La co­mu­ni­dad ju­día en Ale­ma­nia pre­fie­re una edi­ción com­pe­ten­te y res­pon­sa­ble del

Tiempo - - VISIONES -

por pre­cla­ro en su cru­de­za y por in­so­bor­na­ble en su pe­si­mis­mo. El mie­do al otro co­mo pa­sión pri­mor­dial: qué pro­fun­do mis­te­rio.

Cla­ro que ca­bría in­tuir que es­tas no­ti­cias so­lo pue­den lle­gar de Ale­ma­nia, don­de la ten­ta­ción to­ta­li­ta­ris­ta tie­ne una tra­di­ción acen­dra­da, o de lu­ga­res co­mo Gre­cia, sa­cu­di­dos por una con­vul­sión so­cial que lle­va ca­mino de con­ver­tir Ate­nas en una de­pau­pe­ra­da ciu­dad afri­ca­na, pe­ro bas­ta lle­var la mi­ra­da ha­cia paí­ses más tem­pla­dos, con una lar­ga y fe­cun­da tra­di­ción igua­li­ta­ria, pa­ra ad­ver­tir que la pan­de­mia es­tá en el ai­re. Ahí al la­do, a un pa­so nues­tro, en la se­gun­da economía de Eu­ro­pa, Sar­kozy se ha en­tre­ga­do a un té­tri­co dis­cur­so a pro­pó­si­to del te­mor al ex­tra­ño. Mien­tras Eu­ro­pa fue un in­men­so país de Jau­ja, to­do quis­que era bien­ve­ni­do, pe­ro los ma­gre­bíes y los la­ti­noa­me­ri­ca­nos vuel­ven a ser mo­ros y su­da­cas. El len­gua­je, que es un es­pe­jo fiel, es tam­bién un cris­tal frá­gil. Los due­ños de la bo­la má­gi­ca es­tán bus­can­do un chi­vo ex­pia­to­rio al con­tex­to per­ver­so en que nos mo­ve­mos, y siem­pre es más fá­cil ex­pul­sar de la ciu­dad al po­bre que al ri­co, al ham­brien­to que al me­so­ne­ro, a Moha­med que a Johann.

¿Y España? España en el ca­mino, gra­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.