El úni­co pri­mer mi­nis­tro in­glés ase­si­na­do

Spencer Per­ce­val, je­fe del Go­bierno bri­tá­ni­co, re­ci­be un dis­pa­ro mor­tal en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Cin­co pre­si­den­tes del go­bierno es­pa­ñol y seis de EEUU mu­rie­ron en aten­ta­do en los si­glos XIX y XX, pe­ro ha­ce ya 200 años des­de que fue­ra ase­si­na­do un pre­mier in­glés, y ha si­do un ca­so úni­co. En­tre los pri­me­ros ha­bía fi­gu­ras his­tó­ri­cas co­mo Prim, Cá­no­vas, Lin­coln o Ken­nedy, sin em­bar­go ¿quién se acuer­da hoy de Spencer Per­ce­val?

La pro­pia his­to­rio­gra­fía bri­tá­ni­ca lo con­si­de­ra uno de los pri­me­ros mi­nis­tros ol­vi­da­dos, al que so­lo se re­cuer­da por la ma­ne­ra en que mu­rió: de un tiro, en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, víc­ti­ma de un ciu­da­dano des­con­ten­to por una reclamación no aten­di­da. Ni si­quie­ra fue un aten­ta­do po­lí­ti­co en sen­ti­do es­tric­to.

Spencer Per­ce­val era hi­jo se­gun­dón del con­de de Eg­mont y per­te­ne­cía a la aris­to­cra­cia in­gle­sa que do­mi­na­ba Ir­lan­da. Es­tu­dió De­re­cho en Cam­brid­ge y se con­vir­tió en un ju­ris­ta pres­ti­gio­so. En reali­dad, se le re­cuer­da más co­mo abogado que co­mo po­lí­ti­co, por su in­ter­ven­ción en lo que qui­zá ha si­do el pro­ce­so más es­can­da­lo­so de la His­to­ria, lo que se lla­mó la de­li­ca­da in­ves­ti­ga­ción.

La de­li­ca­da in­ves­ti­ga­ción.

El prín­ci­pe de Ga­les, fu­tu­ro Jorge IV, ha­bía so­me­ti­do a un tra­to in­fa­me a la prin­ce­sa Ca­ro­li­na de Bruns­wick, su es­po­sa ofi­cial (pues era bí­ga­mo y te­nía otra es­po­sa se­cre­ta). Ca­ro­li­na, har­ta de hu­mi­lla­cio­nes, se ha­bía mar­cha­do a Ita­lia a vi­vir su vi­da y, al pa­re­cer, se ha­bía to­ma­do la re­van­cha del in­fiel es­po­so con un pa­sio­nal ma­yor­do­mo ita­liano.

Jorge apro­ve­chó la cir­cuns­tan­cia pa­ra acu­sar a su mu­jer de alum­brar un hi­jo bas­tar­do y de­man­dó el di­vor­cio. Spencer Per­ce­val se en­car­gó de la de­fen­sa de la prin­ce­sa. La acu­sa­ción de adul­te­rio se vino aba­jo cuan­do se de­mos­tró que el ni­ño de Ca­ro­li­na era adop­ta­do, pe­ro el Go­bierno li­be­ral, pró­xi­mo po­lí­ti­ca­men­te al prín­ci­pe de Ga­les, cen­su­ró a Ca­ro­li­na.

Per­ce­val le es­cri­bió al rey Jorge III una car­ta de 156 fo­lios de­nun­cian­do la es­can­da­lo­sa con­duc­ta del prín­ci­pe de Ga­les y so­li­ci­tan­do que se per­mi­tie­se a su de­fen­di­da re­gre­sar a la cor­te. Cuan­do el rey lo rehu­só, Per­ce­val ame­na­zó con ha­cer pú­bli­ca la car­ta, con el cú­mu­lo de es­cán­da­los del prín­ci­pe de Ga­les. La car­ta se hi­zo fa­mo­sa antes de co­no­cer­se su con­te­ni­do y em­pe­zó a ser lla­ma­da El li­bro. Per­ce­val cum­plió su ame­na­za e im­pri­mió El li­bro, pe­ro antes de que se dis­tri­bu­ye­se hu­bo una cri­sis de go­bierno, ca­yó el ga­bi­ne­te, fue lla­ma­da al po­der la opo­si­ción y Per­ce­val se con­vir­tió en mi­nis­tro.

Es­tan­do en el Go­bierno, Per­ce­val no po­día des­ta­par un es­cán­da­lo que afec­ta­se al he­re­de­ro del trono. Lo­gró que el nue­vo ga­bi­ne­te se pro­nun­cia­se a fa­vor de la prin­ce­sa Ca­ro­li­na, re­co­men­dan­do su re­gre­so a la cor­te, y de­ci­dió que­mar El li­bro. Sin em­bar­go, mu­chos ejem­pla­res es­ta­ban ya en cir­cu­la­ción, y Per­ce­val gas­tó fon­dos pú­bli­cos com­pran­do los ejem­pla­res es­par­ci­dos de El li­bro, que él mis­mo ha­bía pu­bli­ca­do, pa­ra des­truir­los.

La prin­ce­sa Ca­ro­li­na mos­tró su agra­de­ci­mien­to a Per­ce­val sien­do ma­dri­na de su de­ci­mo­ter­cer hi­jo. Per­ce­val era un hom­bre muy fa­mi­liar y sen­ci­llo, de fir­mes con­vic­cio­nes re­li­gio­sas, un pu­ri­tano que no be­bía, era adic­to al tra­ba­jo, re­par­tía par­te de sus ga­nan­cias en ca­ri­dad y exe­cra­ba los jue­gos de azar, la ca­za del zo­rro y las in­fi­de­li­da­des con­yu­ga­les, es de­cir, las afi­cio­nes de los de su cla­se.

En­tró en po­lí­ti­ca tar­de y sin es­fuer­zo, apro­ve­chan­do el ca­mino de rosas que se ofre­cía a los vás­ta­gos de la cla­se di­ri­gen­te. Cuan­do un pri­mo su­yo he­re­dó el tí­tu­lo de con­de de Nort­ham­pton y pa­só a la Cá­ma­ra de los Lo­res, Per­ce­val he­re­dó a su vez su cir­cuns­crip­ción en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes, y fue dipu­tado por ella el res­to de su vi­da.

Po­lí­ti­ca­men­te era un se­gui­dor en­tu­sias­ta del gran di­ri­gen­te con­ser­va­dor Pitt el Jo­ven, aun­que no era es­tric­ta­men­te un miem­bro del par­ti­do tory. Su ideo­lo­gía con­sis­tía más bien en una se­rie de fo­bias: Per­ce­val es­ta­ba en con­tra de Fran­cia, de la eman­ci­pa­ción de ca­tó­li­cos que su­frían dis­cri­mi­na­ción ci­vil y po­lí­ti­ca, de la tra­ta de negros y del li­be­ra­lis­mo re­pre­sen­ta­do por Char­les Ja­mes Fox.

En po­cos años fue de­sig­na­do fis­cal ge­ne­ral y ocu­pó va­rios mi­nis­te­rios en ga­bi­ne­tes con­ser­va­do­res has­ta con­ver­tir­se en 1809 en je­fe del go­bierno. No era un po­lí­ti­co bri­llan­te, aun­que sí tra­ba­ja­dor efi­caz y hom­bre de prin­ci­pios. Tam­po­co te­nía pres­tan­cia fí­si­ca y un miem­bro de su ga­bi­ne­te, lord El­don, le pu­so el apo­do de Pe­que­ño P, mien­tras que un dipu­tado de­cía de él: “No es un bu­que de lí­nea, pe­ro lle­va mu­chos ca­ño­nes, tie­ne bue­na es­truc­tu­ra y pue­de na­ve­gar en to­das las aguas”.

En de­fi­ni­ti­va, un po­lí­ti­co gris a quien le to­có di­ri­gir Gran Bre­ta­ña en tiem­pos de gra­ví­si­mos acon­te­ci­mien­tos, co­mo la gue­rra con­tra Na­po­león en España o la gran cri­sis constitucional de la locura del rey Jorge III.

En 1809 el rey Jorge III co­men­zó a mos­trar in­di­cios de la locura que ya le ha­bía afec­ta­do 20 años antes. Tras la tra­ge­dia de la muer­te de su hi­ja pe­que­ña, la prin­ce­sa Ame­lia, el es­ta­do del rey em­peo­ró has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en un lo­co pe­li­gro­so. Per­ce­val tuvo que re­cu­rrir a lo que téc­ni­ca­men­te era un gol­pe de Es­ta­do constitucional, usur­par el uso del se­llo del rey, pa­ra po­ner en mar­cha el me­ca-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.