El es­pa­ñol pleno

La co­lec­ción Es­pa­ño­les emi­nen­tes se abre con una gran bio­gra­fía de Ba­ro­ja.

Tiempo - - CULTURA - LUIS AL­GO­RRI

Nun­ca se ha es­cri­to una bio­gra­fía tan com­ple­ta, tan bien do­cu­men­ta­da y tan bri­llan­te so­bre aque­lla mu­cha­chi­ta ru­bia y atrac­ti­va que se lla­mó Nor­ma Jea­ne Ba­ker y que, ba­jo su ad­vo­ca­ción mun­da­na de Ma­rilyn Mon­roe, con­ci­tó la pa­sión y el de­seo de mi­llo­nes de hom­bres de to­do el mun­do. La huér­fa­na in­se­gu­ra, ne­ce­si­ta­da de ca­ri­ño, inocen­te, co­lé­ri­ca y de no mu­chas lu­ces tie­ne aquí un es­plén­di­do re­tra­to. pa­co um­bral re­pe­tía que Pío Ba­ro­ja es­cri­bía muy mal. No es fá­cil sa­ber por qué. Tam­bién lo de­cía de Azo­rín y de otros más, la ma­yo­ría muer­tos. Pu­die­ra ser por­que Pa­co, con­ven­ci­do de ha­ber­se ele­va­do a la cús­pi­de des­de la cual se di­vi­san, allá aba­jo, el bien y el mal, im­par­tía doc­tri­na des­de su pro­pio res­plan­dor. Tam­bién po­dría ser que Pa­co pre­ten­die­se en­re­dar pa­ra que se ha­bla­se de él, al­go que no de­jó de ha­cer nun­ca. Pe­ro el ca­so es que, en la me­mo­ria de los ciu­da­da­nos, Ba­ro­ja es hoy don Pío, con ese tra­ta­mien­to ca­si en desuso, y Pa­co es eso, Pa­co. Tam­bién es no­to­rio que a la obra de Um­bral se la es­tá lle­van­do la co­rrien­te sin que na­die se­pa re­me­diar­lo, y po­co su­yo pue­de ha­llar­se ya en la re­bus­ca de las li­bre­rías, mien­tras que a don Pío le aca­ba de ha­cer na­da me­nos que Jo­sé Car­los Mai­ner una bio­gra­fía de las que jus­ti­fi­can, por sí so­las, una ca­rre­ra li­te­ra­ria. Mai­ner es un sa­bio de quien Um­bral ha­bría di­cho, se­gu­ra­men­te, que es­cri­bía mal, so­bre to­do si es­tu­vie­se muer­to; don Pío, sin em­bar­go, con­ta­da su vi­da por Mai­ner, apa­re­ce an­te el lec­tor co­mo un es­pa­ñol cum­pli­do, ori­gi­nal, irre­pe­ti­ble y pleno que ja­más ha­bría exi­gi­do a gri­tos que se ha­bla­se de su li­bro: se li­mi­ta­ba a es­cri­bir­los (por cier­to: bien) y a bus­car con an­sia y be­lle­za la co­mu­ni­ca­ción con el lec­tor. Es­ta bio­gra­fía re­con­ci­lia­rá a mu­chos es­pa­ño­les con su país. La del otro hay que es­cri­bir­la aún.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.