El pardo es­tá de mo­da

Los due­ños de la bo­la má­gi­ca es­tán bus­can­do un chi­vo ex­pia­to­rio al con­tex­to per­ver­so en que nos mo­ve­mos.

Tiempo - - VISIONES -

se anun­cia que en 2015, antes de que los de­re­chos del li­bro sean de do­mi­nio pú­bli­co, el Es­ta­do de Ba­vie­ra re­edi­ta­rá Mein Kampf, la au­to­bio­gra­fía de Adolf Hitler. La edi­ción, que pre­ten­de ser crí­ti­ca y “des­mi­ti­fi­ca­do­ra” (el ad­je­ti­vo per­te­ne­ce al mi­nis­tro de Fi­nan­zas bá­va­ro, herr Sö­der), in­ten­ta evi­tar, a lo que pa­re­ce, que al­gún edi­tor des­al­ma­do se fo­rre con las aven­tu­ras del na­zi más cé­le­bre mien­tras es­ta­ba en la cár­cel y so­ña­ba con un reich al­tius, ci­tius, for­tius. La co­mu­ni­dad ju­día en Ale­ma­nia no ve con ma­los ojos la ini­cia­ti­va. Me­jor una edi­ción com­pe­ten­te y res­pon­sa­ble, ar­gu­yen, que una re­vi­sio­nis­ta y/o lau­da­to­ria. Res­pe­ta­ble o no, la no­ti­cia no de­ja de pro­vo­car un cier­to es­ca­lo­frío.

Y es que el pardo es­tá de mo­da. Un po­co más al sur de los ma­pas, en la mal­ha­da­da Gre­cia, Ama­ne­cer Do­ra­do, par­ti­do de abier­ta orien­ta­ción na­cio­nal­so­cia­lis­ta, abo­ga por co­lo­car a los ex­tran­je­ros en los puer­tos del país y echar­los al mar, en di­rec­ción a otras cos­tas. Na­die po­drá en to­do ca­so acu­sar­los de ma­la fe. De mo­men­to, los ca­cho­rros de Ni­ko­laos Mi­cha­lo­lia­kos no es­tán in­ves­ti­gan­do en nue­vas ver­sio­nes del Zy­klon B ni pien­san ad­qui­rir sub­ma­ri­nos con que tor­pe­dear a los apes­ta­dos. Lo dra­má­ti­co del asun­to es ver có­mo los par­ti­dos grie­gos su­pues­ta­men­te de­mo­crá­ti­cos bus­can aco­mo­dar en sus pro­gra­mas, en­tre col y col, la le­chu­ga del re­cha­zo al ex­tran­je­ro. Fas­ci­na y a la vez re­pug­na ad­ver­tir có­mo el dis­cur­so xe­nó­fo­bo e in­to­le­ran­te, en con­tex­tos de cri­sis, mar­ca la ho­ja de ru­ta de las agru­pa­cio­nes po­lí­ti­cas. Un cha­la­do ha­bla de bár­ba­ros en las fron­te­ras y el Par­la­men­to se po­ne a dis­cu­tir có­mo ro­bar­le vo­tos al orácu­lo sin por ello ne­gar la pre­mi­sa ma­yor de su dis­cur­so. Ha­brá que dar la ra­zón a quie­nes pien­san que Ma­sa y po­der si­gue sien­do el en­sa­yo más im­por­tan­te que el si­glo pa­sa­do nos re­ga­ló:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.