tar con DJ de fa­ma mun­dial, De las Heras ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia de la ca­pa­ci­dad de es­tos pa­ra sen­tir el es­ta­do de áni­mo y los gus­tos de la gen­te. Ha­bi­li­dad que se con­si­gue con ex­pe­rien­cia y que, már­que­tin apar­te, pue­de ca­ta­pul­tar al éxi­to la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal de un pin­cha­dis­cos.

El pio­ne­ro. Da­vid Guet­ta es el pa­ra­dig­ma del pin­cha­dis­cos es­tre­lla.

Es­tá con­si­de­ra­do el me­jor ‘DJ’ del mun­do.

El más in­ter­na­cio­nal. El es­pa­ñol Brian Cross

re­co­rre al año más de 50 paí­ses y co­bra has­ta 7.500 eu­ros

por se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.