“Es­te es mi gran mo­men­to, pe­ro pa­sa­rá”

Tiempo - - CULTURA - MARÍA ES­TÉ­VEZ (Los Án­ge­les)

Au­tén­ti­co, res­pon­sa­ble, có­mo­do en su pro­pia piel y or­gu­llo­so pa­dre de fa­mi­lia, Johnny Depp ha de­ja­do de es­con­der­se de sí mis­mo pa­ra vi­vir fe­liz jun­to a la can­tan­te fran­ce­sa Vanessa Pa­ra­dis y los dos hi­jos na­ci­dos de su unión: Lily Ro­se, de 12 años, y Jack, de 10. Gran aman­te de la mú­si­ca, se per­mi­te en sus ra­tos de ocio to­car la gui­ta­rra con al­gu­nas ban­das de rock, aun­que sus há­bi­tos de chi­co ma­lo ha­yan que­da­do en el ol­vi­do. Es­ta se­ma­na ten­drá dos pe­lí­cu­las en la car­te­le­ra es­pa­ño­la. Una es Los dia­rios del ron, ba­sa­da en una no­ve­la del pe­rio­dis­ta Hun­ter S. Thom­pson que Depp en­con­tró en ca­sa del escritor en los años no­ven­ta del pa­sa­do si­glo. Una au­to­bio­gra­fía don­de se cuenta có­mo un jo­ven re­por­te­ro lla­ma­do Paul Kemp se va a tra­ba­jar a Puer­to Ri­co a prin­ci­pio de los años 60... El sen­ti­do ico­no­clas­ta que ha­bi­ta en él tam­bién re­gre­sa a la gran pan­ta­lla con Som­bras te­ne­bro­sas, un fil­me ba­sa­do en la se­rie del mis­mo tí­tu­lo que se emi­tió en la televisión en los años 70. Dan­do vi­da al vam­pi­ro Bar­na­bas, Depp vuel­ve a de­mos­trar que lo su­yo es ver­da­de­ro ta­len­to pa­ra ha­cer de una in­ter­pre­ta­ción una ca­ri­ca­tu­ra ma­gis­tral. Som­bras te­ne­bro­sas es su sép­ti­ma pe­lí­cu­la con Tim Bur­ton. ¿Có­mo es su re­la­ción? Lo más es­pe­cial pa­ra mí es que me ha da­do sie­te pe­lí­cu­las y eso es ma­ra­vi­llo­so pa­ra cual­quier ac­tor. Es­toy desean­do que lle­guen la oc­ta­va y la no­ve­na. No pue­do de­fi­nir nues­tra re­la­ción. En­tre no­so­tros hay una gran co­mu­ni­ca­ción, co­nec­ta­mos a mu­chos ni­ve­les, nos en­ten­de­mos bien. Po­de­mos ha­blar sin de­cir na­da, siem­pre sé lo que quie­re de ca­da per­so­na­je que in­ter­pre­to en sus pe­lí­cu­las. Y co­mo ami­go, le ado­ro. Cuan­do Bur­ton le ofre­ce un fil­me, ¿siem­pre le di­ce que sí? Tim es un diamante al que no pue­do re­sis­tir­me [ri­sas], pe­ro ade­más el ma­te­rial que me ofre­ce y el per­so­na­je su­po­nen siem­pre una gran opor­tu­ni­dad. Es­ta vez, tan pron­to co­mo men­cio­nó la po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo, le di­je “cuenta con­mi­go”. Sé que co­rro un gran ries­go in­ter­pre­tan­do es­te per­so­na­je, pe­ro me en­can­ta, el re­to es al­go muy ex­ci­tan­te. Nues­tra re­la­ción ha ido cam­bian­do, fue el pri­me­ro en dar­me una opor­tu­ni­dad, des­pués de John Wa­ters, cuan­do me con­tra­tó pa­ra ha­cer Eduardo Ma­nos­ti­je­ras. Ja­más lo ol­vi­da­ré, le cos­tó mu­chí­si­mo que el es­tu­dio me apro­ba­se, pe­leó por mí y me ga­nó. Por ese la­do hay una unión de amor y res­pe­to que es­ta­rá siem­pre. Por otra par­te, Tim es uno de los di­rec­to­res más in­tere­san­tes de todos los tiem­pos, así que me sien­to muy afor­tu­na­do por ser su ele­gi­do pa­ra es­te per­so­na­je. Los dos te­ne­mos sen­si­bi­li­da­des si­mi­la­res y el mis­mo ab­sur­do sen­ti­do del hu­mor. Úl­ti­ma­men­te es­tán de mo­da las pe­lí­cu­las so­bre vam­pi­ros. ¿Es us­ted fa­ná­ti­co de es­te gé­ne­ro? Sin­ce­ra­men­te, las úl­ti­mas in­ter­pre­ta­cio­nes que se han he­cho so­bre vam­pi­ros me pa­re­cen muy po­bres. Per­so­nal­men­te me en­can­tan las pe­lí­cu­las de vam­pi­ros. Nos­fe­ra­tu, con Max Schreck, es una de mis fa­vo­ri­tas y Drá­cu­la, con Be­la Lu­go­si, por su­pues­to. No ves mu­cho de eso en las pe­lí­cu­las re­cien­tes, y creo que es una ver­güen­za. Real­men­te quie­ro ha­cer un ho­me­na­je al gé­ne­ro con mi ver­sión. Su per­so­na­je lo in­ter­pre­ta­ba en la se­rie el ac­tor Jo­nat­han Frid. ¿Se ha ins­pi­ra­do en su tra­ba­jo a la ho­ra de crear el per­so­na­je de Bar­na­bas? La ele­gan­cia y la gra­cia de Jo­nat­han Frid fue­ron una ins­pi­ra­ción pa­ra mí, por su­pues­to. Tu­ve el ho­nor de co­no­cer­le antes de que mu­rie­ra y fue tan ge­ne­ro­so con­mi­go que me pa­só la an­tor­cha de Bar­na­bas. Jo­nat­han era un hom­bre ele­gan­te, un gran ac­tor. ¿Co­no­cía la se­rie antes de par­ti­ci­par en es­ta pe­lí­cu­la? Sí. Yo cre­cí vien­do la se­rie. De ni­ño vi­vía ob­se­sio­na­do con Bar­na­bas Co­llins, me en­can­ta­ba el per­so­na­je, tan­to que du­ran­te años qui­se ser co­mo él. ¿Sue­le que­dar­se den­tro del per­so­na­je cuan­do rue­da una pe­lí­cu­la? No, no, no, ja­más he com­par­ti­do esa idea. Lo que lo arrui­na to­do en mi ca­be­za es esa ima­gen de un ti­po que es­tá in­ter­pre­tan­do a En­ri­que VIII

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.