He­mos de re­pen­sar­nos co­mo so­cie­da­des y esa re­fle­xión de­be pa­sar por una re­vi­sión de los va­lo­res

Tiempo - - OPINIÓN -

desas­tre, po­dría­mos aña­dir. He­mos de re­pen­sar­nos, co­mo per­so­nas, co­mo pue­blos, co­mo so­cie­da­des, y es evi­den­te que esa re­fle­xión de­be pa­sar por una re­vi­sión de los va­lo­res que nos con­for­man. Las mu­je­res no so­lo as­pi­ra­mos a re­gir los des­ti­nos de es­te cam­bio, sino, ade­más, a ha­cer­lo sien­do no­so­tras mis­mas, sin la ne­ce­si­dad de con­ver­tir­nos en trans­for­mers pa­ra ha­cer ho­nor a un cam­po de ma­nio­bras mas­cu­lino. Go­ber­nar y ha­cer­lo tal y co­mo so­mos. Ese mo­men­to lle­ga­rá. Y no se­rá ma­lo. Ni pa­ra no­so­tras ni pa­ra los hom­bres ni pa­ra esas ge­ne­ra­cio­nes que nos si­guen, a las que aho­ra he­mos con­de­na­do a vi­vir peor que no­so­tros. Ya no se­re­mos de hie­rro, ni de me­tal, sino de car­ne, sen­ti­do y sen­si­bi­li­dad, la ne­ce­sa­ria pa­ra com­pren­der el desas­tre en el que nos he­mos me­ti­do. Y ten­dre­mos la fuer­za y la re­sis­ten­cia pa­ra sa­car­nos de él. Adiós, tes­tos­te­ro­na, adiós.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.