Opo­si­ción des­de An­da­lu­cía

Gri­ñán, que en coa­li­ción con IU go­ber­na­rá la ma­yor co­mu­ni­dad de España, tie­ne el re­to de de­mos­trar lo que el PSOE pre­di­ca: hay otra ma­ne­ra de sa­lir de la cri­sis.

Tiempo - - ESPAÑA - SILVIA GA­MO

Tie­ne an­te sí Jo­sé An­to­nio Gri­ñán, pre­si­den­te del PSOE y, des­de la pa­sa­da se­ma­na, pre­si­den­te de la Jun­ta de An­da­lu­cía, uno de los re­tos más di­fí­ci­les de es­ta le­gis­la­tu­ra. De­mos­trar que los so­cia­lis­tas tie­nen ra­zón y que, tal y co­mo lle­van me­ses anun­cian­do, otra sa­li­da de la cri­sis es po­si­ble. Una sa­li­da don­de no se re­cor­te en sa­ni­dad ni en educación. Su­bien­do im­pues­tos a los ri­cos, crean­do empleo y apos­tan­do por una economía sos­te­ni­ble. Es­tas son las lí­neas prin­ci­pa­les que de­be­ría se­guir el Eje­cu­ti­vo de Gri­ñán, que tie­ne a Die­go Valderas, di­ri­gen­te de IU, co­mo vicepresidente.

So­bre las ac­cio­nes que el Eje­cu­ti­vo an­da­luz pue­da anun­ciar so­bre­vue­lan ya, in­clu­so antes de ser pre­sen­ta­das, dos som­bras. La po­si­bi­li­dad de una in­ter­ven­ción por par­te del Go­bierno cen­tral si los pre­su­pues­tos de es­ta co­mu­ni­dad no se ajus­tan al 1,5% del dé­fi­cit, y la pre- sión por par­te de IU de una in­su­mi­sión a las de­ci­sio­nes del Eje­cu­ti­vo cen­tral. So­bre to­do en los re­cor­tes plan­tea­dos en educación y sa­ni­dad. Los de IU tie­nen, ade­más de la vi­ce­pre­si­den­cia, dos con­se­je­rías más en el Go­bierno au­to­nó­mi­co. La de Fo­men­to y Vi­vien­da, ocu­pa­da por Ele­na Cor­tés, y la de Tu­ris­mo y Co­mer­cio, pi­lo­ta­da por Rafael Ro­drí­guez.

Pun­to de mi­ra.

Pre­gun­ta­dos por las ac­cio­nes a lle­var a ca­bo, los so­cia­lis­tas an­da­lu­ces son cons­cien­tes de que no les se­rá na­da fá­cil sa­car ade­lan­te sus le­yes. En pri­mer lu­gar, por los pre­su­pues­tos. Hay po­co di­ne­ro y la aus­te­ri­dad pa­ra cum­plir con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit de­be ser la tó­ni­ca rei­nan­te. En se­gun­do lu­gar, por­que el pe­so de la opo­si­ción so­cia­lis­ta al Go­bierno de Ra­joy ya no va a es­tar so­lo en la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid, don­de se en­cuen­tra la se­de del PSOE, o en el Con­gre­so de los Dipu­tados, sino en ellos. Es la úni­ca co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, a ex­cep­ción del País Vas­co, que no pa­sa por su me­jor mo­men­to, go­ber­na­da por los so­cia­lis­tas. En ter­cer lu­gar, por sus so­cios de Go­bierno. La fe­de­ra­ción de IU no le va a po­ner las co­sas fá­ci­les a Gri­ñán. Hay quie­nes po­nen de ejem­plo la ex­pe­rien­cia del tri­par­ti­to ca­ta­lán, con un pre­si­den­te, Jo­sé Montilla, que no su­po me­ter en cin­tu­ra a sus so­cios de go­bierno, Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), que ac­tua­ba co­mo opo­si­ción. Él mis­mo ha re­co­no­ci­do que “le fal­tó ca­rác­ter”.

Aun­que aún es pron­to pa­ra ha­blar de me­di­das con­cre­tas, fuen­tes so­cia­lis­tas re­mi­ten al pro­gra­ma elec­to­ral y al pac­to

Jo­sé An­to­nio Gri­ñán.

El pre­si­den­te de la Jun­ta an­da­lu­za, en su

to­ma de po­se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.