Die­go La­ra, el ar­tis­ta se­duc­tor

Una ex­po­si­ción en Ma­drid per­mi­te dis­fru­tar la ex­qui­si­ta obra co­mo pin­tor y di­bu­jan­te del des­apa­re­ci­do crea­dor.

Tiempo - - SOCIEDAD / TAL COMO SOMOS - NATIIVEL PRECIIADO

lo bueno de per­ma­ne­cer du­ran­te un puen­te en Ma­drid es que la ciu­dad, sin el aje­treo co­ti­diano, fa­ci­li­ta ver ex­po­si­cio­nes en cal­ma y sin atas­cos. De to­das ellas, la me­jor es la de La Ca­sa En­cen­di­da, Be a Com­mer­cial Ar­tist, que reúne la obra de Die­go La­ra, un ar­tis­ta des­apa­re­ci­do con el que com­par­tí mi in­fan­cia y par­te de mi ju­ven­tud. No es la pri­me­ra vez que sa­co a re­lu­cir su nom­bre; lo ha­go con cual­quier mo­ti­vo, por­que de­jó mar­ca­dos a cuan­tos le co­no­ci­mos. Tuvo una per­so­na­li­dad se­duc­to­ra y ge­ne­ro­sa que nun­ca qui­so apro­ve­char­se de su ta­len­to. Fue enor­me­men­te pu­do­ro­so, des­pren­di­do con los de­más, de­ma­sia­do exi­gen­te con­si­go mis­mo e in­ca­paz de fi­gu­rar co­mo el gran ar­tis­ta que era. Tuvo una vi­da breve, mu­rió a los 44 años y nun­ca qui­so mos­trar sus crea­cio­nes en pú­bli­co. So­lo sus amigos las co­no­cían y, unos me­ses des­pués de su muer­te, lo­gra­ron re­unir gran par­te de su obra pa­ra ex­po­ner­la en la sa­la ma­dri­le­ña de la fundación la Cai­xa, de cu­yo éxi­to de­jé cons­tan­cia en es­tas pá­gi­nas ha­ce más de 20 años. De­di­qué unas lí­neas a una par­te de su aven­tu­ra lon­di­nen­se, cuan­do tra­ba­ja­ba en un res­tau­ran­te de Fulham Street. Y tam­bién a nues­tros maes­tros com­par­ti­dos en De­croly (emi­nen­te pe­da­go­go bel­ga que desa­rro­lló un mé­to­do de en­se­ñan­za co­no­ci­do co­mo la es­cue­la ac­ti­va), un co­le­gio del ba­rrio de Ar­güe­lles, fun­da­do por La­dis­lao Va­len­zue­la, pa­rien­te de Die­go. La ma­yo­ría de los pro­fe­so­res, re­pre­sa­lia­dos por la dic­ta­du­ra por su ori­gen re­pu­bli­cano, im­par­tía una educación lai­ca y en­se­ña­ba a los ni­ños a vi­vir en li­ber­tad; al­go in­só­li­to en la épo­ca re­pre­si­va que les to­có vi­vir. En aquel am­bien­te, La­ra era uno de los alum­nos más ima­gi­na­ti­vos, au­da­ces y ya en­ton­ces era co­no­ce­dor de to­das las van­guar­dias. No se de­jen lle­var por fal­sas apa­rien­cias y crean que la su­ge­ren­cia se de­be so­lo a un asun­to de in­te­rés per­so­nal. Les ase­gu­ro que me­re­ce la pe­na co­no­cer la obra del ar­tis­ta que re­vo­lu­cio­nó el di­se­ño grá­fi­co en España.

Du­ran­te los años 70 y 80 dio un vuel­co a la ima­gen de los ca­tá­lo­gos de las ex­po­si­cio­nes, las pu­bli­ca­cio­nes de la fundación March y las edi­to­ria­les Si­glo XXI, Seix Ba­rral, Fun­da­men­tos, Tur­ner, El Vi­so, Cá­te­dra, Edi­to­ra Na­cio­nal... en to­das ellas hay cu­bier­tas em­ble­má­ti­cas que con­ser­van los co­lec­cio­nis­tas co­mo oro en pa­ño y, de ma­ne­ra es­pe­cial, las de La Fontana Li­te­ra­ria y Nos­tro­mo, que fun­dó con su so­cio y ami­go Eu­ge­nio d´ors. Jun­to a Gon­za­lo Armero, di­ri­gió la re­vis­ta Poe­sía, edi­ta­da por el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, otro de los ico­nos van­guar­dis­tas. Tam­bién fue el crea­dor de la ima­gen ori­gi­nal de la fe­ria de AR­CO, di­se­ña­dor de la re­vis­ta Bua­des, au­tor de nu­me­ro­sos ca­tá­lo­gos de las ex­po­si­cio­nes de ar­te de la épo­ca y di­se­ñó lo­go­ti­pos de nu­me­ro­sas mar­cas co­mer­cia­les. Ya he di­cho que mu­rió jo­ven y tuvo po­co tiem­po pa­ra desa­rro­llar ple­na­men­te su ta­len­to, pe­ro, ade­más de los tra­ba­jos re­fe­ri­dos, fue muy pro­lí­fi­co co­mo pin­tor y es­cri­bía poe­sía, aun­que am­bas eran sus fa­ce­tas más ocul­tas. En es­ta ex­po­si­ción se pue­de ver su ex­qui­si­ta obra co­mo pin­tor y di­bu­jan­te. Tie­nen has­ta el 10 de ju­nio pa­ra dis­fru­tar de ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.