“El pla­cer de bai­lar pue­de a la de­di­ca­ción y el es­fuer­zo que me exi­ge”

Tiempo - - ENTREVISTA - POR SILVIA GA­MO sga­mo.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

ta­ma­ra ro­jo ha con­se­gui­do lle­gar a lo más al­to de la dan­za in­ter­na­cio­nal. Ad­mi­ra­da en España y re­co­no­ci­da en el ex­tran­je­ro. So­lo le que­da vol­ver a ca­sa pa­ra re­cu­pe­rar el pues­to que otros ya le han da­do. Ella, sin em­bar­go, se sien­te que­ri­da en su país, al que lle­gó a los po­cos me­ses de na­cer en Ca­na­dá. Al Reino Uni­do lle­gó a los 14 años sin tener ni idea de in­glés y hoy es­tá al fren­te de la com­pa­ñía in­gle­sa de dan­za más em­ble­má­ti­ca. Le­jos de qui­tár­se­le las ga­nas de bai­lar, a sus 38 años si­gue que­rien­do cal­zar­se las pun­tas todos los días. De he­cho, tie­ne pre­vis­to com­pa­gi­nar su pues­to co­mo di­rec­to­ra con el de pri­me­ra bai­la­ri­na. No pa­ra. De Lon­dres a Ca­na­dá, pa­san­do por Nue­va York, pa­ra apren­der y aten­der sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les. En­tre via­je y via­je ha­ce un hue­co pa­ra aten­der a Tiem­po y ex­pli­car­nos có­mo ve la dan­za. Des­cu­bri­mos ade­más que no sa­be ca­si na­da de Guar­dio­la o de Vi­cen­te del Bos­que, que le gus­ta que le co­ci­nen o que tra­tó de mon­tar una com­pa­ñía de dan­za in­de­pen­dien­te en España pe­ro que tras va­rias reunio­nes con los po­lí­ti­cos el pro­yec­to no cua­jó. Así es la bai­la­ri­na es­pa­ño­la que ha con­quis­ta­do Reino Uni­do.

¿Qué es lo que le ani­mó a pre­sen­tar­se pa­ra di­ri­gir el En­glish Na­tio­nal Ba­llet, uno de los más pres­ti­gio­sos del mun­do?

Ha­ce unos años con­si­de­ré la po­si­bi­li­dad de di­ri­gir una com­pa­ñía de dan­za, por lo que de­ci­dí pre­pa­rar­me pa­ra ello me­dian­te la rea­li­za­ción de un más­ter en ar­tes es­cé­ni­cas, va­rios cur­si­llos y una es­tan­cia co­mo ayu­dan­te de di­rec­ción en el Ba­llet Na­cio­nal de Ca­na­dá. Cuan­do apa­re­ció la plaza en el En­glish Na­tio­nal Ba­llet me pre­sen­té por­que co­noz­co la com­pa­ñía des­de lle­gué a In­gla­te­rra y bai­lé en ella.

¿Qué pro­yec­to tie­ne pa­ra el ENB, dón­de le gus­ta­ría si­tuar­le? ¿Se­ría tan am­bi­cio­sa co­mo pa­ra que­rer que fue­ra el me­jor ba­llet del mun­do?

El ENB es una de las gran­des com­pa­ñías de ba­llet y mi ilu­sión, lo que quie­ro, es ofre­cer dan­za de la me­jor ca­li­dad al pú­bli­co.

¿Qué ti­pos de pro­gra­mas le gus­ta­ría po­ner en mar­cha: clá­si­co, con­tem­po­rá­neo o una mez­cla?

Pro­yec­to ofre­cer di­ver­si­dad man­te­nien­do ri­gu­ro­sa­men­te el re­per­to­rio

“El ENB es una de las gran­des com­pa­ñías y mi ilu­sión es ofre­cer dan­za de la me­jor ca­li­dad” “La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que en las com­pa­ñías un sis­te­ma mix­to de in­gre­sos es efi­caz y jus­to”

clá­si­co de los si­glos XIX y XX jun­to con co­reo­gra­fías ac­tua­les y nue­vas pro­duc­cio­nes.

Aho­ra, ade­más de pla­ni­fi­car ese re­per­to­rio y de se­guir bai­lan­do, ten­drá que en­car­gar­se de nú­me­ros, de már­que­tin. ¿Qué tal se la da ven­der y ajus­tar pre­su­pues­tos?

Aun­que ten­dré que com­par­tir res­pon­sa­bi­li­da­des y ge­ne­rar di­ná­mi­cas co­mer­cia­les, el En­glish Na­tio­nal Ba­llet tie­ne sus res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos y de már­que­tin, por lo que no me en­car­ga­ré di­rec­ta­men­te de esos te­mas. Lo que ten­go cla­ro es que el pa­pel pro­ta­go­nis­ta es el de los bai­la­ri­nes, pues so­mos los in­tér­pre­tes de las obras an­te el pú­bli­co.

¿Y en esa di­rec­ción, si me per­mi­te el sí­mil fut­bo­lís­ti­co, quie­re ser el Guar

dio­la o el Vi­cen­te del Bos­que de la dan­za?

Pues sin­ce­ra­men­te, no lo sé, so­bre to­do por­que ape­nas co­noz­co los mé­ri­tos de es­tos se­ño­res, pe­ro si se tra­ta de ha­cer­lo bien, me apun­to.

¿Es par­ti­da­ria de la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca, de la pri­va­da o de un sis­te­ma mix­to?

La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que un sis­te­ma mix­to de in­gre­sos com­pues­to por ayu­das pú­bli­cas trans­pa­ren­tes, me­ce­naz­go pri­va­do y ta­qui­lla a par­tes igua­les es efi­caz y jus­ta al per­mi­tir fi­nan­ciar la crea­ti­vi­dad y, al mis­mo tiem­po,

aten­der las de­man­das del pú­bli­co que, al fi­nal, es el que pa­ga. En Reino Uni­do se ve nor­mal que un ex­tran­je­ro pue­da di­ri­gir una com­pa­ñía de dan­za, un ba­llet, pe­ro re­co­noz­ca que en España no es lo ha­bi­tual. Cla­ro que en España se ha da­do ya al­gún ca­so. Su­ce­dió en el Ba­llet del Teatro Lí­ri­co Na­cio­nal, de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za, con Ray Ba­rra y, pos­te­rior­men­te, con la ru­sa Maya Pli­sets­ka­ya. Us­ted se ha pre­sen­ta­do a un con­cur­so pú­bli­co, don­de ha si­do ele­gi­da por un gru­po de ex­per­tos pa­ra di­ri­gir el ENB. En España a los di­rec­to­res los eli­gen los po­lí­ti­cos. ¿Cree que de­be­ría cam­biar­se el sis­te­ma? ¿Le gus­ta más el mo­do bri­tá­ni­co? Me pa­re­ce que ca­da uno de­be ha­cer lo que le co­rres­pon­de, y lo ló­gi­co es que en la dan­za quie­nes ten­gan la pa­la­bra sean los pro­fe­sio­na­les. Eso sí, to­do re­gi­do por nor­mas deon­to­ló­gi­cas, igual­dad de opor­tu­ni­da­des y ab­so­lu­ta trans­pa­ren­cia. Pe­ro, ¿cuál se­ría su sis­te­ma ideal? De los sis­te­mas que co­noz­co, el que me pa­re­ce más jus­to y efi­caz es el de los arts coun­cils an­glo­sa­jo­nes: son or­ga­nis­mos in­de­pen­dien­tes de los go­bier­nos for­ma­dos por per­so­nas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio pro­fe­sio­nal y so­cial, cu­yas de­ci­sio­nes son co­le­gia­das y es­tán pre­si­di­das por un ri­gu­ro­so pro­to­co­lo pa­ra evi­tar con­flic­tos de in­te­rés. Ade­más, to­das las ayu­das res­pon­den a un pro­yec­to artístico y so­cial, que es se­gui­do y va­lo­ra­do por ca­da Consejo en fun­ción de su cum­pli­mien­to. ¿Y cree que, por ejem­plo, en España, triun­fan y di­ri­gen los me­jo­res bai­la­ri­nes? No soy quien pa­ra juz­gar eso, mi opi­nión es que en España hay gran­des bai­la­ri­nes y di­rec­to­res. ¿Qué com­pa­ñía le gus­ta­ría di­ri­gir en España? En es­te mo­men­to no me plan­teo esa po­si­bi­li­dad. Ya ha­ce un tiem­po se men­cio­nó mu­cho su nom­bre pa­ra di­ri­gir la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za. ¿Qué pa­só? ¿Por qué no sa­lió ade­lan­te ese pro­yec­to? ¿O es que no hu­bo pro­pues­ta en fir­me? Nun­ca tu­ve la in­ten­ción de di­ri­gir la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Dan­za y, por lo tan­to, no me pre­sen­té al con­cur­so pa­ra su di­rec­ción. Lo que sí hi­ce fue pre­sen­tar, ha­ce seis años, un pro­yec­to pa­ra crear una nue­va com­pa­ñía de am­plio re­per­to­rio que in­clu­ye­ra el clá­si­co, pe­ro tras va­rias reunio­nes con los po­lí­ti­cos el pro­yec­to que­dó en na­da. ¿Qué me di­ce de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes? ¿No­ta di­fe­ren­cias en­tre las que en­tran a bai­lar y la su­ya? ¿Cree que exis­te la mis­ma de­di­ca­ción o que es­tán tra­yen­do nue­vas for­mas? No sé. Lo que sí creo es que hay gran­des di­fe­ren­cias en­tre paí­ses y es­cue­las. Por ejem­plo, en la ac­tua­li­dad, la es­cue­la cu­ba­na si­gue pro­du­cien­do bai­la­ri­nes ex­ce­len­tes, so­bre to­do par­te­nai­res mas­cu­li­nos. Los jó­ve­nes

“A los jó­ve­nes les di­ría que no se des­ani­men y que si no en­cuen­tran tra­ba­jo lo bus­quen fue­ra de España” “Los bai­la­ri­nes es­pa­ño­les sa­len por el mun­do con en­tu­sias­mo pe­ro sin ape­nas re­per­to­rio”

bai­la­ri­nes es­pa­ño­les si­guen bus­can­do su lu­gar por to­das las com­pa­ñías del mun­do con el en­tu­sias­mo que nos ca­rac­te­ri­za, pe­ro con las la­gu­nas es­ti­lís­ti­cas de siem­pre, ya que sa­len por el mun­do sin ape­nas re­per­to­rio. En España la cri­sis es­tá ha­cien­do es­tra­gos en­tre los jó­ve­nes. ¿Qué les di­ría cuan­do ni su es­fuer­zo ni una ca­rre­ra les ga­ran­ti­za un tra­ba­jo? Que si­gan es­for­zán­do­se y no se des­ani­men. Si no en­cuen­tran tra­ba­jo en España de­ben bus­car­lo en otros paí­ses. Tie­ne 38 años y di­ce que le ape­te­ce se­guir bai­lan­do, que es don­de me­jor se sien­te, fren­te a otros com­pa­ñe­ros su­yos que re­co­no­cen que ca­da día les cues­ta más. ¿Por qué cree que a us­ted no le su­ce­de? No lo sé, no ten­go una ex­pli­ca­ción ra­cio­nal. Lo que sí sé es que, por el mo­men­to, el pla­cer de bai­lar es ma­yor, pue­de a la de­di­ca­ción y es­fuer­zo que me exi­ge. Pe­ro tuvo que ha­ber al­gún día, o al­gu­nos, que di­je­ra “hoy no pue­do más, hoy tiro la toa­lla”. Me ha su­ce­di­do al­gu­nos ve­ces, so­bre to­do cuan­do me he le­sio­na­do, pe­ro he pa­ra­do, he des­can­sa­do y he vuel­to a em­pe­zar. ¿Su fu­tu­ro es­tá en Reino Uni­do o en España? ¿Le gus­ta­ría se­guir en Lon­dres o aca­bar su ca­rre­ra en su país de ori­gen? El fu­tu­ro no es­tá es­cri­to. Pe­ro de mo­men­to, mis pro­yec­tos ar­tís­ti­cos es­tán cen­tra­dos en la di­rec­ción del En­glish Na­tio­nal Ba­llet du­ran­te los pró­xi­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.