Un año del 15-M

Ba­jo un cli­ma de ten­sión so­cial y cri­sis ge­ne­ra­li­za­da el 15-M pre­ten­de ce­le­brar su pri­mer aniver­sa­rio con una gran ma­ni­fes­ta­ción en la Puer­ta del Sol de Ma­drid.

Tiempo - - SUMARIO - POR AN­TO­NIO DÍAZ Y PE­DRO GARCÍA

La ima­gen dio la vuel­ta al mun­do. Una ma­ra­bun­ta ha­bía to­ma­do Sol y se di­se­mi­na­ba por sus afluen­tes en­tre un pai­sa­je de cabezas y de­ci­be­lios. Gri­tos, pan­car­tas y una acam­pa­da que em­pe­za­ba a to­mar for­ma en el co­ra­zón de la mul­ti­tud. Na­die po­día ima­gi­nar que una ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por la en­ton-

ces des­co­no­ci­da De­mo­cra­cia Real Ya (DRY) ter­mi­na­ra atra­yen­do a cien­tos de mi­les de per­so­nas de to­das las eda­des, cre­dos, sa­la­rios y orien­ta­cio­nes po­lí­ti­cas; que ocu­pa­ría las por­ta­das de dia­rios e in­for­ma­ti­vos de to­do el pla­ne­ta; que sus men­sa­jes de pro­tes­ta -“No nos re­pre­sen­tan”; “No so­mos mer­can­cía en ma­nos de po­lí­ti­cos y ban­que­ros”- ca­la­rían en las con­cien­cias y aca­ba­rían re­ci­bien­do el apo­yo de un 73% de los es­pa­ño­les, se­gún una en­cues­ta de Me­tros­co­pia de oc­tu­bre de 2011. Los in­dig­na­dos, bau­ti­za­dos ba­jo la fe­cha de su na­ci­mien­to, el 15 de ma­yo de 2011, ha­bían acam­pa­do en el cen­tro de Ma­drid. Y allí se que­da­ron. La in­dig­na­ción, co­mo el mer­ca­do y la po­lí­ti­ca, co­mo las ca­re­tas de Anonymous, se glo­ba­li­za­ba.

Aque­lla pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción, el ori­gen de to­do, se ce­le­bró una se­ma­na antes de las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas del 22 de ma­yo en res­pues­ta a los ca­sos de co­rrup­ción aso­cia­dos a los dos par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios, a una ley elec­to­ral que pe­na­li­za a las for­ma­cio­nes mi­no­ri­ta­rias, al cre­cien­te des­ape­go de la ciu­da­da­nía con sus re­pre­sen­tan­tes y a una sen­sa­ción de que las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas más im­por­tan­tes se to­man a la es­pal­da de los vo­tan­tes y dic­ta­das por los eté­reos mer­ca­dos. Aun así, trans­cu­rri­dos do­ce me­ses, no hay una de­fi­ni­ción cla­ra de lo que es el 15-M.

El 15-M vuel­ve a sa­lir a la ca­lle. Ya lo hi­zo en oc­tu­bre del año pa­sa­do -de aque­llas pro­tes­tas na­cie­ron mo­vi­mien­tos ge­me­los co­mo Oc­cupy Wall Street-, pe­ro es­ta es la gran oca­sión pa­ra com­pro­bar si el mo­vi­mien­to con­ser­va su ca­pa­ci­dad de so­cia­li­za­ción. La fe­cha, el sá­ba­do 12 de ma­yo. El lu­gar, unas 50 ciu­da­des es­pa­ño­las en las que to­das las asam­bleas, pla­ta­for­mas y aso­cia­cio­nes que or­bi­tan ba­jo el pa­ra­guas del 15-M -de DRY y su re­cién na­ci­da es­ci­sión, li­de­ra­da por Fa­bio Gán­da­ra, V de Vi­vien­da o Pla­ta­for­ma An­ti­de­sahu­cios- ex­hi­bi­rán múscu­lo en las pla­zas y lu­ga­res más re­pre­sen­ta­ti­vos. Una prue­ba de­ci­si­va pa­ra de­mos­trar si el mo­vi­mien­to si­gue vi­vo.

“Un es­ta­do de áni­mo”.

Otra co­sa es el am­bien­te que en­vuel­ve la ci­ta. A la de­pre­sión so­cial, las ci­fras de pa­ro, los re­cor­tes, los anun­cios de in­ter­ven­ción de al­gu­na co­mu­ni­dad au­tó­no­ma y las de­ten­cio­nes y los al­ter­ca­dos en las úl­ti­mas ma­ni­fes­ta­cio­nes es­tu­dian­ti­les y sin­di­ca­les en Va­len­cia y Bar­ce­lo­na, se su­man los anun­cios de re­for­ma del Có­di­go Pe­nal en el ám­bi­to de la con­vo­ca­to­ria de ma­ni­fes­ta­cio­nes vio­len­tas a tra­vés de las re­des so­cia­les y la pro­pia vio­len­cia ca­lle­je­ra, cu­yas pe­nas po­drían equi­pa­rar­se con ac­tos de ka­le bo­rro­ka. Re­sul­ta­do: ho­ri­zon­te al ro­jo vi­vo.

Ha­blar del 15-M en­tra­ña una com­ple­ji­dad de par­ti­da: no tie­ne lí­de­res, por­ta­vo­ces o re­pre­sen­tan­tes. To­da la la­bor in­for­ma­ti­va a su al­re­de­dor se de­be desa­rro­llar en torno a vo­ces au­to­ri­za­das, sim­pa­ti­zan­tes o in­te­gran­tes del mo­vi­mien­to, pe­ro sus de­cla­ra­cio­nes son siem­pre a tí­tu­lo per­so­nal. El po­li­tó­lo­go Car­los Tai­bo, profesor de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid y au­tor de nu­me­ro­sos en­sa­yos so­bre las tran­si­cio­nes po­lí­ti­cas en Eu­ro­pa

Tras el 15-M, y ba­jo su in­fluen­cia, se han fre­na­do 240 desahu­cios hi­po­te­ca­rios en España El mi­nis­tro de In­te­rior y la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid han de­cla­ra­do “ile­ga­les” las acam­pa­das

cen­tral y orien­tal, sa­lió a la ca­lle aquel 15 de ma­yo y pro­nun­ció un dis­cur­so en la Puer­ta del Sol de Ma­drid. Des­de en­ton­ces, ha pu­bli­ca­do dos li­bros so­bre el mo­vi­mien­to, Na­da se­rá co­mo antes y

El 15-M en 60 pre­gun­tas. “El 15-M na­ce de una crí­ti­ca muy cons­cien­te de lo que su­po­nen en la vi­da po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal la je­rar­quía, los li­de­raz­gos, las re­pre­sen­ta­cio­nes y las se­pa­ra­cio­nes. So­bran los lí­de­res, tan­to más si son lí­de­res au­to­pro­cla­ma­dos. Creo que en ese sen­ti­do, si el 15-M en­tra­se en la otra di­ná­mi­ca, es­ta­ría re­pro­du­cien­do mu­chos de los vi­cios de lo que quie­re con­tes­tar”, co­men­ta por te­lé­fono a Tiem­po. Tai­bo de­fi­ne al 15-M co­mo un “es­ta­do de áni­mo con un mo­vi­mien­to que in­ten­ta cam­biar las co­sas en la reali­dad más ele­men­tal”.

Die­go Sanz Pa­rat­cha, pe­rio­dis­ta y fun­da­dor del pe­rió­di­co quin­ce­nal Dia

go­nal, edi­ta­do en Ma­drid y uno de los po­cos me­dios que han se­gui­do de cer­ca el desa­rro­llo del mo­vi­mien­to, cree que el fe­nó­meno “su­po­ne una ex­plo­sión for­mi­da­ble de la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca; al me­nos en Ma­drid y Bar­ce­lo­na ha su­pues­to una mul­ti­pli­ca­ción por dos del te­ji­do aso­cia­ti­vo or­ga­ni­za­do y, lo que es más im­por­tan­te, lo ha he­cho ven­cien­do la dis­per­sión po­lí­ti­ca que exis­tía has­ta el 14 de ma­yo de 2011”.

La in­dig­na­ción va por ba­rrios.

El profesor Tai­bo in­ci­de en la im­por­tan­cia del tra­ba­jo, “a me­nu­do po­co vis­to­so”, que se ha ve­ni­do rea­li­zan­do en los ba­rrios en to­do es­te tiem­po, el ma­yor lo­gro que le asig­na al mo­vi­mien­to. En su opi­nión, los de­no­mi­na­dos in­dig­na­dos, “han de­ci­di­do qué es aque­llo de lo que que­re­mos ha­blar”. “En es­te te­rreno –pro­si­gue Tai­bo– a mí me pa­re­ce que es una di­men­sión del 15-M a la que de nue­vo no se le pres­ta aten­ción, y es la aper­tu­ra de es­pa­cios au­tó­no­mos en los que se apli­can re­glas dis­tin­tas. El pa­sa­do fin de se­ma­na se ce­le­bró en Ma­drid la pri­me­ra asam­blea es­ta­tal de Fia­re, una es­pe­cie de ban­co éti­co que na­ce des­de la ba­se y

pre­ten­de cons­truir una so­cie­dad pa­ra­le­la dis­tin­ta a la ban­ca co­mer­cial. Creo que eso es­tá en el es­pí­ri­tu del 15-M”. Pe­ro hay más. “Van más de 240 desahu­cios hi­po­te­ca­rios pa­ra­dos des­de di­ciem­bre de 2010”, apun­ta Sanz, sin ol­vi­dar “las me­sas ciu­da­da­nas del re­fe­rén­dum con­tra la pri­va­ti­za­ción del Ca­nal Isa­bel II de Ma­drid”, en las que se mo­vi­li­za­ron ca­si 200.000 vo­tos y unas 10.000 per­so­nas pa­ra su or­ga­ni­za­ción, “al­go inima­gi­na­ble antes del 15-M”.

Sin em­bar­go, las crí­ti­cas a la fal­ta de re­sul­ta­dos y a la in­tan­gi­bi­li­dad de al­gu­nas de sus pro­pues­tas han si­do una cons­tan­te en es­te úl­ti­mo año. Tai­bo ad­mi­te que es “un mo­vi­mien­to muy im­per­fec­to”, pe­ro opi­na que “la lu­cha del 15-M es de me­dio y de lar­go pla­zo y, en cier­to sen­ti­do, el he­cho de que no ten­ga re­sul­ta­dos es una ven­ta­ja”. Por su aro­ma, sus tiem­pos y es­tra­te­gias, el 15-M y sus sa­té­li­tes re­cuer­dan a los mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción de ha­ce una dé­ca­da. “Creo que el su­je­to es más o me­nos el mis­mo -re­fle­xio­na Sanz- pe­ro la si­tua­ción es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. Aque­llo que de­nun­cia­ban esos gru­pos se ha lle­va­do a ca­bo en es­tos años”.

In­dig­na­dos con la in­dig­na­ción.

“El 15-M no va a vol­ver a acam­par. Las acam­pa­das son ile­ga­les”, ad­vir­tió ha­ce unas se­ma­nas el mi­nis­tro de In­te­rior, Jorge Fer­nán­dez Díaz. Por su par­te, Es­pe­ran­za Agui­rre pi­dió a la De­le­ga­ción del Go­bierno que “im­pi­die­ra ac­tos ile­ga­les”. El abogado Erlantz Iba­rron­do, que de-

“La lu­cha del 15-M es a lar­go pla­zo, no tener re­sul­ta­dos es una ven­ta­ja”, re­su­me el profesor Car­los Tai­bo

fen­dió a la fa­mi­lia de Car­los Pa­lo­mino y a va­rios acu­sa­dos de pre­sun­tos de­li­tos de aten­ta­do con­tra la au­to­ri­dad en la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid con­tra la re­for­ma la­bo­ral, ase­gu­ra que “no es­tá re­co­gi­do en nin­gún si­tio que no se pue­da acam­par en la ca­lle a no ser que cau­ses pro­ble­mas de in­sa­lu­bri­dad”. Iba­rron­do aña­de que, ob­via­men­te, la De­le­ga­ción del Go­bierno “tie­ne la po­tes­tad de con­si­de­rar si se es­tá in­ter­fi­rien­do en el desa­rro­llo cí­vi­co nor­mal o pue­de im­pli­car un ries­go”, pe­ro su va­lo­ra­ción es “sub­je­ti­va”. Al cie­rre de es­ta edi­ción, la ma­ni­fes­ta­ción en Ma­drid con­vo­ca­da por las re­des so­cia­les pa­ra el 12 de ma­yo aún no ha si­do no­ti­fi­ca­da a la De­le­ga­ción del Go­bierno. Se­gún es­ta­ble­ce la Ley, el pla­zo con­clu­ye diez días na­tu­ra­les antes de la fe­cha se­lec­cio­na­da. Iba­rron­do ase­gu­ra que se­gún la ley or­gá­ni­ca “hay que co­mu­ni­car las ma­ni­fes­ta­cio­nes, pe­ro na­die te tie­ne que dar per­mi­so”.

La Con­fe­de­ra­ción de Co­mer­cio de Ma­drid (Co­cem) de­nun­ció en ju­nio que la ba­ja­da de las ven­tas ha­bía su­pues­to 30 mi­llo­nes de eu­ros en un mes de cam­pa­men­to. El pa­sa­do mes de agos­to, el con­se­je­ro de Economía y Ha­cien­da de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Per­ci­val Man­glano, ci­fró en 60 mi­llo­nes de eu­ros las pér­di­das en los co­mer­cios de Sol des­de el inicio del 15-M. Des­de Co­cem ase­gu­ran que la me­dia de pér­di­das du­ran­te el

cam­pa­men­to in­dig­na­do fue de en­tre el 30% y el 40% res­pec­to a los mis­mos días de 2011. El pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Co­mer­cian­tes de Pre­cia­dos y Car­men (Apre­ca), Ig­na­cio Lario, se nie­ga a dar da­tos con­cre­tos a es­ta re­vis­ta: “So­mos las víc­ti­mas, los ar­tícu­los pa­ra en­sal­zar a los ver­du­gos no nos gus­tan, ¿sa­be?”.

Epi­cen­tro. El mo­vi­mien­to 15-M tuvo co­mo cen­tro de ope­ra­cio­nes la Puer­ta del Sol de Ma­drid.

La fac­tu­ra de Sol. Se­gún la Con­fe­de­ra­ción de Co­mer­cio de Ma­drid, el 15-M su­pu­so 30 mi­llo­nes de eu­ros me­nos pa­ra las tien­das de Sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.