Tres mo­men­tos

Tiempo - - PORTADA -

La ma­ña­na del lu­nes 5 de mar­zo úl­ti­mo era una de las tan­tas que tuvo Ma­drid en ese mes con tem­pe­ra­tu­ras y sol im­pro­pios del fi­nal del in­vierno. El mi­nis­tro de Economía, Luis de Guin­dos, via­ja­ba den­tro su co­che ofi­cial en man­gas de ca­mi­sa. Lle­gó a su pri­mer des­tino, un edi­fi­cio de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, co­no­ci­do co­mo Los Teatros del Ca­nal, don­de en po­cos mi­nu­tos iba a que­dar inau­gu­ra­do el En­cuen­tro Fi­nan­cie­ro In­ter­na­cio­nal 2012 or­ga­ni­za­do por Ban­kia. Si­guien­do las nor­mas que ri­gen el pro­to­co­lo en es­tos ca­sos, el pre­si­den­te del ban­co or­ga­ni­za­dor, Ro­dri­go Ra­to, sa­lió a la ca­lle a re­ci­bir al mi­nis­tro. Con la cha­que­ta aún a me­dio po­ner, De Guin­dos se fun­dió en un abra­zo con Ra­to que mu­chos mal­pen­sa­dos in­ter­pre­ta­ron co­mo un ges­to de ca­ra a la ga­le­ría pa­ra aca­llar los ru­mo­res so­bre el dis­tan­cia­mien­to en­tre am­bos.

Pe­ro no es verdad. Luis de Guin­dos y Ro­dri­go Ra­to no se han lle­va­do ni se lle­van mal. “Si me apu­ran –se­ña­la un al­to car­go que co­no­ce bien a am­bos–, el mi­nis­tro de Economía se lle­va peor con su com­pa­ñe­ro de ga­bi­ne­te, Cris­tó­bal Mon­to­ro, que con Ra­to”. Sin em­bar­go, el que fue­ra to­do­po­de­ro­so vicepresidente eco­nó­mi­co con Jo­sé María Az­nar ha te­ni­do que de­jar la pre­si­den­cia de Ban­kia pre­sio­na­do por el Go­bierno. ¿Cuál ha si­do en­ton­ces la his­to­ria de un aban­dono que el pro­pio Ra­to ha pre­sen­ta­do co­mo al­go que no te­nía pre­vis­to pe­ro a lo que le han obli­ga­do? ¿Quién o quié­nes es­tán de­trás de es­ta de­ci­sión? La ne­ce­si­dad de un plan de sa­nea­mien­to pa­ra el ban­co ha si­do el de­to­nan­te de una si­tua­ción en la que se han cru­za­do el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Ma­rio Drag­hi, los au­di­to­res, el res­to de la gran ban­ca y el mis­mí­si­mo pre­si­den­te del Go­bierno.

Una re­la­ción ti­ran­te.

Ra­joy se ha cru­za­do va­rias ve­ces en el ca­mino de Ro­dri­go Ra­to y en las dos más lla­ma­ti­vas has­ta el mo­men­to el ya ex­pre­si­den­te de Ban­kia ha sa­li­do mal pa­ra­do. La pri­me­ra fue cuan­do Jo­sé María Az­nar bus­ca­ba un su­ce­sor pa­ra po­ner a la ca­be­za del par­ti­do y co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te del Go­bierno jus­to antes de las elec­cio­nes de 2004. Mu­chos apos­ta­ban en­ton­ces por Ra­to, pro­ta­go­nis­ta de lo que en la épo­ca se lla­mó el mi­la­gro eco­nó­mi­co es­pa­ñol, pe­ro Az­nar eli­gió a Ra­joy. La teo­ría ge­ne­ral­men­te acep­ta­da es que el en­ton­ces je­fe del Eje­cu­ti­vo se ven­gó así de Ra­to por su pos­tu­ra crí­ti­ca a la en­tra­da de España en la gue­rra de Irak. Des­de en­ton­ces, Ro­dri­go Ra­to, Ro­dri­go Ra­to lle­gó ha­ce dos años a la pre­si­den­cia de Ban­kia co­mo can­di­da­to de con­sen­so en­tre Ra­joy y Es­pe­ran­za Agui­rre. La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña ha­bía man­te­ni­do siem­pre el con­trol so­bre los nom­bra­mien­tos en Ca­ja Ma­drid, pe­ro tras la fu­sión con Ban­ca­ja y la sa­li­da del an­te­rior pre­si­den­te ha­bía que bus­car nom­bres nue­vos. El pro­pio Ra­to fue el en­car­ga­do de des­ac­ti­var la fu­sión con La Cai­xa tras sus reunio­nes con Isi­dro Fai­né, su pre­si­den­te (en la fo­to de la de­re­cha). Aho­ra Economía y el Ban­co de España (arri­ba, el mi­nis­tro y el go­ber­na­dor) to­man el man­do y fuer­zan otro re­le­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.