Fran­cia cam­bia de pre­si­den­te, Eu­ro­pa de dis­cur­so

La vic­to­ria de Fra­nçois Ho­llan­de obli­ga­rá a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, a mo­du­lar sus po­si­cio­nes den­tro de la Unión Eu­ro­pea.

Tiempo - - MUNDO -

Se­gún al­gu­nas re­des so­cia­les, al día si­guien­te de la apre­ta­da vic­to­ria so­bre Sar­kozy, Fra­nçois Ho­llan­de les di­jo a sus co­la­bo­ra­do­res más pró­xi­mos: “Ya he­mos ce­le­bra­do con en­tu­sias­mo el éxi­to elec­to­ral, aho­ra te­ne­mos que po­ner el mis­mo en­tu­sias­mo en lle­var a la prác­ti­ca nues­tro pro­gra­ma”. Y se pu­so in­me­dia­ta­men­te al tra­ba­jo.

Ho­llan­de sa­be que la teo­ría sin la prác­ti­ca es un ca­rro sin eje, y co­mo es un hom­bre prag­má­ti­co luchará pa­ra que los fran­ce­ses vean có­mo las pro­me­sas se in­te­gran po­co a po­co en la vi­da co­ti­dia­na. De en­tra­da ha­brá un cam­bio de es­ti­lo en la ma­ne­ra de re­ci­tar el pa­pel de pre­si­den­te. Sar­kozy en­car­na­ba la as­fi­xian­te om­ni­pre­sen­cia, era el sol y la nie­bla al mis­mo tiem­po, el sol úni­co pa­ra lu­cir en el es­ce­na­rio y la nie­bla pa­ra ocul­tar a sus co­la­bo­ra­do­res. Ho­llan­de se­rá la ca­be­za de un equi­po, don­de el pri­mer mi­nis­tro o la pri­me­ra mi­nis­tra po­drán ejer­cer su pa­pel ins­ti­tu­cio­nal y el res­to del Go­bierno ju­ga­rá con sol­tu­ra en el cam­po asig­na­do.

Po­cas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas han si­do se­gui­das en el res­to de Eu­ro­pa con la aten­ción con que se han se­gui­do es­tas. Ho­llan­de sig­ni­fi­ca la rup­tu­ra con el dis­cur­so úni­co que Mer­kel y Sar­kozy ha­bían im­pues­to al res­to de los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, el de la aus­te­ri­dad co­mo dog­ma intocable. Re­cor­tar, re­cor­tar, re­cor­tar es el ver­bo más re­co­men­da­do por Mer­kel. “Vas por el buen ca­mino”, les di­ce a quie­nes

En­cuen­tro. Sar­kozy y Ho­llan­de, en un ac­to por la vic­to­ria alia­da en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.