Ban­kia: de­ma­go­gia y mu­chas men­ti­ras

Los diez mi­llo­nes de clien­tes de Ban­kia -ca­si una cuar­ta par­te de la po­bla­ción es­pa­ño­la- no tie­nen na­da que te­mer. Quie­nes ade­más sean ac­cio­nis­tas de la en­ti­dad, esos sí de­be­rán so­por­tar pér­di­das.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

el di­ne­ro pú­bli­co ne­ce­sa­rio pa­ra sal­var Ban­kia -ya sea por con­ver­sión en ac­cio­nes de ayu­das pre­vias, con nue­vas apor­ta­cio­nes o por am­bas co­sas- no se­rá pa­ra los ban­que­ros, co­mo ar­gu­men­tan po­pu­lis­tas y de­ma­go­gos de úl­ti­ma ho­ra. Per­mi­ti­rá, en­tre otras co­sas, ga­ran­ti­zar los aho­rros de los diez mi­llo­nes lar­gos de clien­tes de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra, es de­cir, ca­si una cuar­ta par­te de la po­bla­ción de España. El sal­va­men­to de Ban­kia pue­de cos­tar al­re­de­dor de 8.000 mi­llo­nes de eu­ros, una ci­fra que es una enor­mi­dad, pe­ro que ape­nas re­pre­sen­ta el 5% de los más de 155.300 mi­llo­nes que los es­pa­ño­les tie­nen de­po­si­ta­dos en el ban­co que has­ta ha­ce unos días pre­si­día Ro­dri­go Ra­to y que aho­ra de­be pi­lo­tar Jo­sé Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri. Y en­tre los de­po­si­tan­tes tam­bién fi­gu­ran las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, con na­da me­nos que ca­si 5.000 mi­llo­nes de eu­ros. Las ayu­das que re­ci­bi­rá Ban­kia, co­mo las que lle­ga­ron en el pa­sa­do re­cien­te -du­ran­te los Go­bier­nos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro- a otras en­ti­da­des, no son pa­ra los ban­que­ros ni pa­ra los di­rec­ti­vos. Su des­tino ha si­do y vuel­ve a ser ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de las en­ti­da­des y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­ner a sal­vo el di­ne­ro de la clien­te­la. Es cier­to que exis­te el me­ca­nis­mo de se­gu­ri­dad del Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos (FGD), que ga­ran­ti­za la de­vo­lu­ción de has­ta 100.000 eu­ros por clien­te en ca­so de quie­bra. Sin em­bar­go, el FDG, que se nu­tre en par­te con di­ne­ro que apor­tan los pro­pios ban­cos, en el ca­so que tu­vie­ra que aten­der el hun­di­mien­to de una de las en­ti­da­des gran­des, co­mo se­ría Ban­kia, tam­po­co ten­dría fon­dos su­fi­cien­tes. Aun­que so­lo tu­vie­ra que de­vol­ver la mi­tad de los de­pó­si­tos, la ci­fra se­ría de unos 75.000 mi­llo­nes de eu­ros que, cla­ro, sal­drían de las ar­cas pú­bli­cas.

El hun­di­mien­to de Ban­kia, por lo tan­to, se­ría una ca­tás­tro­fe de di­men­sio­nes inima­gi­na­bles en un país co­mo España. No so­lo cae­ría un ban­co, al­go que sue­le ser po­pu­lar por­que se iden­ti­fi­ca a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras co­mo cul­pa­bles de la cri­sis, sino que tam­bién se ve­rían afec­ta­dos esos diez mi­llo­nes de clien­tes, de for­ma di­rec­ta, y to­da­vía más de for­ma in­di­rec­ta. En ese es­ce­na­rio, el que Ban­kia re­quie­ra una ayu­da pú­bli­ca o que se con­vier­tan en ca­pi­tal los 4.465 mi­llo­nes que ya re­ci­bió del Es­ta­do es la so­lu­ción me­nos ma­la y me­nos cos­to­sa pa­ra todos. El ejem­plo, por si exis­ten du­das, es­tá en la quie­bra de Leh­man Brot­hers, iden­ti­fi­ca­da co­mo el de­to­nan­te de una cri­sis que to­da­vía du­ra. Eso sí, los ac­cio­nis­tas de Ban­kia -sean clien­tes di­rec­tos o no- sí de­be­rán ape­chu­gar con las con­se­cuen­cias de la cri­sis de la en­ti­dad. Per­de­rán una par­te del di­ne­ro que in­vir­tie­ron en su mo­men­to con la es­pe­ran­za de ob­te­ner be­ne­fi­cios. Es po­si­ble que al­gu­nos, in­clu­so mu­chos, fue­ran pre­sio­na­dos en las su­cur­sa­les de Ban­kia por los pro­pios em­plea­dos pa­ra que com­pra­ran ac­cio­nes. A ve­ces es di­fí­cil re­sis­tir­se a esa pre­sión, so­bre to­do cuan­do el ven­de­dor so­lo ex­pli­ca las ven­ta­jas y ca­lla los in­con­ve­nien­tes, pe­ro tam­bién es cier­to que na­die ha obli­ga­do a na­die a com­prar ac­cio­nes de Ban­kia o a in­ver­tir en pro­duc­tos opa­cos, ex­tra­ños y so­fis­ti­ca­dos, co­mo las fan­tas­ma­les par­ti­ci­pa­cio­nes pre­fe­ren­tes -ofre­ci­das a ve­ces co­mo ca­si un de­pó­si­to- que tam­bién aho­ra da­rán bas­tan­tes dis­gus­tos a la clien­te­la de Ban­kia.

Ban­kia, en de­fi­ni­ti­va, no que­bra­rá y sus clien­tes pue­den es­tar tran­qui­los, y las crí­ti­cas po­lí­ti­cas de que se re­cor­ta di­ne­ro de educación y sa­ni­dad pa­ra dár­se­lo a un ban­co son, sim­ple­men­te, de­ma­go­gia. Lo sa­ben has­ta quie­nes las for­mu­lan, lo que no sig­ni­fi­ca que no sea le­gí­ti­mo -que lo es- cri­ti­car la ac­tua­ción del Go­bierno en es­te ca­so. Sin em­bar­go, Ma­riano Ra­joy y su equi­po, co­mo en su día Za­pa­te­ro con Ca­ja Cas­ti­lla-la Man­cha, por ejem­plo, no te­nían mu­chas al­ter­na­ti­vas. Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba es el pri­me­ro en sa­ber­lo y, por eso, en sus crí­ti­cas, aña­de la co­le­ti­lla, en un tono más ba­jo, cla­ro, de que no quie­re que ha­ya di­ne­ro pú­bli­co pa­ra la ban­ca “a fon­do per­di­do”. Es la ha­bi­li­dad de un po­lí­ti­co ve­te­rano, pe­ro pue­de con­fun­dir. La obli­ga­ción del Go­bierno de en­con­trar una so­lu­ción ur­gen­te pa­ra Ban­kia no pue­de jus­ti­fi­car ni ocul­tar la ver­da­de­ra si­tua­ción de la en­ti­dad, ni tam­po­co las res­pon­sa­bi­li­da­des de sus ges­to­res, so­bre to­do los an­te­rio­res al equi­po de Ro­dri­go Ra­to. Ban­kia, des­de el prin­ci­pio, fue un pro­yec­to com­pli­ca­do, fru­to de la fu­sión de una se­rie de ca­jas de aho­rros (Ma­drid, Ban­ca­ja, Laie­ta­na, Ca­na­rias, Ávi­la, Se­go­via y Rio­ja), ca­da una con pro­ble­mas im­por­tan­tes. La su­ma de todos sus pro­ble­mas arro­jó uno ma­yor, con la com­pli­ci­dad -tie­ne mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad en to­do lo ocu­rri­do- del Ban­co de

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.