10%

Tiempo - - ECONOMÍA -

La res­pues­ta aho­ra, tan­to del Go­bierno co­mo del sec­tor pri­va­do, es ace­le­rar la di­ver­si­fi­ca­ción ha­cia mer­ca­dos más se­gu­ros, co­mo Es­ta­dos Uni­dos y Asia, sin aban­do­nar La­ti­noa­mé­ri­ca. To­ca cam­bio de rum­bo ha­cia paí­ses más fia­bles y or­to­do­xos. Juan Jo­sé de Lu­cio, di­rec­tor de Es­tu­dios del Consejo de Cá­ma­ras de Co­mer­cio, se­ña­la que “la di­ver­si­fi­ca­ción de mer­ca­dos es un se­gu­ro de vi­da”, pe­ro la asig­na­tu­ra pen­dien­te si­gue sien­do “re­cu­pe­rar el ac­ce­so a la fi­nan­cia­ción, hoy hun­di­da, la in­no­va­ción, el li­de­raz­go y la mar­ca España”. Las em­pre­sas de­ben pen­sar más en Es­ta­dos Uni­dos y Asia co­mo mer­ca­do de fu­tu­ro, aun­que man­ten­gan su só­li­da po­si­ción en La­ti­noa­mé­ri­ca, que su­po­ne el 10% de nues­tras in­ver­sio­nes en el ex­tran­je­ro.

Fal­ta una task for­ce.

Por otro la­do, las ex­pro­pia­cio­nes de Ar­gen­ti­na y Bo­li­via han des­nu­da­do una de las de­bi­li­da­des de la ac­ción ex­te­rior de España. “No te­ne­mos una task for­ce ins­ti­tu­cio­nal só­li­da pa­ra pro­te­ger nues­tras in­ver­sio­nes, un apa­ra­to coor­di­na­do de ac­ción ex­te­rior, co­mo las gran­des po­ten­cias”, sub­ra­ya De Lu­cio. Y nos ju­ga­mos mu­cho en el en­vi­te. España es el se­gun­do in­ver­sor en La­ti­noa­mé­ri­ca, de­trás de Es­ta­dos Uni­dos, y el dé­ci­mo en el mun­do, tras Es­ta­dos Uni­dos, las cin­co po­ten­cias tra­di­cio­na­les eu­ro­peas, Hong Kong, Sui­za y Ja­pón, se­gún el ran­quin de la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo (UN­CTAD, por sus si­glas en in­glés).

España ha pa­sa­do en una dé­ca­da de ser irre­le­van­te a re­pre­sen­tar el 3,2% de las in­ver­sio­nes ex­te­rio­res mun­dia­les. Ya no po­de­mos ac­tuar co­mo un país que prue­ba for­tu­na en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, sino co­mo un ju­ga­dor ex­pe­ri­men­ta­do que tie­ne mu­cho que de­fen­der en el mer­ca­do mun­dial. Las em­pre­sas es­pa­ño­las tie­nen in­ver­ti­do en el ex­te­rior el equi­va­len­te al 46% del PIB, más de 400.000 mi­llo­nes de eu­ros. Las 25 pri­me­ras ob­tie­nen en­tre el 15% y el 45% de sus be­ne­fi­cios en el ex­te­rior. San­tan­der, BBVA, Rep­sol, Endesa, Iber­dro­la, Gas Na­tu­ral o In­di­tex ob­tie­nen el ma­yor por­cen­ta­je de sus be­ne­fi­cios en el mer­ca­do mun­dial y el 80% del se­lec­ti­vo ín­di­ce bur­sá­til, el fa­mo­so IBEX 35, tie­ne fuer­te ex­po­si­ción al mer­ca­do mun­dial, so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca. El Go­bierno cree que es ho­ra de de­pu­rar mer­ca­dos, me­jo­rar la cur­va de apren­di­za­je y tener me­ca­nis­mos de pre­ven­ción y res­pues­ta. Eso ex­pli­ca que los mi­nis­tros de Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel García Mar­ga­llo, y de Economía, Luis de Guin­dos, ha­yan reac­cio­na­do tras las ex­pro­pia­cio­nes de Rep­sol y Red Eléc­tri­ca de España, cam­bian­do el apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal. El Eje­cu­ti­vo es­tá re­for­zan­do su task for­ce pa­ra apo­yar a las em­pre­sas es­pa­ño­las en el ex­te­rior y evi­tar más sus­tos inopi­na­dos. Ese apa­ra­to ad­mi­nis­tra­ti­vo re­for­za­do se­rá una imi­ta­ción de los mo­de­los ame­ri­cano y eu­ro­peo, que tie­nen uni­do en una te­la­ra­ña elás­ti­ca su po­ten­cial di­plo­má­ti­co, co­mer­cial y de in­te­li­gen­cia.

El ór­gano que po­dría li­de­rar esa nue­va es­truc­tu­ra de po­lí­ti­ca ex­te­rior se­ría la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Re­la­cio­nes Eco­nó­mi­cas In­ter­na­cio­na­les, que de­pen­de di­rec­ta­men­te del mi­nis­tro de Ex­te­rio­res. Al fren­te se en­cuen­tra Fer­nan­do Egui­da­zu, un ex­di­rec­tor ge­ne­ral de Transac­cio­nes Ex­te­rio­res del Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio. En es­ta di­rec­ción ge­ne­ral se su­ma­ría la ex­pe­rien­cia de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal y la di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca. La ven­ta­ja es­tri­ba en que es­te mi­nis­te­rio tie­ne la ju­ris­dic­ción so­bre la red di­plo­má­ti­ca, prin­ci­pal arie­te de la po­lí­ti­ca ex­te­rior. Lo que fal­ta es una coor­di­na­ción más es­tre­cha con el apa­ra­to co­mer­cial del Es­ta­do y sus or­ga­nis­mos de co­mer­cio ex­te­rior.

Al mis­mo tiem­po se va a for­zar la di­ver­si­fi­ca­ción de in­ver­sio­nes, sin­gu­lar­men­te ha­cia Bra­sil, Mé­xi­co y Chi­le. Ga­na­rán po­si­cio­nes tam­bién Co­lom­bia y Pe­rú, y se abri­rán más de­ci­di­da­men­te nues­tras in­ver­sio­nes ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y Asia, don­de la po­si­ción es­pa­ño­la es muy pe­que­ña. En el gi­gan­tes­co mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano, in­clu­yen­do Ca­na­dá, tie­nen un pie só­li­da­men­te im­plan­ta­do San­tan­der, BBVA, Iber­dro­la, Fe­rro­vial y has­ta una do­ce­na de gran­des em­pre­sas es­pa­ño­las, pe­ro no son más que la avan­za­di­lla de nue­vas y ma­yo­res in­ver­sio­nes. La pro­pia Te­le­fó­ni­ca so­lo tie­ne una ofi­ci­na co­mer­cial en Mia­mi, pa­ra dar ser­vi­cio a clien­tes es­pa­ño­les en Es­ta­dos Uni­dos, al­go ma­ni­fies­ta­men­te pe­que­ño pa­ra el tamaño de ese mer­ca­do. Las in­ver­sio­nes es­pa­ño­las en China e In­dia tam­bién son irre­le­van­tes sal­vo ex­cep­cio­nes, co­mo la par­ti­ci­pa­ción de Te­le­fó­ni­ca en el se­gun­do ope­ra­dor te­le­fó­ni­co de China, o la tec­no­ló­gi­ca In­dra.

El sec­tor pri­va­do pien­sa lo mis­mo que la Ad­mi­nis­tra­ción. Así lo con­fir­man las re­cien­tes en­cues­tas a ex­por­ta­do­res por par­te del Ins­ti­tu­to de Em­pre­sa, el Club de Ex­por­ta­do­res y la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra. Las 23 ma­yo­res em­pre­sas ex­por­ta­do­ras ano­tan des­de ha­ce dos años su des­con­fian­za ha­cia los paí­ses con go­bier­nos po­pu­lis­tas de Amé­ri­ca La­ti­na y su ma­yor pro­pen­sión a in­ver­tir en los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos con go­bier­nos y po­lí­ti­cas or­to­do­xas, así co­mo en el área nor­te­ame­ri­ca­na y asiá­ti­ca. En el úl­ti­mo Ín­di­ce de Va­lo­ra­ción de In­ver­sio­nes Es­pa­ño­las en el Ex­te­rior de la Uni­ver­si­dad Pom­peu Fa­bra, rea­li­za­do en 2011, los gran­des in­ver­so­res apun­tan ha­cia Mé­xi­co, Bra­sil, Chi­le, Co­lom­bia y Pe­rú co­mo des­ti­nos atrac­ti­vos y se­gu­ros pa­ra la in­ver­sión es­pa­ño­la. En cam­bio se­ña­la­ban co­mo des­ti­nos con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va a Ve­ne­zue­la, Bo­li­via, Ar­gen­ti­na y Ecua­dor. En es­tos úl­ti­mos paí­ses se eva­lúa muy a la ba­ja la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, el po­ten­cial de mer­ca­do y el re­torno de la in­ver­sión.

La res­pon­sa­bi­li­dad de las em­pre­sas.

Los úl­ti­mos per­can­ces en La­ti­noa­mé­ri­ca tie­nen di­ver­sas lec­tu­ras, des­de la fal­ta de pre­vi­sión, has­ta la irre­le­van­cia de los da­ños. Mau­ro Guillén, profesor de la Uni­ver­si­dad de Pennsyl­va­nia y de la Whart­hon School, se mues­tra po­lé­mi­co: “Es­to es cul­pa de las em­pre­sas y de sus di­rec­ti­vos. Sa­be­mos de siem­pre que Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y Evo Mo­ra­les son lí­de­res po­pu­lis­tas que no res­pe­tan los de­re­chos ad­qui­ri­dos. Los di­rec­ti­vos son los res­pon­sa­bles an­te sus ac­cio­nis­tas. Tie­nen que es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier even­tua­li­dad, es­pe­cial­men­te una ex­pro­pia­ción”. Guillén tie­ne una enor­me ex­pe­rien­cia so­bre in­ter­na­cio­na­li­za­ción de em­pre­sas y es au­tor del Anuario de la In­ter­na­cio­na­li­za­ción de la Em­pre­sa Es­pa­ño­la, que edi­ta anual­men­te el Círcu­lo de Em­pre­sa­rios. Des­de ese gran co­no­ci­mien­to ad­vier­te que el abecé de las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­li­za­das es sa­ber ma­ne­jar­se en el mer­ca­do mun­dial, con to­do ti­po de re­gí­me­nes po­lí­ti­cos, en un mun­do su­je­to a con­ti­nuos cam­bios. “Las em­pre­sas –se­ña­la– tie­nen que sa­ber pro­te­ger­se, es­ta­ble­cien­do re­la­cio­nes con los go­bier­nos, sean del signo que sean. No se pue­de sim­ple­men­te echar­se las ma­nos a la ca­be­za y de­cir que Ar­gen­ti­na es im­po­si­ble”.

Guillermo de la Dehe­sa, ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Economía se­ña­la en cam­bio que “hay to­da­vía re­gio­nes en el mun­do que son me­nos se­gu­ras”. Pa­ra él, con ser im­por­tan­te lo ocu­rri­do, no es tan gra­ve ya que La­ti­noa­mé­ri­ca si­gue sien­do muy se­gu­ra. Y mien­tras, las em­pre­sas es­pa­ño­las bus­can nue­vos ni­chos pa­ra se­guir cre­cien­do con un mer­ca­do in­te­rior pa­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.