Glo­sa del mer­ce­na­rio

Tiempo - - CULTURA -

Ha­ce unas se­ma­nas apa­re­ció un ar­tícu­lo del pe­rio­dis­ta Juan Luis Ce­brián, miem­bro de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, so­bre el fu­tu­ro que tie­ne, en un mun­do en ve­loz y con­vul­sa trans­for­ma­ción, es­te ofi­cio de con­tar lo que ocu­rre pa­ra que los de­más lo se­pan, que es la de­fi­ni­ción más sen­ci­lla y, a mi mo­do de ver, más lu­mi­no­sa del pe­rio­dis­mo.

El tex­to de Ce­brián, muy me­di­ta­do, ha re­sul­ta­do ser de es­po­le­ta re­tar­da­da. Es cier­to que las pri­me­ras reac­cio­nes fue­ron las pre­vi­si­bles: lo pu­sie­ron de vuel­ta y me­dia. Hay un muy rui­do­so gru­po de co­mu­ni­ca­do­res que sien­te por es­te hom­bre, al que siem­pre lla­man Jan­li, un odio inex­tin­gui­ble, te­naz, fu­rio­so; un ren­cor in­do­chino que es­ta­lla in­va­ria­ble­men­te ca­da vez que Ce­brián abre la bo­ca (y si no la abre, pues tam­bién), di­ga lo que di­ga y ha­ga lo que ha­ga. No es es­te lu­gar ni soy yo quién pa­ra ana­li­zar ese odio. Mi úni­ca re­fle­xión es que sue­le su­ce­der que quien acu­mu­la mu­cho po­der se ve ro­dea­do de enemi­gos, y el nú­me­ro de esos enemi­gos -y su fu­ror- guar­da pro­por­ción di­rec­ta con el tamaño de ese po­der, que el odia­do tie­ne y los otros no. Si eso le pa­só, por po­ner so­lo un ejem­plo, a Ig­na­cio de Lo­yo­la, que era san­to, có­mo no le va a pa­sar a Ce­brián, que no lo es.

El tex­to, sin em­bar­go, ob­tu­vo y si­gue ob­te­nien­do reac­cio­nes más res­pe­ta­bles y dig­nas de aten­ción; he di­cho que es de “es­po­le­ta re­tar­da­da” por­que vo­cear es fá­cil, pe­ro ana­li­zar ese asun­to que im­por­ta a tan­tos, y pun­tua­li­zar un ar­tícu­lo tan ela­bo­ra­do, pues lle­va su tiem­po.

La cues­tión se ha plan­tea­do en dos gran­des ver­tien­tes. Una es la tec­no­ló­gi­ca; la otra, la éti­ca o deon­to­ló­gi­ca. La El mer­ce­na­rio pro­to­tí­pi­co sue­le ser ra­zo­na­ble­men­te cul­to, a ve­ces mu­cho, y es­cri­be bas­tan­te bien. Eso sí, si­gue la má­xi­ma mar­xis­ta (de Grou­cho) se­gún la cual, si a us­ted no le gus­tan sus prin­ci­pios, no se preo­cu­pe: tie­ne otros. En su día, ha­ce mu­cho, es­cri­bía li­bros es­ti­ma­bles, in­ge­nio­sos, do­cu­men­ta­dos. Sus ar­tícu­los eran ra­zo­na­dos e in­te­lec­tual­men­te es­ti­mu­lan­tes. Pe­ro un buen día, qui­zá tras una con­ver­sa­ción con al­guien, em­pe­zó a de­fen­der a la In­qui­si­ción, a lla­mar­se ini­cua­men­te “li­be­ral”, a men­tir co­mo un ca­na­lla. Y te di­ce, son­rien­te: “Sí, pue­de que mis ar­tícu­los sean dis­tin­tos a los de antes, pe­ro... ¿y lo bien que vi­vo aho­ra? Y tú, con lo lis­to que di­cen que eres, ¿a qué es­pe­ras, idio­ta?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.