Cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da

El líder del PP en el País Vas­co, An­to­nio Ba­sa­goi­ti, ha ro­to el pac­to de Go­bierno con el len­da­ka­ri. El tras­fon­do, el con­gre­so del PP vas­co y los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos.

Tiempo - - ESPAÑA - SILVIA GA­MO

se cum­plían tres años de Go­bierno so­cia­lis­ta en Eus­ka­di. Y tres años tam­bién del pac­to en­tre el PP y el PSOE vas­cos. No se sa­be si An­to­nio Ba­sa­goi­ti, líder del PP en el País Vas­co, es­co­gió un buen día o no pa­ra rom­per, pe­ro lo cier­to es que lo hi­zo. El pa­sa­do lu­nes Ba­sa­goi­ti anun­cia­ba el fin de su apo­yo al len­da­ka­ri. La ra­zón ofi­cial, los con­ti­nuos ata­ques de Pat­xi Ló­pez al Go­bierno de Ra­joy. “Des­de que los so­cia­lis­tas aban­do­na­ron el Go­bierno, Ló­pez se con­vir­tió en el ada­lid de la opo­si­ción del PSOE. Ba­sa­goi­ti ya le ha­bía da­do va­rios to­ques de aten­ción pú­bli­cos y pri­va­dos”, ex­pli­can fuen­tes del Par­ti­do Po­pu­lar.

La pa­cien­cia se aca­bó cuan­do el len­da­ka­ri ame­na­zó con lle­var al Tri­bu­nal Constitucional los re­cor­tes en sa­ni­dad y en educación. Fue la go­ta que col­mó el va­so de Ba­sa­goi­ti, que anun­ció pú­bli­ca­men­te su rup­tu­ra. Mien­tras los so­cia­lis­tas ase­gu­ran que se en­te­ra­ron por la pren­sa de la de­ci­sión de los po­pu­la­res vas­cos, es­tos ar­gu­men­tan que el mis­mo Ba­sa­goi­ti se lo ha­bía co­mu­ni­ca­do al len­da­ka­ri el pa­sa­do do­min­go.

Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que des­de el PP vas­co ha­cen un ba­lan­ce po­si­ti­vo del acuer­do en­tre am­bas for­ma­cio­nes. “Han si­do tres años de re­la­ja­ción so­cial, de no en­re­dar­nos en el pro­yec­to ni de Bil­du ni de Amaiur, he­mos ga­ran­ti­za­do la es­ta­bi­li­dad del País Vas­co y eso ha si­do bueno,” ex­pli­can. Pe­ro con­si­de­ran que Ló­pez “no pue­de fiar su cau­dal po­lí­ti­co a la crí­ti­ca de Ra­joy”, co­men­tan es­tas mis­mas fuen­tes. A na­die se le es­ca­pa tam­po­co que am­bas for­ma­cio­nes ne­ce­si­tan es­ce­ni­fi­car ya su rup­tu­ra. Que­da me­nos de un año pa­ra las elec­cio­nes vas­cas, en el ca­so de que el Go­bierno de Ló­pez de­ci­da ago­tar la le­gis­la­tu­ra. Las en­cues­tas de in­ten­ción de vo­to arro­jan bue­nos re­sul­ta­dos tan­to pa­ra el PNV co­mo pa­ra la iz­quier­da aber­za­le. Al­go peor pa­ra los po­pu­la­res y los so­cia­lis­tas, que es­tán con­ven­ci­dos de que nin­gún re­sul­ta­do elec­to­ral po­dría ha­cer re­pe­tir el pac­to de es­ta le­gis­la­tu­ra.

Pre­sio­nes in­ter­nas.

En el ca­so del PP vas­co tam­bién se su­man ra­zo­nes in­ter­nas pa­ra es­ce­ni­fi­car esa rup­tu­ra. Al­gu­nos pe­sos pe­sa­dos del par­ti­do lle­van tiem­po re­cla­man­do a Ba­sa­goi­ti una rup­tu­ra con los so­cia­lis­tas. Es­te sec­tor con­si­de­ra que el PSOE vas­co ha re­ba­ja­do sus exi­gen­cias res­pec­to a ETA des­de que la ban­da emi­tió el co­mu­ni­ca­do el pa­sa­do 20 de oc­tu­bre. “Je­sús Egui­gu­ren, pre­si­den­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta de Eus­ka­di (PSE), le­van­tó el pie del ace­le­ra­dor y eso de­bi­li­tó el es­pí­ri­tu del pac­to. El co­mu­ni­ca­do de ETA era un pa­so ha­cia el fin del te­rro­ris­mo, pe­ro no el pa­so de­fi­ni­ti­vo”, ex­pli­can des­de el Par­ti­do Po­pu­lar del País Vas­co.

No lo en­tien­den así el len­da­ka­ri ni el PSE, que han pe­di­do al Go­bierno de Ra­joy que dé pa­sos, le­ga­li­ce Ba­ta­su­na y acer­que a pre­sos eta­rras. En el PP vas­co en­tien­den que lo pri­me­ro es que ETA en­tre­gue las ar­mas y a par­tir de ahí ya se ve­ría. La pos­tu­ra con res­pec­to a ETA es­tá dan­do mu­chos que­bra­de­ros de ca­be­za a Ba­sa­goi­ti. Es­te fin de se­ma­na, el Par­ti­do Po­pu­lar vas­co ce­le­bra­rá su con­gre­so. De ahí, ade­más de nom­bres, sal­drán tam­bién al­gu­nas re­so­lu­cio­nes im­por­tan­tes que el par­ti­do de­be­rá cum­plir. La lu­cha más du­ra se da­rá en lo que se re­fie­re a te­rro­ris­mo, acer­ca­mien­to de pre­sos, pe­ti­ción de per­dón a las víc­ti­mas, et­cé­te­ra.

Por su par­te, el len­da­ka­ri tam­bién de­be de­ci­dir cuál es el me­jor mo­men­to pa­ra con­vo­car las elec­cio­nes. Si con­vie­ne es­pe­rar a mar­zo de 2013 o ade­lan­tar­las al pró­xi­mo oto­ño. En es­ta es­tra­te­gia jue­gan múl­ti­ples va­ria­bles. Por ejem­plo, si el can­di­da­to de la iz­quier­da aber­za­le fue­ra Ar­nal­do Ote­gi. Eso de­pen­de­rá, so­bre to­do, de sus pro­ble­mas con la Jus­ti­cia, ya que en la ac­tua­li­dad pue­de ser con­de­na­do a diez años de pri­sión. De él tam­bién pen­de una con­de­na an­te­rior por la que es­ta­ría ade­más in­ha­bi­li­ta­do pa­ra po­der pre­sen­tar­se a unas elec­cio­nes. Sin em­bar­go, la iz­quier­da aber­za­le es­tá em­pe­ña­da en que él, y so­lo él, sea el can­di­da­to a len­da­ka­ri, aun­que no des­car­tan que fi­nal­men­te otro ten­ga que to­mar la al­ter­na­ti­va. Ade­más, el Go­bierno vas­co tam­bién ten­drá que tener en cuenta las en­cues­tas. El PSOE se re­cu­pe­ra po­co a po­co del va­ra­pa­lo su­fri­do en las ge­ne­ra­les de 2011, pe­ro aun así no po­dría com­pe­tir con la fuer­te subida del PNV y la iz­quier­da aber­za­le.

De mo­men­to, lo que es se­gu­ro es que la ex­cep­ción en­tre el PP y el PSOE en el País Vas­co ha lle­ga­do a su fin.

Adiós al idi­lio. An­to­nio Ba­sa­goi­ti (iz­quier­da), líder del PP vas­co, y Pat­xi Ló­pez, len­da­ka­ri, han es­ce­ni­fi­ca­do es­ta se­ma­na su rup­tu­ra. Vie­nen elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.