La li­ber­tad de pren­sa no es so­lo de los pe­rio­dis­tas

Nos es­ta­mos ju­gan­do el de­re­cho a no le­van­tar­nos cuan­do en­tra en la sa­la un ma­ma­rra­cho neo­na­zi.

Tiempo - - ESPAÑA -

Sin pe­rio­dis­tas no hay pe­rio­dis­mo; sin pe­rio­dis­mo no hay de­mo­cra­cia. Mi­les de pe­rio­dis­tas se aca­ban de mo­vi­li­zar en to­da España ba­jo es­te le­ma. No es una bro­ma. Es­ta vez no es­ta­mos an­te un nue­vo epi­so­dio de cor­po­ra­ti­vis­mo mal en­ten­di­do. La de­bi­li­dad fi­nan­cie­ra de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y la con­si­guien­te pre­ca­rie­dad de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de los pe­rio­dis­tas di­bu­jan un ho­ri­zon­te na­da ha­la­güe­ño. La ca­li­dad de la in­for­ma­ción y la li­ber­tad de ex­pre­sión son las dos prin­ci­pa­les víc­ti­mas de una co­yun­tu­ra agra­va­da has­ta ex­tre­mos in­to­le­ra­bles por la cri­sis eco­nó­mi­ca. No son úni­ca­men­te los pe­rio­dis­tas los que pier­den; es la so­cie­dad en su con­jun­to. Por­que lo que se jue­ga en es­ta par­ti­da de po­der es si aún es­ta­mos a tiem­po de de­fen­der pre­ci­sa­men­te el pa­pel del pe­rio­dis­mo co­mo prin­ci­pal con­tra­po­der o asu­mi­mos co­mo he­cho irre­ver­si­ble que la pren­sa ter­mi­na­rá por con­ver­tir­se en un ins­tru­men­to más al ser­vi­cio del po­der eco­nó­mi­co y (en me­nor gra­do) del po­lí­ti­co.

Ayu­das a la pro­pa­gan­da.

En la com­ple­ja tran­si­ción del ne­go­cio edi­to­rial al di­gi­tal, la pren­sa se es­tá de­jan­do bue­na par­te de su pres­ti­gio y au­to­no­mía. Los pro­fe­sio­na­les del sec­tor son los pri­me­ros dam­ni­fi­ca­dos por un pro­ce­so len­to y en mu­chas oca­sio­nes trau­má­ti­co. Pe­ro co­me­te­ría­mos un gra­ve error de per­cep­ción si con­si­de­rá­ra­mos a los pe­rio­dis­tas las úni­cas víc­ti­mas de ese trán­si­to. Son los ciu­da­da­nos, y la de­mo­cra­cia in ex­ten­so, los más afec­ta­dos por el de­te­rio­ro de los me­dios. Una pren­sa fuer­te no es so­lo co­sa de pe­rio­dis­tas. Di­ría más, sin ocul­tar un cier­to áni­mo pro­vo­ca­dor: no de­je­mos la de­fen­sa de la li­ber­tad de ex­pre­sión en ma­nos de los pe­rio­dis­tas. O, al me­nos, no so­lo en esas ma­nos.

Pre­ser­var la ple­na li­ber­tad de pren­sa no es una ta­rea que co­rres­pon­da ex­clu­si­va­men­te a sus in­tér­pre­tes. La mi­sión de blin­dar­la fren­te a cual­quier ata­que que pro­vo­que su de­te­rio­ro co­rres­pon­de en pri­mer lu­gar a los po­de­res pú­bli­cos. En el pe­rio­do 2009-2011 el Go­bierno de Ni­co­las Sar­kozy, jun­to a be­ne­fi­cios fis­ca­les no cuan­ti­fi­ca­dos, apro­bó ayu­das a la pren­sa por va­lor de 600 mi­llo­nes de eu­ros. No se tra­ta­ba de sub­ven­cio­nes a los me­dios afi­nes, sino de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal a la to­ta­li­dad de un sec­tor en fase de re­cons­truc­ción. Sí, Sar­kozy. En España, nues­tros go­ber­nan­tes, prin­ci­pal­men­te au­to­nó­mi­cos, han des­ti­na­do mu­cho más di­ne­ro pú­bli­co a los me­dios, pe­ro en lu­gar de que ha­ya ser­vi­do pa­ra for­ta­le­cer la apues­ta por una pren­sa in­de­pen­dien­te y de ca­li­dad, esas can­ti­da­des, ca­si siem­pre dis­pa­ra­ta­das, se han em­plea­do en en­gra­sar ma­qui­na­rias de pro­pa­gan­da par­ti­dis­ta aje­nas al buen ha­cer del pe­rio­dis­mo. La Unión Eu­ro­pea, en­tre­tan­to, mi­ra pa­ra otro la­do, se es­con­de en la so­be­ra­nía de las le­gis­la­cio­nes na­cio­na­les y de­mues­tra su in­ca­pa­ci­dad pa­ra pro­te­ger elementos bá­si­cos de la Eu­ro­pa de los ciu­da­da­nos. Hay ayu­das a la agri­cul­tu­ra, a la educación, al desa­rro­llo de las in­fra­es­truc­tu­ras. Na­da, que se se­pa, pa­ra re­for­zar la li­ber­tad de pren­sa.

Pe­ro vol­va­mos a España. El de­ba­te so­bre la su­per­vi­ven­cia de la pren­sa es­cri­ta pue­de ex­pli­car­se des­de un pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co, pe­ro na­da tie­ne que ver con el fon­do de la cues­tión. Otra vez Sar­kozy, qué le va­mos a ha­cer: “Si la pren­sa no to­ma el ca­mino de In­ter­net, no po­drá res­pon­der a la de­man­da de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes na­ci­das en la era di­gi­tal ni po­drá ha­cer fren­te a la evo­lu­ción de los nue­vos mo­dos de con­su­mo de me­dios (…) Hay que re­vi­sar la ofer­ta y los con­te­ni­dos, no to­do es siem­pre cul­pa de los de­más”. De acuer­do, pe­ro ha­bría que aña­dir: lo im­por­tan­te no es pa­pel sí o pa­pel no, sino pren­sa li­bre o so­me­ti­da, pe­rio­dis­tas o es­cri­ba­nos, so­cie­dad li­bre o so­cie­dad tu­te­la­da. Es mu­cho lo que nos ju­ga­mos. Ni más ni me­nos que nues­tro de­re­cho a no po­ner­nos de pie cuan­do irrum­pa en la sa­la un ma­ma­rra­cho neo­na­zi dis­fra­za­do de de­fen­sor de ciu­da­da­nos mal­tra­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.