El po­der del ani­llo

Tiempo - - 540 CARACTERES -

Ha­ce un par de días que­dé a to­mar un ca­fé con mi ami­ga María. Es una de esas mu­je­res mo­der­nas e in­de­pen­dien­tes, con una re­la­ja­da re­la­ción con un prín­ci­pe del S. XXI: gua­po, au­to­su­fi­cien­te y alér­gi­co al com­pro­mi­so. La pa­re­ja ideal pa­ra María, o al me­nos eso creía yo has­ta en­ton­ces. En­tre un ca­pu­chino y uno con le­che, me con­fe­só que es­ta­ba har­ta de es­pe­rar co­sas de su re­la­ción. An­te los ojos de todos eran la pa­re­ja perfecta, pe­ro, de puer­tas pa­ra den­tro, for­ma­ban un con­jun­to va­cío. María se ha­bía har­ta­do de es­pe­rar a que él le die­ra al­go más. En es­te pun­to de la con­ver­sa­ción yo es­pe­ra­ba una gran his­to­ria se­xual, pe­ro la amar­ga reali­dad se im­pu­so. Ella desea­ba un ani­llo de com­pro­mi­so.

La sor­pre­sa fue to­tal. Una gran de­cep­ción. Pen­sé que a fi­na­les de 2011 las mu­je­res ya no desea­ban que les pi­die­ran ma­tri­mo­nio. Creía que aho­ra íba­mos di­rec­tas ha­cia lo que que­ría­mos. Al pa­re­cer, es­ta­ba con­fun­di­da.

No sé si fue por tan­to ca­fé o por la re­ve­la­ción de María, pe­ro no con­se­guí dor­mir. ¿Se­gui­mos ne­ce­si­tan­do ani­llos de com­pro­mi­so pa­ra sen­tir­nos ama­das? ¿El ma­tri­mo­nio es una ta­bla de sal­va­ción? ¿Por qué no cam­bia­mos nues­tras vi­das en vez de es­pe­rar que otros las trans­for­men? ¿De verdad pen­sa­mos que un “sí, quie­ro” sal­va­rá una re­la­ción es­tan­ca­da? ¿Cree­mos en el po­der del ani­llo? ¿Aca­so Fro­do era una mu­jer?

Pa­ra en­con­trar res­pues­tas me pu­se a pen­sar en al­gu­nos de los ma­tri­mo­nios más es­ta­bles que co­no­cía. Ha­ce po­co es­tu­ve en una do­ble bo­da. El mis­mo día que se ca­sa­ban unos amigos era tam­bién el 40º aniver­sa­rio del en­la­ce de sus pa­dres. Allí es­ta­ban, po­san­do son­rien­tes jun­to a los no­vios. Con sus ca­nas, sus arru­gas, sus mi­che­li­nes y da­dos de la mano. Pa­re­cían fe­li­ces. Cuan­do me acer­qué a dar­les la en­ho­ra­bue­na, les pre­gun­té por la re­ce­ta má­gi­ca pa­ra man­te­ner de una ma­ne­ra tan vi­bran­te su re­la­ción. Ella me co­gió del bra­zo y me su­su­rró al oí­do: “El pro­ble­ma es que los jó­ve­nes de hoy no aguan­táis na­da”, mien­tras él, or­gu­llo­so, asen­tía. Les en­se­ñé la me­jor de mis son­ri­sas, mien­tras pen­sa­ba: “¡Me lo di­ce a mí, que lle­vo cin­co ho­ras so­bre unos crue­les ta­co­nes de diez cen­tí­me­tros!”.

Mi­nu­tos des­pués, ya sen­ta­da y des­cal­za, pen­sé que qui­zá tu­vie­ra ra­zón. Qui­zás si María es­pe­ra­ba un par de años más, lle­ga­ría una pe­ti­ción de mano. Pe­ro, ¿era eso lo que real­men­te que­ría? Pue­de ser que los jó­ve­nes de hoy no aguan­te­mos na­da por­que no te­ne­mos por qué ha­cer­lo. So­mos in­de­pen­dien­tes, so­mos fuer­tes y, fren­te a lo que con­si­de­ra María, no es­toy tan se­gu­ra de que un ani­llo la hi­cie­ra más fe­liz.

Yo creo en el com­pro­mi­so. Siem­pre he si­do una per­so­na muy

Du­ran­te 30 años he es­ta­do com­pro­me­ti­da con to­do y con todos, me­nos con una per­so­na: con­mi­go

com­pro­me­ti­da. Con mi fa­mi­lia, con mis amigos, con la so­cie­dad en la que vi­vo, con mi tra­ba­jo, con las se­ño­ras que me em­pu­jan en el au­to­bús y les ce­do el si­tio...

Des­pués de ana­li­zar mis com­por­ta­mien­tos, lle­gué a una es­cla­re­ce­do­ra con­clu­sión: du­ran­te 30 años he es­ta­do com­pro­me­ti­da con to­do y con todos, me­nos con­mi­go.

Al día si­guien­te lla­mé a María y le obli­gué a ve­nir­se con­mi­go a Aris­to­crazy. Al prin­ci­pio ella no en­ten­día muy bien lo que que­ría ha­cer, pe­ro en­se­gui­da com­pren­dió. Ele­gi­mos dos ma­ra­vi­llo­sos ani­llos de oro blan­co y bri­llan­tes, uno pa­ra ca­da una.

Allí ,y de­lan­te de un bo­quia­bier­to de­pen­dien­te, nos di­mos un sí quie­ro y nos com­pro­me­ti­mos, ca­da una, con no­so­tras mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.