Az­nar, Ra­joy y la ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go

Pa­ra el ex­pre­si­den­te, lo que cuenta es la ca­pa­ci­dad pa­ra con­ven­cer al país de que el ca­mino em­pren­di­do es el ver­da­de­ro, aun­que lle­ve con­si­go sa­cri­fi­cios y pri­va­cio­nes.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

cuen­tan que el ex­pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé María Az­nar es­tá muy preo­cu­pa­do no so­lo con la de­te­rio­ra­da si­tua­ción eco­nó­mi­ca del país y de los pe­si­mis­tas pro­nós­ti­cos de los ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les, que ha­blan de un inevi­ta­ble res­ca­te y que in­clu­so dis­cu­ten so­bre la cuan­tía de la qui­ta que ten­drá que afron­tar la deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la, ci­fra­da en 700.000 mi­llo­nes de eu­ros, que en el ca­so de tener que re­no­var­se en cin­co años su­po­ne un cos­te de 42.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les, sino con las de­ri­vas po­lí­ti­cas que la economía es­tá te­nien­do en la po­lí­ti­ca.

Cuen­tan los que tie­nen ac­ce­so al ex­pre­si­den­te que sus co­men­ta­rios so­bre la si­tua­ción siem­pre gi­ran en torno al li­de­raz­go, en el sen­ti­do de que se pue­de tener un buen plan eco­nó­mi­co, se pue­de tener un buen equi­po de go­bierno, se pue­den cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te los ob­je­ti­vos mar­ca­dos por Bru­se­las, se pue­de, in­clu­so, ser fiel alia­do, es verdad que, en al­gu­na oca­sión, Jo­sé María Az­nar ha in­si­nua­do a sus ín­ti­mos que se equi­vo­có con la elec­ción de Ra­joy, y que, du­ran­te al­gún tiem­po, man­tu­vo una cier­ta frial­dad con su su­ce­sor, que el ga­lle­go lle­gó a su­pe­rar con esa tác­ti­ca tan su­ya de de­jar que el tiem­po re­sol­vie­ra los pro­ble­mas y las di­fe­ren­cias.

In­clu­so en el con­gre­so de Va­len­cia, ce­le­bra­do des­pués de la se­gun­da de­rro­ta de Ra­joy, en 2008, la ac­ti­tud de Az­nar fue tan con­fu­sa que al­gu­nos di­ri­gen­tes del par­ti­do lle­ga­ron a in­si­nuar que el ex­pre­si­den­te que­ría que hu­bie­se una se­gun­da can­di­da­tu­ra fren­te a la ofi­cial y de ahí la pos­tu­ra tan crí­ti­ca adop­ta­da por la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre, en el con­gre­so en el que Ma­riano Ra­joy ob­tu­vo el res­pal­do to­tal de un par­ti­do que le apo­yó has­ta el fi­nal.

Cin­co me­ses des­pués ha­brá que pre­gun­tar­se si, efec­ti­va­men­te, Ma­riano Ra­joy tie­ne esa ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go de la que ha­bla el ex­pre­si­den­te del Par­ti­do Po­pu­lar y que exi­ge una si­tua­ción de emer­gen­cia co­mo la que es­tá vi­vien­do nues­tro país; si es su­fi­cien­te que el pre­si­den­te cuen­te con un buen equi­po de go­bierno, es­pe­cial­men­te en el área eco­nó­mi­ca; y si lo me­jor, en es­tos mo­men­tos, es que no ha­ya nin­gún vicepresidente eco­nó­mi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.