La ma­dre de Le­quio no pres­ta a la Rei­na su dia­de­ma

San­dra Tor­lo­nia no quie­re ce­der a do­ña So­fía su jo­ya de im­po­nen­tes agua­ma­ri­nas ni co­mo prés­ta­mo oca­sio­nal pa­ra su aniver­sa­rio de bo­da.

Tiempo - - GENTE - JE­SÚS MARIÑAS

Otro con­ten­cio­so fa­mi­liar, ay, lo que fal­ta­ba an­te las bo­das de oro de don Juan Car­los y So­fía. Es­tán en puer­tas y la so­be­ra­na, no se sa­be por qué, te­nía el ca­pri­cho de lu­cir la dia­de­ma que Alfonso XIII, en­ton­ces enamo­ra­do y lue­go muy desencantado por la he­mo­fi­lia, ofre­ció a Vic­to­ria Eu­ge­nia cuan­do no la ha­bía re­pu­dia­do co­mo lue­go su­ce­dió. Y es que la his­to­ria se re­pi­te siem­pre, qué les voy a de­cir que ya no se se­pa, ai­ree, co­men­te y has­ta en­sal­ce ocu­pan­do in­clu­so pri­me­ras pá­gi­nas. Pas­ma y con­for­ta al tiem­po, es un se­cre­to a vo­ces.

Y me­nos pú­bli­co es la re­nuen­cia de San­dra Tor­lo­nia, ma­dre del con­de Le­quio e hi­ja de la in­fan­ta Bea­triz, de pres­tar a do­ña So­fía la dia­de­ma de im­po­nen­tes sie­te agua­ma­ri­nas bai­lo­nas en un círcu­lo de dia­man­tes con­for­man­do guir­nal­da que la Rei­na pre­ten­día lu­cir si lle­ga el ca­so en su faus­to aniver­sa­rio ma­tri­mo­nial. Pre­gun­té a Da­do qué ha­bía de cier­to y no va­ci­ló al con­tes­tar­me. In­clu­so me de­jó tran­qui­lo co­mo si en ello nos fue­se la vi­da o me sin­tie­ra cor­te­sano de los que ya no se es­ti­lan por­que Juan Car­los los qui­tó de en me­dio: “Es­toy se­gu­ro de que mi ma­dre no ten­drá pro­ble­mas por­que se lle­van muy bien”, con es­to di por re­ma­ta­do el te­ma. Pe­ro en­se­gui­da me hi­zo va­riar una pos­te­rior lla­ma­da rec­ti­fi­ca­do­ra te­le­fó­ni­ca del gran amor de Ani­ta, tan en­cau­za­do por la apa­ren­te­men­te plá­ci­da María Pa­la­cios, que sa­be po­ner­lo en su si­tio cuan­do lle­ga el ca­so. Las apa­rien­cias en­ga­ñan, no se fíen:

“Aca­bo de ha­blar con ella -do­ña San­dra re­si­de en Tu­rín- pa­ra con­tras­tar y me ha di­cho que na­da, que no ce­de la jo­ya ni co­mo prés­ta­mo oca­sio­nal. ¿Por qué?: chi lo sa”, me re­pli­có Le­quio sin pro­fun­di­zar co­mo aho­ra al­gu­nos pre­ten­den ha­cer an­te la pro­xi­mi­dad con­me­mo­ra­do­ra. La ne­ga­ti­va no pro­du­ce nin­gún pro­ble­ma por­que aun­que las agua­ma­ri­nas son im­po­nen­tes y muy pri­ma­ve­ra­les, do­ña San­dra las ai­reó por úl­ti­ma vez en la re­mo­ja­da bo­da ma­dri­le­ña de Fe­li­pe y Le­ti­zia.

Caí­das ac­ci­den­ta­les.

Vol­ve­rá a reír la pri­ma­ve­ra, oja­lá, que es­tá agua­da, y do­ña So­fía po­drá re­cu­rrir a otras tia­ras co­mo la de Car­tier con di­nás­ti­cas flo­res de lys tan em­ble­má­ti­ca aun­que dia­man­tí­fe­ra­men­te qui­zá ex­ce­si­va en tiem­pos de cri­sis, e in­clu­so la más sen­ci­lla, más co­no­ci­da co­mo la Grie­ga, que le ofre­ció la rei­na Fe­de­ri­ca al con­traer ma­tri­mo­nio en vís­pe­ras de mag­ni­fi­ca­ción lle­na de nos­tal­gia. Tie­ne una es­pe­cie de gre­ca y en el cen­tro os­ten­ta un buen diamante bai­lón en for­ma de lá­gri­ma, la lle­vó la in­fan­ta Cris­ti­na en su en­la­ce bar­ce­lo­nés con el aho­ra en­cau­sa­do Iña­ki Ur­dan­ga­rin. ¡Qué tiem­pos aque­llos sin tan­to cla­ros­cu­ro fa­mi­liar! No pue­do con­te­ner otro sus­pi­ro me­lan­có­li­co que va al mar que es el mo­rir, cla­ro, igual que otros an­te lo que ase­me­ja cam­pa­ña de des­pres­ti­gio en el me­jor es­ti­lo decimo- nó­ni­co. Pa­re­ce que fue ayer y tam­po­co ca­re­ce de lan­ces ro­mán­ti­cos co­mo los que mar­ca­ron épo­ca o des­cen­den­cia bas­tar­da en nues­tros Bor­bo­nes, a quie­nes Dios guar­de mu­chos años por­que María Zu­ri­ta, hi­ja en­can­ta­do­ra y muy bor­bó­ni­ca de la cá­li­da in­fan­ta Mar­ga­ri­ta, tam­bién se repone -aun­que con más len­ti­tud que su egre­gio tío- de trom­pa­zo fa­mi­liar pe­ro sin es­co­pe­tas por me­dio. Ge­nes de al­tu­ra y, si no, ahí te­ne­mos al en­hies­to y bi­go­tón don Lean­dro, en­tre­ga­do al cui­da­do de su to­da­vía be­llí­si­ma Con­chi­ta, un amor que com­par­tí desa­yu­nan­do mu­chas ve­ces con ellos en los pa­si­llos de Ra­dio España en tiem­pos peo­res. Si es que los hu­bo. Y re­bus­can­do des­em­pol­van los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo don­de el con­de de Bar­ce­lo­na, en­ton­ces re­si­den­te en Es­to­ril, co­mo Si­meón de Bulgaria, el con­de de Pa­rís y Hum­ber­to de Sa­bo­ya, en­se­ñó a ca­zar ele­fan­tes al en­ton­ces jo­ven don Juan Car­los. In­clu­so los acom­pa­ña­ba do­ña So­fía tan an­ti­tau­ri­na. Eran sa­fa­ris mon­ta­dos por los San­to Es­pi­ri­to cu­ya pa­triar­ca, do­ña Isa­bel, era con­si­de­ra­da “se­gun­da ma­dre” por don Juan Car­los.

Mun­do fe­liz y do­ra­do bien plas­ma­do por Ri­car­do Ma­teos en li­bro re­cons­truc­tor de aquel tiem­po en que don Juan, do­ña María y Juan Car­los se mo­vían en­tre los As­se­ca, Me­los, Guis­sa, Rui­se­ña­das o Ro­ca­mo­ra cuan­do la cos­ta pró­xi­ma a Lis­boa con­cen­tra­ba tan­ta reale­za des­po­seí­da. Na­da nue­vo ba­jo el sol re­sul­ta esa afi­ción bor­bó­ni­ca a ma­tar pa­qui­der­mos. “En la en­tra­da de Vi­lla Gi­ral­da te re­ci­bían un par de enor­mes col­mi­llos tes­ti­mo­nian­do aque­llos via­jes”, re­se­ña Pas­tor, buen

ras­trea­dor de la pe­que­ña his­to­ria co­mo el ton­teo si­mul­tá­neo de Juan Car­los con María Ga­brie­lla de Sa­bo­ya y una

Ol­gui­na de Ro­bi­lant que re­sul­tó cria­da res­pon­do­na al ven­der pos­te­rior­men­te, y aca­so es­co­ci­da, car­tas re­fle­ja­do­ras de lo que man­tu­vo con nues­tro so­be­rano. Oja­lá hoy o ma­ña­na no se re­pi­ta se­me­jan­te des­leal­tad, pe­ro dé­bil es la car­ne y más téc­ni­cos e im­per­du­ra­bles los mé­to­dos de co­mu­ni­ca­ción afec­ti­va o pa­sio­nal.

Los ro­man­ces ac­tua­les no tie­nen his­to­ria por­que en se­gui­da los des­pa­chan vía ex­clu­si­vas bien pa­ga­das, te­le­vi­sio­nes y ¡Ho­la! en ca­be­ce­ra. Por eso ob­tu­vo las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes aún do­lien­tes de Ma­ri­na Dan­ko al rom­per con Palomo Li­na­res des­pués de 34 años -¡se di­ce pron­to!-, pa­dre de sus tres hi­jos. Ella si­gue ex­pri­mien­do pu­bli­ci­ta­ria­men­te tal de­cep­ción por­que las pe­nas con pan se mi­ni­mi­zan. Apa­ren­te­men­te re­pues­ta y sin lle­gar a con­fir­mar lo que man­tie­ne con su pri­mo Ce­lio -¿ro­man­ce, pa­sión o so­lo en­ca­me tem­po­ral?- sú­bi­ta o mi­la­gro­sa­men­te re­cu­pe­ra­do tras veinte años sin ver­se y, por lo tan­to, sin to­car­se. Hay que creer en ren­car­na­cio­nes mi­la­gro­sas. Con­vo­có, aus­pi­cia­da por unas pas­ti­llas adel­ga­zan­tes, 1, 2, 3 res­pon­da otra vez, co­mo en el mí­ti­co con­cur­so

de Chi­cho Ibá­ñez Se­rra­dor que lan­zó a Mayra, Vic­to­ria Abril y la em­pol­va­da

Silvia Mar­só ade­más del trío tor­be­llino de las Hur­ta­do co­mo ta­ca­ño­nas. Lo de Ma­ri­na tuvo bas­tan­te de acer­ti­jo, la­be­rin­to o je­ro­glí­fi­co. Re­co­noz­co que sa­lí sin sa­ber a qué car­ta que­dar­me cre­yen­do ha­ber pre­sen­cia­do mon­ta­je de cu­le­brón don­de no fal­ta­ron bue­nos, ma­lí­si­mos y has­ta llan­ti­na fue­ra de con­tex­to.

Las lá­gri­mas de Ma­ri­na.

Aun­que qui­zá era ba­za la­cri­mó­ge­na a ju­gar en­tre de­nun­cias o acu­sa­cio­nes ve­la­das, ella muy pues­ta y dig­na con es­tu­pen­dos 56 años que no apa­ren­ta. Aga­rra­ba con apa­ren­te des­cui­do, pe­ro mos­tran­do la mar­ca -to­do es­tu­dia­dí­si­mo- la bo­te­lla del lí­qui­do adel­ga­za­dor que “que­ma, fre­na, eli­mi­na y des­in­to­xi­ca”. No des­cui­dó detalle: “Ce­lio so­lo es mi pri­mo. Pe­ro me cui­da, me pro­te­ge, me acom­pa­ña, me mi­ma y es­tá en­can­ta­do con que yo tra­ba­je”. Sol­tó de ca­rre­ri­lla lo que pa­re­cía un ve­la­do ata­que acu­sa­dor a su ex­ma­ri­do. ¿Palomo la des­cui­da­ba, la des­pro­te­gía con po­cos mi­mos y sal- ta­ba al ver­la di­se­ñan­do los apa­ra­to­sos jo­yo­nes que ella, muy ba­rro­ca, di­se­ña con pie­dras du­ras y ven­de en El Cor­te In­glés? Que­dé con in­te­rro­gan­te, du­da y des­con­cier­to.

“He su­fri­do mu­cho, he llo­ra­do más pe­ro vol­ve­ría a re­vi­vir todos esos años de ma­tri­mo­nio”, agre­gó, y en nin­gún mo­men­to hu­bo des­ca­li­fi­ca­cio­nes di­rec­tas. Pro­di­gó los bue­nos lan­ces es­qui­va­do­res. “Palomo lle­gó a de­cir­me: ‘Ma­ri­na, que antes de Ce­lio tu­vis­te a otros dos”. “No pien­so opi­nar, hay co­sas de las que no pien­so ha­blar”. “Pe­ro has ve­ni­do, pre­vio co­bro, apa­ren­te­men­te pa­ra dar la ca­ra. Aho­ra tie­nes la oca­sión ro­dea­da de me­dios in­for­ma­ti­vos. Pre­ci­sa, acla­ra, pun­tua­li­za o de­nun­cia. Ha­bla de una vez”, ca­si la con­mi­né pro­vo­cán­do­le un nue­vo cho­rreo la­cri­mó­geno co­mo pa­ra eli­mi­nar lí­qui­do sin per­der la com­pos­tu­ra ca­si en­co­mia­ble de no me­diar una pro­pa­gan­da con obli­ga­ción de can­te y lar­gue. Nos de­ses­pe­ró igual que 48 ho­ras más tar­de hi­zo su pri­mo­gé­ni­to

Palomo Jr.

Real­zó el lan­za­mien­to de una bo­te­lla co­lo­ris­ta, nue­va y rompe­dora del whisky J.B. Allí com­par­tió ho­no­res apa­dri­na­do­res con Lu­cía Bo­sé, que se vio za­ran­dea­da en un ga­ra­je muy in,

Bim­ba, una So­ra­ya en loor de mul­ti­tu­des de to­da edad re­sal­ta­da en ver­ti­gi­no­so es­co­te y Lu­cía Ho­yos ba­jo ma­lla

do­ra­da fe­li­ci­ta­da por có­mo fun­cio­na in­ter­pre­ta­ti­va­men­te des­pués de tan­tos años in­ten­tán­do­lo: “Aho­ra ha­go de Ma­til­de Co­ral en la se­rie te­le­vi­si­va so­bre Ro­cío Ju­ra­do. La ve­re­mos pró­xi­ma­men­te cuan­do re­ma­ten la po­lé­mi­ca so­bre Car­men, que no Car­mi­na, en la que guion y de­ba­ti­do­res que ni la co­no­cie­ron, sal­vo una co­le­gui­lla, ol­vi­da­ron sig­ni­fi­car qué fue­ron en su his­to­ria sen­ti­men­tal Pe­pi­to el Ma­ris­me­ño, ya reha­bi­li­ta­do, el bron­co Pe­pe Cabrera o el tam­bién ai­ra­do Eduardo Ber­me­jo en tiem­pos ín­ti­mo de un Fran Ri­ve­ra co­mo des­preo­cu­pa­do de las cositas del que­rer de la Di­vi­na.

Desechan a esos vi­va­les y dan opor­tu­ni­dad de re­su­ci­tar a mu­cho muer­to vi­vien­te co­mo en el ca­so de En­car­na, otra víc­ti­ma de es­car­nio y de­for­ma­ción aun­que tam­bién tuvo lo su­yo. Y lo di­go co­no­cién­do­la bien por­que me ame­na­zó y has­ta man­dó que me apo­rrea­sen, y tras la tun­da, pre­sen­té de­nun­cia. Pe­ro tam­bién te­nía un la­do di­ver­ti­do y ge­ne­ro­so. Se ob­ce­có cuan­do la re­cha­zó Ro­cío y esa pa­sión la re­ver­tió en Pan

to­ja, nue­vo ob­je­to de cul­to, de­vo­ción y des­pil­fa­rro. Si yo les con­ta­ra.

Vuel­vo con los es­cu­rri­do­res Li­na­res, oja­lá Ju­nior tu­vie­ra tan­ta ha­bi­li­dad ca­po­te en mano. Pe­ro no es así aun­que lo vi más lan­za­do y desen­vuel­to, qui­zás por­que se qui­tó de en­ci­ma lo que fue­se con Oli­via de Bor­bón. Otro enig­ma sin re­sol­ver: “No me en­te­ré de na­da por­que pre­pa­ra­ba mi reapa­ri­ción tau­ri­na. Pa­sa­ba to­do el día en el cam­po con en­tre­na­mien­to in­ten­si­vo”. “Pe­ro en tus pa­dres ve­rías ma­las ca­ras, dis­tan­cia­mien­to, ten­sión y le­ja­nía. Tu ma­dre me di­jo que la­men­ta­ba ve­ros tan tris­tes y acon­go­ja­dos. Ya no en­tien­do na­da, Se­bas­tián”. “Te ase­gu­ro que fue lo que te cuen­to. So­lo vi­vía pa­ra el to­ro”.

Una fies­ta muy co­lo­ris­ta.

Y no hu­bo ma­ne­ra de sa­car­le más mien­tras la oc­to­ge­na­ria Lu­cía Bo­sé lle­gó en des­cal­zas san­da­lias co­jean­do con tras­pié muy a la mo­da. Se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de re­fe­ren­cia pres­ti­gia­do­ra, lo que hay que ver. Exu­be­ran­te y con los ojos lu­mi­no­sos, con­tó có­mo su hi­jo Mi­guel “ca­da día se ba­ña con los ni­ños que ya es­tán muy gran­des y cre­ci­dos”. Vol­vía de fil­mar en Chi­le pe­lí­cu­la so­bre “Al­fon­si­na y el mar” y le es­pe­ran tres nue­vos ro­da­jes: “Me so­bra el tiem­po tras ce­rrar el mu­seo de los án­ge­les que te­nía en Tu­ré­gano. Me arrui­né con él, pe­ro con­fío en po­der re­abrir­lo con el tiem­po”, la vi con ilu­sión re­ani­ma­da co­mo su ca­rác­ter tan vi­tal. Es irre­pe­ti­ble y re­cuer­do lú­ci­do de un tiem­po me­jor co­mo el de la ju­ven­tud por­tu­gue­sa de don Juan Car­los, ac­tua­li­za­do en ese li­bro de his­to­ria vi­va de reale­zas ex­tin­tas. Por eso hay que cui­dar la de nues­tro mo­nar­ca, sig­ni­fi­ca­ban al pairo de un Ju­lio Jo­sé Igle­sias re­pi­tien­do que “es­te oto­ño me ca­sa­ré con Cha­ris­se”. Pa­re­ce el cuen­to de nun­ca aca­bar, un ya in­creí­ble ¡qué vie­ne el lobo! Con­fie­mos que se cum­pla pe­ro el anun­cio fue ar­did usa­do pa­ra pro­mo­cio­nar unas pren­das de una fir­ma de ro­pa. Pa­ra lan­zar ro­pa ín­ti­ma in­gle­sa echa­ron mano de la so­fis­ti­ca­ción de Rossy de

Pal­ma ba­jo tul cual viu­da ne­gra -¡más qui­sie­ra!-, Ele­na Ana­ya, siem­pre dis­cre­ta, y Ma­le­na Cos­ta, su­pe­ra­do su ac­ci­den­te bar­ce­lo­nis­ta, char­lan­do con una irre­co­no­ci­ble Nuria Ro­ca y una Lo­la Mar­ce­li pri­ma­ve­ral en to­nos li­món. Car­la Go­ya­nes si­gue ex­plo­tan­do su ren­ta­ble em­ba­ra­zo y po­só ba­rri­go­na an­te el pho­to­call de Agat­ha mien­tras con ma­yor me­re­ci­mien­to lan­za­ron Gran Re­ser­va con la gua­pa

Pau­la Eche­va­rría y la es­tu­pen­da Amaia Sa­la­man­ca que si­gue sin­tién­do­se re­fe­liz con Ro­sau­ro Bau­ro que, co­mo el aco­mo­da­ti­cio Rafael Me­di­na, es el úni­co que man­tie­ne ar­mo­nía amo­ro­sa con su pa­re­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.