¿Qué fu­tu­ro ten­drá es­to que ha­ce­mos?

El de­ba­te abier­to so­bre el fu­tu­ro de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción va mu­cho más allá de la tec­no­lo­gía. Se tra­ta, en reali­dad, de éti­ca, cre­di­bi­li­dad y ho­nes­ti­dad.

Tiempo - - CULTURA -

pri­me­ra ha pro­vo­ca­do au­gu­rios abra­ca­da­bran­tes: es­te in­ven­to del pe­rio­dis­mo, si tie­ne fu­tu­ro, lo tie­ne en in­ter­net y ca­si so­lo en in­ter­net: los de­más me­dios, y muy es­pe­cial­men­te los de pa­pel, es­tán con­de­na­dos a una ex­tin­ción rá­pi­da, co­mo los di­no­sau­rios.

Mi re­fle­xión es al­go es­cép­ti­ca. Lo mis­mo se ha di­cho, a lo lar­go de la his­to­ria, de los ca­rros de va­cas, de las bi­ci­cle­tas, de la ra­dio, del ci­ne, de la televisión y de las re­li­gio­nes, en­tre otras mu­chas co­sas. Y to­das esas si­guen ahí. So­bre to­do, las re­li­gio­nes. Las in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi- cas fun­cio­nan co­mo la se­lec­ción na­tu­ral: lo que ha­bía antes, o se adap­ta o de­sa­pa­re­ce. La in­men­sa can­ti­dad de in­for­ma­ción que todos te­ne­mos a mano en el or­de­na­dor es di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal a su di­fi­cul­tad pa­ra la re­fle­xión y, en mu­chí­si­mos ca­sos, a su fal­ta de fia­bi­li­dad. Ya sa­be­mos todos que ahí ca­da uno cuenta lo que quie­re y que no hay ma­ne­ra de es­ta­ble­cer mé­to­dos pa­ra com­pro­bar qué es verdad y qué no. In­ter­net es­tá en el fu­tu­ro, des­de lue­go, pe­ro creo que no es to­do el fu­tu­ro; los de­más me­dios tendrán que bus­car lo que en la Red es más di­fí­cil, y eso es re­fle­xión, aná­li­sis, cre­di­bi­li­dad y des­de lue­go pres­ti­gio.

En la se­gun­da ver­tien­te del de­ba­te abier­to por Ce­brián, la que po­dría­mos lla­mar éti­ca, se ha pro­du­ci­do una pas­mo­sa una­ni­mi­dad: so­mos todos unos án­ge­les, ói­gan­me bien. Pe­ro todos, des­de el pri­me­ro al úl­ti­mo. Todos de­fen­de­mos la li­ber­tad de ex­pre­sión, so­mos aban­de­ra­dos de la verdad con más ím­pe­tu que la Li­ber­tad guian­do al pue­blo que pin­tó De­la­croix, no men­ti­mos ni ba­jo tor­tu­ra, no obe­de­ce­mos más ór­de­nes ni con­sig­nas que las que nos dic­ta nues­tro in­ma­cu­la­do ho­nor, so­mos li­bres de pen­sa­mien­to, pa­la­bra y obra (de omi­sión, pues no lo sé de fi­jo), no ma­ni­pu­la­mos ni el ca­fé cuan­do lo re­vol­ve­mos con la cu­cha­ri­lla y cual­quie­ra de no­so­tros po­dría dar lec­cio­nes de rec­ti­tud al mis­mí­si­mo Mar­co Por­cio Ca­tón. Así las co­sas, lo inex­pli­ca­ble es que us­te­des, lec­to­res, no con­fíen en los pe­rio­dis­tas.

In­for­mar... o no.

Por­que el he­cho es que no con­fían. No nos quie­ren ni con­si­de­ran, ah des­agra­de­ci­dos. El Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), que tam­po­co es que pre­gun­te mu­cho por es­tas co­sas, cons­ta­ta que la de pe­rio­dis­ta es la se­gun­da pro­fe­sión peor vis­ta en nues­tro país (la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.