Vi­vir en una bur­bu­ja

Ca­da vez son más los afec­ta­dos por el Sín­dro­me Quí­mi­co Múl­ti­ple, una do­len­cia que si­gue sin es­tar re­co­no­ci­da co­mo en­fer­me­dad por la OMS.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR LU­CÍA REY

sin de­ter­gen­tes ni sua­vi­zan­tes pa­ra la ro­pa, sin ja­bón pa­ra las ma­nos ni cre­ma pa­ra el cuer­po. Sin per­fu­mes ni co­lo­nias, sin plan­tas en el ho­gar. En sus ca­sas no pue­de ha­ber plás­ti­cos ni al­fom­bras y mu­chos de ellos ni si­quie­ra pue­den con­vi­vir con las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas. Ca­da vez son más los afec­ta­dos por el lla­ma­do Sín­dro­me Quí­mi­co Múl­ti­ple (SQM), una do­len­cia que si­gue sin es­tar re­co­no­ci­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). So­lo al­gu­nos paí­ses co­mo Ale­ma­nia, Aus­tria, Ja­pón y Aus­tra­lia la re­co­no­cen co­mo tal. Otros mé­di­cos e ins­ti­tu­cio­nes cues­tio­nan su exis­ten­cia. En España, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha apro­ba­do re­cien­te­men­te un do­cu­men­to de con­sen­so que no re­co­no­ce la en­fer­me­dad, pe­ro que fi­ja cri­te­rios pa­ra el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to de los afec­ta­dos. El co­lec­ti­vo de mé­di­cos y en- fer­mos lo ve co­mo un gran pa­so ha­cia su re­co­no­ci­mien­to fi­nal.

El SQM es una pa­to­lo­gía cró­ni­ca ca­rac­te­ri­za­da por la pér­di­da pro­gre­si­va de to­le­ran­cia a agen­tes quí­mi­cos tan di­ver­sos co­mo los pre­sen­tes en pro­duc­tos de lim­pie­za, co­lo­nias, di­sol­ven­tes o cier­tos ali­men­tos, en­tre otros, y a las ra­dia­cio­nes elec­tro­mag­né­ti­cas. Los sín­to­mas son muy va­ria­dos: can­san­cio, fa­ti­ga cró­ni­ca, as­ma, ma­reos, pal­pi­ta­cio­nes, reac­cio­nes cu­tá­neas, sen­si­bi­li­dad agu­da a cier­tos olo­res, pi­cor en los ojos, di­fi­cul­ta­des mo­to­ras o ce­fa­leas son so­lo al­gu­nos de los que se pa­de­cen tras la ex­po­si­ción a agen­tes quí­mi­cos, mu­chos de ellos pre­sen­tes en pro­duc­tos de uso co­ti­diano.

No hay ci­fras pre­ci­sas acer­ca de cuán­tas per­so­nas en España pue­den es­tar afec­ta­das por es­ta do­len­cia. El es­pe­cia­lis­ta del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na Joa­quim Fer­nán­dez-so­la ha­bla de me­dio mi­llón de es­pa­ño­les. Con res­pec­to al res­to del mun­do, las ci­fras que se ma­ne­jan os­ci­lan en­tre el 0,5% y el 4% de la po­bla­ción.

Las po­cas prue­bas cien­tí­fi­cas exis­ten­tes apun­tan a que no hay una so­la cau­sa que des­en­ca­de­ne es­tas aler­gias. El do­cu­men­to de con­sen­so se de­can­ta por un ori­gen mul­ti­fac­to­rial en el que es­tán im­pli­ca­dos me­ca­nis­mos de to­xi­ci­dad a ni­vel mo­le­cu­lar, bio­quí­mi­co, es­truc­tu­ral y fi­sio­ló­gi­co. Tam­bién es pro­ba­ble que ha­ya al­gún com­po­nen­te ge­né­ti­co. La ex­po­si­ción a una so­la do­sis al­ta, o a do­sis pe­que­ñas pe­ro con­ti­nuas en el tiem­po, es lo que des­en­ca­de­na la en­fer­me­dad. En cual­quier ca­so, a la clí­ni­ca de la fundación Al­bo­ra­da, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na am­bien­tal y en tra­ta­mien­to del SQM en España, ca­da vez lle­gan más ca­sos de in­to­le­ran­cia a agen­tes quí­mi­cos. Has­ta lle­gar a un diag­nós­ti­co cla­ro, mu­chos de ellos han te­ni­do que pa­sar un au­tén­ti­co cal­va­rio de mé­di­cos y prue­bas que po­co o na­da les acla­ra­ba su si­tua­ción. En mu­chos ca­sos, la vi­si­ta al psi­quia­tra ha si­do obli­ga­da.

Pa­ra diag­nos­ti­car a un en­fer­mo de SQM, se­gún el do­cu­men­to de con­sen­so, los sín­to­mas han de apa­re­cer con do­sis me­no­res de pro­duc­tos quí­mi­cos a las que se con­si­de­ra ca­pa­ces de cau­sar efec­tos ad­ver­sos al res­to de la po­bla­ción, afec­tan­do a más de un ór­gano y sin otras en­fer­me­da­des que los ha­yan po­di­do cau­sar. Si es así, exis­ten cua­tro gra­dos de al­can­ce de la en­fer­me­dad, del uno, el más ba­jo, has­ta el cua­tro, el más al­to.

Con nom­bre y ape­lli­dos.

Car­men Les Pe­re­da tie­ne 61 años y pa­de­ce fi­bro­mial­gia, fa­ti­ga cró­ni­ca y Sín­dro­me Quí­mi­co Múl­ti­ple. Des­de que era una ni­ña re­cuer­da ha­ber su­fri­do es­te mal. Qui­zás las pro­fe­sio­nes de sus pa­dres ha­yan in­flui­do mu­cho en el pos­te­rior desa­rro­llo de la do­len­cia. Su pa­dre era de­li­nean­te, una pro­fe­sión en la que se tra­ba­ja­ba con amo­nia­co, mien­tras que su ma­dre te­nía un ta­ller de pren­das de pun­to. “Tu­ve un año y me­dio de lac­tan­cia ma­ter­na, co­mía to­do lo que as­pi­ra­ba mi ma­dre”, ex­pli­ca Car­men. A los 14 años le diag­nos­ti­ca­ron fa­rin­gi­tis cró­ni­ca y po­co des­pués, gas­tri­tis. A los 17 vi­vió su pri­mer in­gre­so, y a los 19, un in­gre­so más gra­ve por­que su or­ga­nis­mo se ha­bía que­da­do sin azú­car. “Esas ba­ja­das las si­go te­nien­do hoy cuan­do me ex­pon­go a al­gún agen­te quí­mi­co que des­co­noz­co”. A su diag­nós­ti­co co­mo SQM ha­ce cin­co años le han pre­ce­di­do in­gre­sos, prue­bas y tra­ta­mien­tos, todos ellos fa­lli­dos. No fue has­ta con­tac­tar con miem­bros de otras aso­cia­cio­nes de afec­ta­dos cuan­do por fin fue diag­nos­ti­ca­da. Los ni­ve­les de in­to­xi­ca­ción por plo­mo, ar­sé­ni­co y mercurio es­ta­ban por las nu­bes en su or­ga­nis­mo.

Les Pe­re­da po­see el ni­vel cua­tro del SQM. Prác­ti­ca­men­te to­do le afec­ta. “Nun­ca sa­bes lo que te va a pa­sar cuan­do te ex­po­nes a al­gún tó­xi­co”. Sin em­bar­go, ella tie­ne una ven­ta­ja: su in­to­le­ran­cia a las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas es me­nor que la de mu­chos otros afec­ta­dos. La plan­cha es lo que más le afec­ta, mien­tras que su te­lé­fono ha si­do im­por­ta­do di­rec­ta­men­te des­de Ale­ma­nia, ca­re­ce de ima­nes y po­see un sis­te­ma de ma­nos li­bres. “Si no, ha­bría te­ni­do que col­gar ha­ce mu­cho tiem­po”, co­men­ta.

Mu­cho antes de es­tar diag­nos­ti­ca­da fue sa­can­do de su ho­gar to­do aque­llo que le per­ju­di­ca­ba. Ha te­ni­do que adap­tar to­tal­men­te su ca­sa. Des­de los pro­duc­tos con los que la­va has­ta la co­mi­da que in­gie­re. Todos los ali­men­tos que en­tran en su ca­sa son eco­ló­gi­cos. “Antes no to­le­ra­ba más que el arroz, el me­lón y el ja­món”, ex­pli­ca. Tam­bién ha ins­ta­la­do un pu­ri­fi­ca­dor de ai­re y ha cam­bia­do los fil­tros del agua.

Pér­di­da de co­no­ci­mien­to.

Les Pe­re­da lle­va un año y me­dio de tra­ta­mien­to y re­co­no­ce que su me­jo­ría es no­ta­ble: “Antes no po­día an­dar de la ha­bi­ta­ción a la co­ci­na, per­día el co­no­ci­mien­to del ma­reo”. Uti­li­za la pa­la­bra “in­to­xi­ca­do” pa­ra de­fi­nir có­mo se sen­tía. “Es co­mo si me hu­bie­ran en­ve­ne­na­do”, ex­pli­ca. Aho­ra si­gue un tra­ta­mien­to en la fundación Al­bo­ra­da de Ma­drid que con­sis­te en cu­ras de in­mu­no­lo­gía, pa­ra que el cuer­po va­ya po­co a po­co to­le­ran­do esos agen­tes quí­mi­cos, jun­to con su­ple­men­tos, mu­chos de ellos vi­ta­mí­ni­cos, pa­ra su­plir las ca­ren­cias de ali­men­ta­ción, ade­más de sue­ros in­tra­ve­no­sos, los más efec­ti­vos. “La en­fer­me­dad no se cu­ra, pe­ro pue­des lle­gar a ha­cer una vi­da nor­mal, co­mo su­ce­de con la dia­be­tes”, ex­pli­ca Car­men, que so­lo sa­le de su ho­gar una vez ca­da diez o quin­ce días. El tra­ta­mien­to que des­de ha­ce al­go más de un año es­tá re­ci­bien­do y el vi­vir en una zo­na de Bur­gos con jar­di­nes y zo­nas pea­to­na­les es lo que le per­mi­te es­te sus­tan­cial cam­bio en su vi­da. Otros en­fer­mos de SQM lle­van años sin po­der ver la luz del sol. En el me­jor de los ca­sos, pue­den pi­sar la ca­lle con mas­ca­ri­lla.

Su tra­ta­mien­to es­tá co­men­zan­do a dar re­sul­ta­do y no pier­de la es­pe­ran­za. “Si en un año y me­dio he me­jo­ra­do así, es­pe­ro que en otro año y me­dio me­jo­re to­da­vía más”, con­clu­ye es­pe­ran­za­da.

So­bre­vi­vir. Car­men Les po­sa en su ca­sa con la mas­ca­ri­lla

y el pu­ri­fi­ca­dor de ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.