¿Hay que te­ner­le mie­do a Ho­llan­de?

La pro­me­sa de Fra­nçois Ho­llan­de de “re­su­ci­tar el sue­ño fran­cés” pue­de ser un brin­dis al sol pe­ro, ¿es más pe­li­gro­sa que la re­tó­ri­ca ca­mo­rris­ta de Ni­co­las Sar­kozy?

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

no de­ja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que Fra­nçois Ho­llan­de, nue­vo pre­si­den­te de Fran­cia, un so­cia­lis­ta de lar­ga tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca al que sus ri­va­les de de­re­chas acu­san de al­ber­gar ideas “pe­li­gro­sas”, ten­ga el apo­do de Flanby, que es el nom­bre de una sim­pá­ti­ca mar­ca de fla­nes de ca­ra­me­lo.

Ama­ble y di­ver­ti­do, ha si­do su cin­tu­ra po­lí­ti­ca lo que le ha va­li­do el dul­ce so­bre­nom­bre (eso y que, antes de pre­sen­tar­se a pre­si­den­te, es­ta­ba más fo­fo). Des­de sus os­cu­ros orí­ge­nes co­mo es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­ca fis­cal, ele­gi­do co­mo par­la­men­ta­rio en una re­gión de la Fran­cia pro­fun­da, Ho­llan­de, de 57 años, ha cul­ti­va­do su pro­pia in­si­pi­dez pa­ra po­ner en evi­den­cia los de­fec­tos de su opo­nen­te, el tem­pe­ra­men­tal Ni­co­las Sar­kozy. En fe­bre­ro se pa­só 12 ho­ras aca­ri­cian­do va­cas y be­san­do ni­ños en una fe­ria agrí­co­la ce­le­bra­da en Pa­rís, y no in­sul­tó a na­die. En ese mis­mo even­to, en 2008, Sar­kozy le es­pe­tó a un ciu­da­dano que pi­dió que no le to­ca­ra: “En­ton­ces lár­ga­te, po­bre gi­li­po­llas”. En los ac­tos de cam­pa­ña de Ho­llan­de se ven­den ca­mi­se­tas con su ca­ra don­de po­ne “nor­mal”.

Pe­ro lo cier­to es que el nue­vo pre­si­den­te, y en eso es igual que Sar­kozy, es un pu­ro ani­mal po­lí­ti­co; es un di­ri­gen­te sa­gaz edu­ca­do en las es­cue­las de Pa­rís don­de se for­man las éli­tes fran­ce­sas y en 1981, con so­lo 26 años, ya era ase­sor en el pa­la­cio del Elí­seo, que en­ton­ces ocu­pa­ba Fra­nçois Mit­te­rrand. Du­ran­te 11 años, des­de 1997, ha es­ta­do al fren­te del Par­ti­do So­cia­lis­ta fran­cés, al­go así co­mo go­ber­nar una jau­la de gri­llos; y sus co­mien­zos en las pri­ma­rias en las que fi­nal­men­te ven­ció, des­pués de que el teó­ri­co fa­vo­ri­to, Dominique Strauss-kahn, per­die­ra to­das sus op­cio­nes tras ser arres­ta­do en Nue­va York, fue­ron más que dis­cre­tos. Pe­ro la au­sen­cia de erro­res ga­rra­fa­les en su cam­pa­ña ha aca­ba­do por con­du­cir­le a la vic­to­ria en la se­gun­da vuel­ta de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, tras im­po­ner­se tam­bién en la pri­me­ra vo­ta­ción.

En­ton­ces, ¿quién te­me a Fra­nçois Ho­llan­de? Sar­kozy ya ad­vir­tió que la vic­to­ria del can­di­da­to so­cia­lis­ta pro­vo­ca­ría una de­ba­cle fi­nan­cie­ra, aun­que los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit de Ho­llan­de no di­fie­ren de­ma­sia­do de los de su ri­val, y ni si­quie­ra el ala más iz­quier­dis­ta de su par­ti­do se ha mos­tra­do de­ma­sia­do ra­di­cal en es­te as­pec­to. ¿Que quie­re con­tra­tar a 60.000 nue­vos pro­fe­so­res? Es­ta in­ver­sión sig­ni­fi­ca­rá re­cor­tes en otros sec­to­res. ¿Que quie­re re­ne­go­ciar el tra­ta­do fis­cal de la UE? Pro­pon­drá un lí­mi­te de en­deu­da­mien­to más al­to pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to. ¿Que quie­re su­bir al 75% la pre­sión fis­cal a los que ga­nan más de un mi­llón de eu­ros al año? Pues se­rá una locura, pe­ro la me­di­da afec­ta­rá a mu­cho me­nos del 1% de los ciu­da­da­nos. ¿Que si hay que pro­veer­se de man­tas y ali­men­tos aho­ra que Ho­llan­de ha ga­na­do? Pa­re­ce que no se­rá ne­ce­sa­rio.

Antes de que se abrie­ra es­te nue­vo pa­no­ra­ma, Sar­kozy se pa­só to­da la cam­pa­ña agi­tan­do el fan­tas­ma del mie­do. Con unos ín­di­ces de po­pu­la­ri­dad te­rri­bles, acosado por el pa­ro y por su me­dio­cre sal­do pre­si­den­cial, Sar­kozy se com­por­tó co­mo un ani­mal he­ri­do, tan ines­ta­ble co­mo lo ha si­do su pro­pia pre­si­den­cia. Se le ha vis­to in­ven­tar men­ti­ras, co­mo cuan­do di­jo que reali­zó una vi­si­ta a Ja­pón tras la ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma; tam­bién se ha per­mi­ti­do (él, que se au­to­pro­cla­mó “el can­di­da­to del pue­blo”) lla­mar va­gos a los pa­ra­dos, pe­se a la du­re­za de la re­ce­sión, y, del mis­mo mo­do, cla­mó con­tra las “olea­das de in­mi­gran­tes sin con­trol”, pe­se a que él ha di­ri­gi­do per­so­nal­men­te es­ta cues­tión du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. Por úl­ti­mo, cor­te­jó los vo­tos de la ex­tre­ma de­re­cha, con lo que no so­lo con­si­guió es­pan­tar a los mo­de­ra­dos, sino que lle­vó al par­ti­do de Ma­ri­ne Le Pen a sus me­jo­res re­sul­ta­dos his­tó­ri­cos.

La pro­me­sa de Ho­llan­de de “re­su­ci­tar el sue­ño fran­cés” pue­de ser un brin­dis al sol pe­ro, ¿es más pe­li­gro­sa que la re­tó­ri­ca ca­mo­rris­ta de Sar­kozy? Tras los re­sul­ta­dos del do­min­go, pa­re­ce que los elec­to­res fran­ce­ses ya han te­ni­do bas­tan­te ac­ción y pre­fie­ren li­mi­tar­se a co­mer flan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.