EL ES­TRI­DEN­TE MO­SAI­CO GRIE­GO

Tiempo - - MUNDO -

Un pe­rió­di­co de la iz­quier­da grie­ga ha pu­bli­ca­do que los vo­tan­tes ha­bían de­ja­do en las ur­nas su ra­bia y su de­ses­pe­ra­ción. A juz­gar por los re­sul­ta­dos, pa­re­ce cier­to. A pri­me­ra vis­ta, con un par­la­men­to tan di­vi­di­do, es muy di­fí­cil for­mar un go­bierno es­ta­ble e in­clu­so, for­mar go­bierno si los dipu­tados votan con­for­me a su pro­gra­ma. Los da­tos nos di­cen que las dos for­ma­cio­nes que han con­tro­la­do el po­der des­de la re­cu­pe­ra­ción de la de­mo­cra­cia, el so­cia­lis­ta Pa­sok y el con­ser­va­dor Nue­va De­mo­cra­cia, se han des­plo­ma­do en las ur­nas. Se les acu­sa de ser los res­pon­sa­bles de la cri­sis. Fue­ron los úni­cos par­ti­dos que fir­ma­ron con la CE, el BCE y el FMI el plan de aus­te­ri­dad co­mo con­tra­par­ti­da al res­ca­te eco­nó­mi­co. Los otros se plan­tean aban­do­nar el euro y la UE antes que acep­tar un plan tan du­ro.

El guion de es­ta tra­ge­dia es el si­guien­te: el pre­si­den­te, Ca­ro­los Pa­pu­lias, en­car­ga for­mar go­bierno al líder de Nue­va De­mo­cra­cia, An­to­nis Sa­ma­ras, por ser el par­ti­do más vo­ta­do (con el 18%, lo que in­di­ca la dis­per­sión del vo­to). So­lo por el he­cho de ser el más vo­ta­do tie­ne una pri­ma de 50 es­ca­ños que se su­man a los 58 de las ur­nas, por lo que tie­ne 108 dipu­tados, muy le­jos de la ma­yo­ría de 151 que ne­ce­si­ta pa­ra for­mar Go­bierno. El líder del Pa­sok, Evan­ge­los Ve­ni­ze­los, le ofre­ce coali­gar­se en un pro­yec­to de uni­dad na­cio­nal, pe­ro con sus 41 dipu­tados les si­guen fal­tan­do dos pa­ra la ma­yo­ría.

El da­to da idea del de­rrum­be de los dos par­ti­dos, que ha­ce tres em­plean a des­ta­jo la gui­llo­ti­na. Ho­llan­de sa­be lo que di­ce el sen­ti­do común, que pa­ra sa­lir de un po­zo, lo pri­me­ro que hay que ha­cer es no se­guir ca­van­do, y por eso, des­pués de afir­mar que la aus­te­ri­dad no pue­de ser una con­de­na, el nue­vo pre­si­den­te ha pro­pues­to, co­mo ne­ce­sa­rios, los es­tí­mu­los al cre­ci­mien­to. Lle­vó el cre­ci­mien­to co­mo pre­mi­sa po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca al co­ra­zón de Eu­ro­pa, y aho­ra la se­ño­ra Mer­kel ya pro­nun­cia esa pa­la­bra con cier­ta na­tu­ra­li­dad, sin con­si­de­rar­la co­mo una ser­pien­te ve­ne­no­sa. El 28 de ju­nio ha­brá una cum­bre eu­ro­pea en don­de Ho­llan­de po­drá ha­cer sus pro­pues­tas pa­ra el cre­ci­mien­to, es po­si­ble que antes de esa fe­cha se ce­le­bre una reunión de los 27 Es­ta­dos miem­bros pa­ra ha­cer una apro­xi­ma­ción a tan es­pi­no­so co­mo es­ti­mu­lan­te te­ma. Por par­te de los di­ri­gen­tes eu­ro­peos, in­clu­so los de de­re­chas, exis­ten no­ve­do­sos mo­vi­mien­tos ha­cia las te­sis fran­ce­sas.

Las co­sas pa­ra Ho­llan­de no van a ser fá­ci­les por­que la si­tua­ción es muy com­ple­ja y com­pli­ca­da. El gran re­to que tie­ne por de­lan­te pa­ra po­der lle­var a ca­bo su pro­gra­ma es ganar las pró­xi­mas elec­cio­nes de ju­nio a la Asam­blea Na­cio- nal, ya que ne­ce­si­ta tener ma­yo­ría pa­ra apro­bar el vi­ra­je a la iz­quier­da que pro­po­ne su pro­gra­ma. La ex­tre­ma de­re­cha de Ma­ri­ne Le Pen se va a mo­ver agi­tan­do el po­pu­lis­mo xe­nó­fo­bo y la de­ma­go­gia de la iden­ti­dad pa­trió­ti­ca pa­ra am­pliar su cam­po elec­to­ral. La ven­ta­ja de la iz­quier­da so­cia­lis­ta es que el par­ti­do de Sar­kozy, la Unión por un Mo­vi­mien­to Po­pu­lar (UMP), ha que­da­do en es­ta­do de shock por la de­rro­ta y el aban­dono de su líder. En la UMP exis­te des­con­cier­to ideo­ló­gi­co y lu­chas per­so­na­les por ha­cer­se con el li­de­raz­go, no le se­rá fá­cil man­te­ner la uni­dad, ya que ha­brá cier­tos co­rri­mien­tos ha­cia las te­sis de Le Pen. Lo más pro­ba­ble es que has­ta las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas apues­ten por un dis­cur­so de uni­dad, pe­ro des­pués se im­pon­drá una re­fun­da­ción del par­ti­do. años con­si­guie­ron el 78% de los vo­tos y aho­ra, el 32%. Sa­ma­ras de­be lo­grar esos dos apo­yos en tres días. En unas ho­ras se con­ven­ce de que es im­po­si­ble. El pre­si­den­te en­car­ga en­ton­ces al líder de la coa­li­ción de iz­quier­das, Ale­xis Pxi­pras, que con el 16,6% es el se­gun­do par­ti­do más vo­ta­do, que for­me go­bierno, pe­ro es una ta­rea in­via­ble de­bi­do a su re­cha­zo fron­tal a los acuer­dos con la UE. A la ho­ra en que es­cri­bo, la con­vo­ca­to­ria de nue­vas elec­cio­nes pa­re­ce inevi­ta­ble. Des­con­cer­tan­te re­sul­ta la en­tra­da en el Par­la­men­to de Ama­ne­cer Do­ra­do, con 21 es­ca­ños, un par­ti­do na­zi y xe­nó­fo­bo, te­nien­do en cuenta que en los años del na­zis­mo fue ase­si­na­da el 10% de la po­bla­ción grie­ga. Es la pér­di­da de la ló­gi­ca. Zeus sal­ve a los grie­gos.

Pri­me­ras me­di­das.

El 15 de ma­yo tendrán lu­gar las li­tur­gias de la to­ma de po­se­sión, y ese mis­mo día el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­tu­dios Es­ta­dís­ti­cos ha­rá pú­bli­cos los da­tos de la si­tua­ción real de la economía del país. Es­pe­re­mos que Ho­llan­de no con­vier­ta en per­ma­nen­te le­ta­nía lo de la he­ren­cia re- ci­bi­da, por­que es­ta, sin lle­gar a ser co­mo la es­pa­ño­la, es ma­la, y lo peor es que es­tá lle­na de tram­pas. Un que­so gru­yer.

Cin­co días des­pués, el fla­man­te pre­si­den­te co­mu­ni­ca­rá la de­ci­sión de re­ti­rar las tro­pas de Af­ga­nis­tán a lo lar­go de es­te año. Lo ha­rá en la cum­bre de la OTAN que se ce­le­bra­rá el día 20 de es­te mes en Chica­go. Des­pués le que­dan cin­co años pa­ra pro­fun­di­zar en los cua­tro pun­tos bá­si­cos de su pro­gra­ma: una nue­va de­fi­ni­ción eu­ro­pea; me­jo­rar la educación y las opor­tu­ni­da­des pa­ra la ju­ven­tud; es­ti­mu­lar el au­men­to del empleo; y una ma­yor jus­ti­cia so­cial, re­du­cien­do el fo­so de la di­fe­ren­cia en­tre ri­cos y po­bres.

En­tre las me­di­das eco­nó­mi­cas y fis­ca­les se pro­po­ne re­du­cir el sa­la­rio del pre­si­den­te y de los mi­nis­tros un 30%; ajus­tar el de los pre­si­den­tes de las em­pre­sas pú­bli­cas; con­ge­lar du­ran­te tres me­ses los pre­cios de los car­bu­ran­tes; su­bir un 25% las ayu­das a la es­co­la­ri­za­ción; aca­bar con las exen­cio­nes fis­ca­les a los ri­cos, lo que ele­va­rá la re­cau­da­ción en 29.000 mi­llo­nes de eu­ros; ne­go­ciar acuer­dos con Luxemburgo, Sui­za y Bél­gi­ca pa­ra co­brar los im­pues­tos a los exi­la­dos fis­ca­les; ele­var la car­ga im­po­si­ti­va de quie­nes co­bren más de un mi­llón de eu­ros anua­les has­ta el 75% y otra se­rie de re­for­mas im­po­si­ti­vas, ade­más de prohi­bir a los ban­cos ope­rar en pa­raí­sos fis­ca­les, ter­mi­nar con las stock op­tions y re­gu­lar los bo­nos.

Se pro­po­ne con­tra­tar pa­ra el sec­tor de la educación a 60.000 pro­fe­sio­na­les, re­va­lo­ri­zar el sa­la­rio de los pro­fe­so­res con el fin de re­du­cir el fra­ca­so es­co­lar y me­jo­rar las re­tri­bu­cio­nes a los tra­ba­ja­do­res de la sa­ni­dad pú­bli­ca. Con el apo­yo del Ban­co Eu­ro­peo se plan­tea aco­me­ter im­por­tan­tes pro­yec­tos de fu­tu­ro, co­mo las in­fra­es­truc­tu­ras de trans­por­te o la re­duc­ción de la ener­gía nu­clear pa­ra­le­la­men­te al desa­rro­llo de ener­gías re­no­va­bles. Y, en es­te pa­no­ra­ma, re­du­cir el dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio del pró­xi­mo año al 3%. En el cam­po de los de­re­chos pro­po­ne la apro­ba­ción de los ma­tri­mo­nios ho­mo­se­xua­les y una ley de eu­ta­na­sia.

La apues­ta es fuer­te y con­lle­va un cam­bio pro­fun­do. Se­rán mu­chos los ob­ser­va­do­res de un cam­po y otro ana­li­zan­do los pa­sos del nue­vo pre­si­den­te. Un éxi­to ob­je­ti­vo re­for­za­rá a la so­cial­de­mo­cra­cia en el con­ti­nen­te. Un fra­ca­so evi­den­te, la de­te­rio­ra­rá.

as­pa­lo­ma­res@as­pa­lo­ma­res.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.