LA­MA­RI

“Lo me­jor pa­ra las pe­nas es hin­char­se a llo­rar”

Tiempo - - LA ÚLTIMA -

María del Mar Ro­drí­guez (Málaga, 1975), más co­no­ci­da co­mo La­ma­ri, lle­va diez años po­nién­do­le voz al gru­po Cham­bao, pre­cur­sor de lo que al­gu­nos han lla­ma­do el ‘flamenco chill’. Un cán­cer y cua­tro dis­cos des­pués, La­ma­ri pre­sen­ta aho­ra su quin­to tra­ba­jo, en el que se re­afir­ma en su es­ti­lo de siem­pre, aun­que es­ta vez con un so­ni­do me­nos elec­tró­ni­co.

Lle­va­ba cua­tro años sin sa­car un dis­co. ¿Por qué tan­to tiem­po? Por­que ne­ce­si­ta­ba to­mar­me las co­sas re­la­ja­da­men­te. Es­ta pro­fe­sión aca­pa­ra mu­cho la vi­da per­so­nal y lle­ga un mo­men­to en que el cuer­po te pi­de vi­vir al mar­gen de la mú­si­ca. ¿Qué va­mos a en­con­trar en es­te dis­co? Pues me gus­ta­ría que ca­da cual se en­con­tra­ra a sí mis­mo. En la fo­to de por­ta­da apa­re­ce den­tro del agua. ¿Por qué se mo­ja? Lo pri­me­ro por mi fa­mi­lia. Por ellos me tiro don­de sea: al agua, al ba­rro y al fue­go. Des­pués de tener cán­cer le leí en una en­tre­vis­ta que tras la en­fer­me­dad no le ha­bían cam­bia­do sus prio­ri­da­des vi­ta­les por­que siem­pre tuvo cla­ra la im­por­tan­cia de la fa­mi­lia. A otra gen­te le pa­sa jus­to lo con­tra­rio: el cán­cer les ayu­da a re­ubi­car­se. Sí, pue­de ser, pe­ro pa­ra mí mis her­ma­nos y mis pa­dres siem­pre han si­do lo pri­me­ro. ¿Us­ted es me­jor per­so­na des­de aque­llo? No me sien­to ni más des­gra­cia­da ni más afor­tu­na­da por ha­ber pa­sa­do un cán­cer. Aho­ra bien, y aun­que sue­ne fuer­te de­cir­lo, en cier­ta ma­ne­ra me ale­gro de ha­ber te­ni­do cán­cer por­que me han pa­sa­do mu­chas co­sas muy po­si­ti­vas. En el mo­men­to te lle­vas un gran sus­to, pe­ro con la dis­tan­cia lo ves de ma­ne­ra di­fe­ren­te. En reali­dad es tu fa­mi­lia la que su­fre más. ¿Le da mie­do que vuel­va a apa­re­cer el cán­cer en al­gún mo­men­to? Sí, es co­mo un run­rún que siem­pre es­tá ahí. Le ten­go más mie­do a la pa­la­bra me­tás­ta­sis que a la pa­la­bra cán­cer, por­que la pri­me­ra su­po­ne que ha­gas lo que ha­gas se te va a re­pro­du­cir, y eso sig­ni­fi­ca una lu­cha cons­tan­te. ¿Qué consejo le da­ría a la gen­te que es­té atra­ve­san­do al­go pa­re­ci­do? Que en la me­di­da de lo po­si­ble in­ten­ten man­te­ner una ac­ti­tud po­si­ti­va y que no se exi­jan mu­cho. Us­ted siem­pre po­si­ti­va, co­mo sus can­cio­nes... Sí, yo soy par­ti­da­ria de la fi­lo­so­fía del me­nos es más, y de que no exis­te nin­gún mo­ti­vo tan im­por­tan­te co­mo pa­ra es­tar mos­quea­do to­do el día. ¿La mú­si­ca es el me­jor an­tí­do­to con­tra los pro­ble­mas? Yo creo que el me­jor an­tí­do­to es no en­ga­ñar­se, por­que ca­da uno sa­be per­fec­ta­men­te de qué pie co­jea. A par­tir de ahí, sí que soy par­ti­da­ria de la mú­si­ca. Si tie­nes una pe­na, no hay na­da me­jor que hin­char­te de llo­rar con una can­ción. La mú­si­ca es lo más cer­cano al amor. Los pu­ris­tas del flamenco no sue­len lle­var muy bien ex­pe­ri­men­tos co­mo el su­yo. ¿Ha te­ni­do al­gún pro­ble­ma con ellos? No he te­ni­do ma­las ex­pe­rien­cias, pe­ro si a al­guien más añe­jo no le gus­ta lo que ha­go, pues guay, ca­da uno tie­ne sus gus­tos y es­tá en pleno de­re­cho de opi­nar. Yo lo que ha­go me sa­le de den­tro. Y ten­go cla­ro que, aun­que mis can­cio­nes es­tán ins­pi­ra­das en los pa­los del flamenco, yo no ha­go flamenco. ¿Us­ted qué mú­si­ca es­cu­cha? Me gus­ta to­do ti­po de mú­si­ca, pe­ro la que me le­van­ta de la si­lla sue­le ser de raíz: el flamenco, la mú­si­ca afri­ca­na, la in­dia, la cu­ba­na… Y úl­ti­ma­men­te tam­bién me gus­ta mu­cho Mar­lan­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.