EL DI­FE­REN­CIAL FE­ME­NINO

Tiempo - - ESPAÑA -

do­se a pre­sen­tar­los co­mo de­fi­ni­ti­vos y ab­so­lu­tos. Re­nun­cian a la pa­la­bra si con­si­de­ran que el te­ma ha si­do ex­plo­ra­do ya, aun­que pu­die­ran apor­tar nue­vos ma­ti­ces o apro­xi­ma­cio­nes. No es­toy ha­blan­do de ru­bor o de mo­des­tia. Se tra­ta de una ac­ti­tud me­nos com­pe­ti­ti­va en el uso de la pa­la­bra fren­te a la ob­se­sión de mu­chos hom­bres por ha­cer­se oír”. En es­te sen­ti­do, cuan­do Ele­na Va­len­ciano fue nom­bra­da el año pa­sa­do nú­me­ro dos del PSOE de Ru­bal­ca­ba, quie­nes tra­ba­jan con ella la de­fi­nían co­mo una mu­jer que in­fun­de con­fian­za y áni­mo in­clu­so en los peo­res mo­men­tos, tam­bién des­ta­ca­ban su em­pa­tía y -otro ras­go que los ciu­da­da­nos sue­len es­pe­rar más en lí­de­res fe­me­ni­nas- su ca­pa­ci­dad de en­tre­ga en el tra­ba­jo.

A pe­sar de to­do, García Es­cri­bano con­si­de­ra que las mu­je­res to­da­vía ten­drá que es­pe­rar pa­ra po­der ser pre­si­den­ta del Go­bierno: “Hoy por hoy,

Mas­cu­li­ni­dad.

AN­GE­LA MER­KEL Aun­que aho­ra es la guar­dia­na de la aus­te­ri­dad en Eu­ro­pa, no pu­do tener una en­tra­da más agra­de­ci­da en la UE des­pués de ser ele­gi­da por pri­me­ra vez. En 2005 na­die la co­no­cía por Frau Nein, sino co­mo la con­se­gui­do­ra de los con­sen­sos mas di­fí­ci­les en­tre los paí­ses de la UE.

MI­CHE­LLE BA­CHE­LET En 2006 se con­vir­tió en la pri­me­ra pre­si­den­ta de Chi­le. Au­to­de­fi­ni­da “so­cia­lis­ta, se­pa­ra­da y ag­nós­ti­ca”, es hi­ja de un mi­li­tar, que, co­mo ella y su ma­dre, tam­bién fue tor­tu­ra­do ba­jo el ré­gi­men de Pi­no­chet. En sus go­bier­nos se po­ten­ció la economía chi­le­na y la bús­que­da de jus­ti­cia, paz y re­con­ci­lia­ción. De­jó el po­der en 2010 con el 86% de po­pu­la­ri­dad.

CRIS­TI­NA FER­NÁN­DEZ DE KIRCH­NER La pre­si­den­te ar­gen­ti­na com­bi­na los me­jo­res y los peo­res as­pec­tos de las mu­je­res en po­lí­ti­ca. A pe­sar de su re­so­lu­ción po­lí­ti­ca, los ex­per­tos ven en ella un ejem­plo más de có­mo ex­ten­der una di­nas­tía fa­mi­liar -la de su ma­ri­do, el ex­pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner-, ca­paz tam­bién de rom­per una “ac­ti­tud du­ra” por sus con­ce­sio­nes a la es­té­ti­ca.

ELLEN JOHN­SON SIR­LEAF En 2005 se con­vir­tió en la pri­me­ra pre­si­den­ta de Li­be­ria y de Áfri­ca. En­tre sus lo­gros fi­gu­ran tan­to la re­duc­ción y la re­ne­go­cia­ción de la deu­da ex­ter­na del país co­mo gran­des avan­ces en la re­con­ci­lia­ción po­lí­ti­ca. Antes que ella, las mu­je­res fue­ron cru­cia­les en la ges­tión de Ruan­da des­pués del ge­no­ci­dio de 1994, al ha­cer­se con los ór­ga­nos de re­pre­sen­ta­ción so­cial tras una ma­sa­cre que afec­tó es­pe­cial­men­te a los hom­bres. pa­re­ce que se va­lo­ran más las ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les del líder en la mu­jer, pe­ro cuan­do lle­ga la ho­ra de pre­gun­tar a la gen­te quié­nes son me­jo­res po­lí­ti­cos, re­sul­ta que un por­cen­ta­je pe­que­ño de ciu­da­da­nos di­ce que son las mu­je­res”. La vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de San­ta­ma­ría se la­men­ta­ba en una en­tre­vis­ta el año pa­so de las ba­rre­ras que en­cuen­tran a su pa­so las po­lí­ti­cas: “Las mu­je­res te­ne­mos que de­mos­trar más de en­tra­da, pe­ro a lo me­jor es bueno y a al­guno lo co­ges des­pre­ve­ni­do. No vie­ne mal sa­car cier­to ré­di­to a eso de ‘qué jo­ven, qué pe­que­ña...”, de­cía antes de ha­cer­se pú­bli­co que Ma­riano Ra­joy la nom­bra­ría vi­ce­pre­si­den­ta. Pre­ci­sa­men­te, pa­ra ven­cer es­tas ba­rre­ras al­gu­nas mu­je­res de­ci­den adop­tar el mis­mo rol mas­cu­lino que se su­po­ne han su­pe­ra­do y es ha­bi­tual que pre­fie­ran ro­dear­se de un equi­po de hom­bres. Tam­bién son co­no­ci­das las crí­ti­cas que, en con­cre­to, Cha­cón o Sáenz de San­ta­ma­ría re­ci­bie­ron por ha­ber­se sal­ta­do sus res­pec­ti­vas ba­jas de ma­ter­ni­dad. En su día, la bri­tá­ni­ca Mar­ga­ret That­cher fue es­tan­dar­te de es­te rol mas­cu­lino, y hoy se­rían Mer­kel o Agui­rre, que go­bier­na sin apa­ren­tes con­ce­sio­nes a la afec­ti­vi­dad y que en los úl­ti­mos me­ses se ha vis­to ro­dea­da de la pri­me­ra al­cal­de­sa de la ca­pi­tal, Ana Bo­te­lla, y de una nue­va de­le­ga­da del Go­bierno, Cris­ti­na Ci­fuen­tes. Tam­bién po­dría ser es­ta la ac­ti­tud de la pre­si­den­ta de Ara­gón, Lui­sa Fer­nan­da Ru­di. Por­que ser mu­jer no de­ter­mi­na ne­ce­sa­ria­men­te go­ber­nar de ma­ne­ra fe­me­ni­na ni que esa con­di­ción pue­da más que las ideo­lo­gías. Pa­ra Blan­co, el no com­par­tir gé­ne­ro “re­sul­ta se­cun­da­rio” en po­lí­ti­cos que du­ran­te años han tra­ba­ja­do en el mis­mo pro­yec­to. A la in­ver­sa, es­ta ex­per­ta com­pa­ra “la fir­me­za” de Mer­kel con las lá­gri­mas de la mi­nis­tra ita­lia­na de Tra­ba­jo, El­sa For­ne­ro, du­ran­te el anun­cio de los re­cor­tes de pen­sio­nes del Go­bierno de Mon­ti.

Sí que­da pa­ten­te que exis­te un fac­tor fe­me­nino que qui­zá ha­bría que ex­plo­tar más, en opi­nión de García Es­cri­bano. “El mun­do de ha­ce 50 años era pre­vi­si­ble, hoy es to­tal­men­te im­pre­vi­si­ble, nos do­mi­na la no cer­te­za, ha­ce fal­ta la in­tui­ción y la crea­ti­vi­dad. Y veo a la mu­jer cla­ra­men­te me­jor po­si­cio­na­da, pe­ro tam­bién hay to­da una se­rie de elementos po­si­cio­na­dos pa­ra que la mu­jer no lle­gue al po­der, hay po­de­res que los hom­bres no quie­ren de­jar”.

Rosa Díez Por­ta­voz de UPD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.