Rap sin mie­dos

Tras dos dé­ca­das co­mo re­fe­ren­cia del rap es­pa­ñol, Ka­se O desafía a pro­pios y ex­tra­ños con una jo­ya en la fron­te­ra de la ri­ma y el jazz.

Tiempo - - CULTURA - POR PE­DRO GARCÍA

Las to­rres del Pi­lar se di­bu­jan en el ho­ri­zon­te. Bru­ma y ga­fas de sol. La ra­dio a to­do vo­lu­men. Sue­na Ka­se O. Bueno, sue­na una lí­nea de gui­ta­rra y su voz se des­pa­rra­ma so­bre los acan­ti­la­dos del com­pás: “Be­bí del bi­be­rón de Ci­ce­rón y de Vir­gi­lio; hoy soy poeta con emo­ción a do­mi­ci­lio”. Ace­le­ra­mos. El que fir­ma es­ta ri­ma nos es­pe­ra en Za­ra­go­za, su ciu­dad. Allí ha per­fi­la­do, pa­la­bra a pa­la­bra, des­de los 13 años -cuan­do dis­tri­bu­yó su pri­me­ra ma­que­ta-, el ca­non del hip hop es­pa­ñol, del que hoy es su­mo sa­cer­do­te jun­to a su gru­po, Vio­la­do­res del Ver­so, que com­pi­te con Ama­ral por ser la mar­ca mu­si­cal más in­ter­na­cio­nal de Za­ra­go­za. La ra­dio si­gue so­nan­do: “Es ago­ta­dor ser do­ma­dor y es­cla­vo del pú­bli­co, pe­ro soy úni­co en es­ta la­bor, el amo”. He­mos lle­ga­do. En­tra­mos en la tien­da que Vio­la­do­res tie­nen en el cen­tro de la ciu­dad y des­cen­de­mos unas es­ca­le­ras. Es­ta­mos en el es­tu­dio de la ban­da. Tres salas don­de los dis­cos api­la­dos en la pa­red o amon­to­na­dos en ca­jas de fru­ta con­vi­ven con una le­gión de cua­der­nos, fo­to­gra­fías, bo­te­llas a me­dio ter­mi­nar, me­sas de mez­clas, bo­lí­gra­fos. Ca­pa a ca­pa, es­te só­tano con­tie­ne la his­to­ria de las tres ge­ne­ra­cio­nes del rap en España.

En­cen­de­mos la gra­ba­do­ra. Tras su­pe­rar los trau­mas de un al­ma sen­si­ble -la de Ja­vier Iba­rra- atra­pa­da en el per­so­na­je -el ra­pe­ro Ka­se O, ve­ne­ra­do por cien- tos de mi­les de jó­ve­nes que me­mo­ri­zan sus le­tras en España, Chi­le, Ar­gen­ti­na o Mé­xi­co-, hoy es­te za­ra­go­zano de 32 años vi­ve, se­gún nos con­fie­sa na­da más en­cen­der­se un ci­ga­rro, “tran­qui­lo pa­ra crear y sin pre­jui­cios”. Y es un lo­gro. Ha­ce unos años lle­gó a sen­tir “un can­san­cio vi­tal” aplas­tan­te: “He si­do muy du­ro con­mi­go mis­mo”, con­fie­sa fren­te al ce­ni­ce­ro. Arras­tra­do por la som­bra de su per­so­na­je, las­tra­do por el éxi­to, el desamor “y por tan­to ego­trip” (via­je del ego, en in­glés), to­có fon­do: “Me he pa­sa­do la vi­da pen­san­do que la gen­te me odia­ba y me des­pre­cia­ba por lo que es­cri­bía. En vez de pen­sar que me que­rían, por las mues­tras de ca­ri­ño que me da­ba to­do el mun­do, he pa­sa­do años sin­tien­do que al­guien, en su ca­sa, me odia­ba a muer­te. ¡Y sa­bía que no exis­tía, pe­ro yo lo pen­sa­ba!”. Es­cri­bía -“tachaba y tachaba”, ex­pli­ca-, pe­ro lue­go sus pa­la­bras no le de­ja­ban dor­mir: “Mi­ra, a ve­ces las per­so­nas nos po­ne­mos más­ca­ras y yo he lle­va­do una de­ma­sia­dos años”. Las ri­mas le pe­sa­ban en la con­cien­cia. Le­tras co­mo es­ta, del dis­co Vi­cios y vir­tu­des, con Vio­la­do­res del Ver­so: “Yo no soy un ge­nio, era un va­ci­le, so­lo soy un ma­go; pien­so en las can­cio­nes que quie­ro es­cu­char y las ha­go”.

A Ja­vier el tra­je de Ka­se O le “que­da­ba gran­de”. Ya no. “Me he creí­do el per­so­na­je, o más bien, me ha co­mi­do. Pe­ro es di­fí­cil, ¿sa­bes? Man­te­ner­lo re­lu­cien­te y acos­tar­te todos los días pen­san­do que pue­des ayu­dar a la gen­te con tus le­tras. Es de­ma­sia­da pre­sión. No quie­ro ser un líder... pe­ro si la gen­te di­ce ‘es­te ga­chó di­ce las co­sas co­mo hay que de­cir­las’, no hay na­da que ha­cer. O me re­ti­ro, o si­go ade­lan­te. Y he se­gui­do. Lo he acep­ta­do y ya no lo pa­so mal”.

Re­na­ci­mien­to.

Jazz mag­ne­tism es el re­sul­ta­do de esa evo­lu­ción. Un dis­co con ai­res de di­rec­to que be­be del rap clá­si­co y las ri­mas me­ta­fí­si­cas mar­ca de la ca­sa, pe­ro res­pi­ra una at­mós­fe­ra más li­bre y op­ti­mis­ta. Otro bri­llo y otros co­lo­res. Sus ri­mas y sus ver­sos res­pi­ran ca­da vez más ima­gi­na­ción. Fic­ción pa­ra no caer en “el error de ha­cer te­le­dia­rios y co­lec­cio­nes de desas­tres”, ma­ti­za. Te­mas re­cién sa­ca­dos del horno co­mo Re­na­ci­mien­to o Tri­bu­to a Mr. Scar­fa­ce, un ju­go­so y sun­tuo­so re­la­to de ma­fia y ajus­tes de cuen­tas que es­cri­bió en 20 mi­nu­tos y que cuenta las an­dan­zas de una su­pues­ta ex: “Ese día te­nía la an­te­na sin­to­ni­za­da -bro­mea- y es­cri­bí la le­tra muy rá­pi­do, pe­ro no es lo nor­mal. Ade­más, cuan­do ri­mo no me per­mi­to uti­li­zar pa­la­bras co­mo ‘me­sa’, pe­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.