El belén, las aman­tes y los to­ros

Tiempo - - CULTURA -

Ade­más del men­sa­je po­lí­ti­co, hay ex­per­tos que ven ideas su­bli­mi­na­les en el Guer­ni­ca. Pa­ra al­gu­nos re­pre­sen­ta (y lo di­cen en se­rio) el na­ci­mien­to de Cris­to, una es­pe­cie de belén na­vi­de­ño con su mu­la, su buey, San Jo­sé y la Vir­gen con el ni­ño a la iz­quier­da. Otros di­cen que se ba­só en una co­rri­da de to­ros y que el hom­bre caí­do ba­jo el ca­ba­llo sim­bo­li­za un pi­ca­dor. La teo­ría más sor­pren­den­te es la que de­fien­de que el Guer­ni­ca. ha­bla de los líos amorosos de Pi­cas­so. Se­gún es­ta te­sis, la mu­jer que sos­tie­ne al be­bé en bra­zos es su aman­te Ma­rie-thé­rè­se, a la que aban­do­nó tras de­jar­la em­ba­ra­za­da. Pi­cas­so se­ría el to­ro... Y ¿qué más da lo que di­je­se Pi­cas­so? re­for­ma­do Mu­seo Rei­na So­fía, su ubi­ca­ción ac­tual. Es­ta de­ci­sión tam­bién creó po­lé­mi­ca, ya que con­tra­ve­nía el de­seo de Pi­cas­so de que fue­ra ex­pues­to jun­to a las obras de Ve­láz­quez. Sin em­bar­go, el Go­bierno ne­ce­si­ta­ba de es­ta obra maes­tra pa­ra dar so­li­dez (y, de pa­so, re­cla­mo tu­rís­ti­co) al Rei­na So­fía.

Pe­ro la tri­ful­ca más en­car­ni­za­da que ha vi­vi­do el Guer­ni­ca lle­gó en 1997, cuan­do el Mu­seo Gug­gen­heim de Bil­bao, apo­ya­do por el Go­bierno vas­co, so­li­ci­tó ex­po­ner­lo du­ran­te tres me­ses pa­ra ce­le­brar su inau­gu­ra­ción. El ca­so re­abrió otra vez el de­ba­te so­bre los orí­ge­nes del cua­dro. Los na­cio­na­lis­tas vas­cos, pa- ra quie­nes re­pre­sen­ta la ma­sa­cre de su pue­blo du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, de­fen­dían el tras­la­do co­mo ges­to sim­bó­li­co de re­con­ci­lia­ción con los es­pa­ño­les: “El pue­blo vas­co pa­gó el cua­dro con su san­gre”, di­jo Tho­mas Krens, di­rec­tor de la fundación So­lo­mon Gug­gen­heim.

Sin em­bar­go, quie­nes pen­sa­ban que Pi­cas­so hi­zo la obra co­mo un gri­to con­tra to­da vio­len­cia se ne­ga­ron al tras­la­do. Opi­na­ban que el ar­tis­ta usó el bom­bar­deo de Guer­ni­ca co­mo ex­cu­sa pa­ra lan­zar una crí­ti­ca uni­ver­sal y, por tan­to, na­da jus­ti­fi­ca­ba su pre­sen­cia en el País Vas­co. Al­gu­nos, co­mo el es­cul­tor Agustín Ibarrola, veían en la pe­ti­ción “una ma­nio­bra po­lí­ti­ca opor­tu­nis­ta des­ti­na­da úni­ca­men­te a dar pres­ti­gio a un mu­seo nor­te­ame­ri­cano”.

Fi­nal­men­te, el Go­bierno no ce­dió el cua­dro, pa­ra en­fa­do de Xa­bier Ar­za­lluz, el en­ton­ces líder del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Vas­co, que afir­mó: “Otra vez pa­ra Eus­ka­di son las bom­bas y pa­ra Ma­drid el ar­te”. Tam­po­co via­jó en 2007, cuan­do vol­vie­ron a so­li­ci­tar­lo con mo­ti­vo del dé­ci­mo aniver­sa­rio del mu­seo. El Guer­ni­ca fue de­cla­ra­do “ina­mo­vi­ble” de­bi­do, ofi­cial­men­te, a su pre­ca­rio es­ta­do de con­ser­va­ción. Sin em­bar­go, pa­ra mu­chos los ver­da­de­ros mo­ti­vos pa­ra no pres­tar­lo son eco­nó­mi­cos. Co­mo se­ña­la la crí­ti­ca Es­tre­lla de Die­go, el Guer­ni­ca “se ha con­ver­ti­do en un pro­duc­to de con­su­mo” que ge­ne­ra enor­mes be­ne­fi­cios. Cuan­do el cua­dro aban­do­nó el MOMA, el mu­seo neo­yor­quino per­dió un 30% de vi­si­tan­tes, mien­tras que el Pra­do los cua­dru­pli­có. Hoy es la prin­ci­pal atrac­ción del Rei­na So­fía, que se ha co­lo­ca­do en­tre los 15 mu­seos más vi­si­ta­dos del mun­do.

Ho­rror en ca­mi­se­tas.

An­to­nio Sau­ra de­nun­cia en su li­bro Li­be­lo con­tra el Guer­ni­ca que es­ta ins­tru­men­ta­li­za­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca ha des­trui­do el va­lor artístico del cua­dro y lo ha re­du­ci­do a una re­pre­sen­ta­ción de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to. So­lo así se ex­pli­ca el au­tor que sus des­ga­rra­do­ras es­ce­nas de muer­te se ven­dan co­mo re­cuer­do en for­ma de ca­mi­se­tas y ta­zas de­co­ra­ti­vas. Es, afir­ma Sau­ra, un lo­go an­ti­gue­rra fá­cil­men­te con­su­mi­ble por los tu­ris­tas.

An­te es­to, ar­tis­tas pro­vo­ca­do­res co­mo Da­río Ur­zay pro­po­nen que­mar el cua­dro: “Ha­ría cin­co fac­sí­mi­les y des­trui­ría el Guer­ni­ca an­te ellos”. Pa­ra él, el lien­zo ori­gi­nal, ex­hi­bi­do en el mu­seo co­mo un fe­ti­che, es so­lo una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro y ya no ejer­ce la crí­ti­ca po­lí­ti­ca que Pi­cas­so bus­ca­ba. Su pues­to co­mo ac­ti­vis­ta ha si­do ocu­pa­do por las in­nu­me­ra­bles re­pro­duc­cio­nes en for­ma de pós­ter o pan­car­ta que pue­den ver­se hoy en ma­ni­fes­ta­cio­nes al­re­de­dor del mun­do. Pa­ra es­ta co­rrien­te de crí­ti­cos, esos nue­vos Guer­ni­cas sí man­tie­nen, 75 años des­pués, la fuer­za sim­bó­li­ca y com­ba­ti­va con que na­ció el cua­dro. La re­pro­duc­ción que de­co­ra la ONU, y que con tan­to em­pe­ño ta­pó Co­lin Po­well, es un ejem­plo de ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.