Pi­cas­so lo pin­tó pa­ra apo­yar a los re­pu­bli­ca­nos en la Gue­rra Ci­vil, pe­ro has­ta Fran­co lo qui­so. Fue sím­bo­lo del co­mu­nis­mo y de los va­lo­res ca­pi­ta­lis­tas. Cum­ple 75 años y si­gue ge­ne­ran­do dis­cu­sio­nes.

Tiempo - - CULTURA - POR PA­BLO ORTIZ DE ZÁ­RA­TE

Aprin­ci­pios de 2003, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, Co­lin Po­well, se di­ri­gió a los pe­rio­dis­tas en el Consejo de Se­gu­ri­dad de la ONU pa­ra dar la úl­ti­ma ho­ra so­bre la de­ci­sión de in­va­dir Iraq. Las rue­das de pren­sa se sue­len ha­cer fren­te a una re­pro­duc­ción a tamaño na­tu­ral del Guer­ni­ca de Pi­cas­so, pe­ro ese día al­guien la ta­pó con una lo­na azul. Po­well no que­ría anun­ciar la in­va­sión de­lan­te de los cuer­pos mu­ti­la­dos con los que Pi­cas­so hi­zo el ma­yor ale­ga­to con­tra la gue­rra de la his­to­ria del ar­te.

Es­ta anéc­do­ta de­mues­tra que el sim­bo­lis­mo de la obra si­gue tan vi­vo hoy co­mo cuan­do el ar­tis­ta ma­la­gue­ño la creó, ha­ce 75 años. Al prin­ci­pio el Guer­ni­ca era vis­to co­mo un sím­bo­lo co­mu­nis­ta: Pi­cas­so se ins­pi­ró en la des­truc­ción de la lo­ca­li­dad vas­ca del mis­mo nom­bre en 1937 por la avia­ción de los alia­dos fran­quis­tas du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y el cua­dro via­jó por el mun­do du­ran­te años re­cau­dan­do di­ne­ro pa­ra los exi­lia­dos re­pu­bli­ca­nos. Sin em­bar­go, es­ta lec­tu­ra pron­to cam­bió ra­di­cal­men­te.

En reali­dad, Pi­cas­so nun­ca de­jó cla­ro el men­sa­je ideo­ló­gi­co de su obra. Aun­que se afi­lió al Par­ti­do Co­mu­nis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.