El du­que ame­na­za­do

Tiempo - - LA CRÓNICA -

El es­cán­da­lo de los tur­bios ne­go­cios del du­que de Pal­ma, Iña­ki Ur­dan­ga­rin (Zu­má­rra­ga, Gui­púz­coa, 1968), se ha com­pli­ca­do con la ac­ti­tud de su so­cio, Die­go To­rres, a quien el es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na ha ad­ju­di­ca­do to­da la res­pon­sa­bi­li­dad de las ac­tua­cio­nes en el Ins­ti­tu­to Nóos. Es­ta de­cla­ra­ción del du­que de Pal­ma ha pro­vo­ca­do la reac­ción ai­ra­da de To­rres, que ha ame­na­za­do con sa­car a la luz más de 200 co­rreos su­pues­ta­men­te com­pro­me­te­do­res pa­ra la in­fan­ta y pa­ra su pa­dre, el rey Juan Car­los I. Se ha­bla in­clu­so de que el so­cio del du­que de Pal­ma ha­bría pe­di­do diez mi­llo­nes de eu­ros pa­ra no re­ve­lar el con­te­ni­do de los co­rreos elec­tró­ni­cos. Tan­to Iña­ki Ur­dan­ga­rin co­mo Die­go To­rres pre­ten­den lle­gar a una sen­ten­cia de con­for­mi­dad con la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pa­ra no in­gre­sar en pri­sión, de­cla­rar­se cul­pa­bles y de­vol­ver par­te del di­ne­ro re­ci­bi­do de las au­to­no­mías de Ba­lea­res y de Va­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.