Un mag­ni­ci­dio pri­va­do

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

nis­mo ins­ti­tu­cio­nal que per­mi­tie­ra in­ca­pa­ci­tar al mo­nar­ca y nom­brar re­gen­te a su he­re­de­ro, el prín­ci­pe de Ga­les.

Pa­re­cía que Per­ce­val se ha­bía pues­to la cuer­da al cue­llo al dar­le la Re­gen­cia a al­guien que le odia­ba por su pa­pel en la de­li­ca­da in­ves­ti­ga­ción”. Todos es­pe­ra­ban que el prín­ci­pe de Ga­les se ven­ga­ra del par­ti­da­rio de su es­po­sa y lo echa­se –al­go que en aque­lla épo­ca po­dían ha­cer los mo­nar­cas in­gle­ses- pe­ro no su­ce­dió así, sino que lo man­tu­vo en el car­go. Iró­ni­ca­men­te, esa fue la más cruel ven­gan­za que pu­do to­mar­se el prín­ci­pe de Ga­les, pues le iba a cos­tar la vi­da a Spencer Per­ce­val.

¡Mur­der!

Ca­si un año des­pués de que co­men­za­se ofi­cial­men­te la Re­gen­cia, a las 5 y cuar­to de la tar­de del 11 de ma­yo de 1812, Per­ce­val lle­gó a la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes pa­ra aten­der a una reunión. Al en­trar en el ves­tí­bu­lo, un hom­bre que le es­pe­ra­ba le dis­pa­ró un tiro en el pe­cho ca­si a bo­ca­ja­rro. “¡Mur­der!” (ase­si­na­to) gri­tó el pri­mer mi­nis­tro mien­tras caía al sue­lo, aun­que otros di­cen que fue un pia­do­so “¡Dios mío!”, más acor­de con su re­li­gio­so ca­rác­ter.

Los pre­sen­tes pen­sa­ron que aquel dis­pa­ro era la se­ñal pa­ra el co­mien­zo de una re­be­lión, pe­ro no ha­bía nin­gu­na cons­pi­ra­ción tras el mag­ni­ci­dio. El ase­sino se sen­tó tran­qui­la­men­te es­pe­ran­do ser de­te­ni­do: era so­lo un hom­bre con cuen­tas pen­dien­tes con la bu­ro­cra­cia lla­ma­do John Be­lling­ham. Be­lling­ham, un co­mer­cian­te de­di­ca­do a ne­go­cios de ex­por­ta­ción en Ru­sia, ha­bía pa­sa­do cua­tro años de pri­sión en ese país por una cues­tión de deu­das. Al re­gre­sar a In­gla­te­rra re­cla­mó re­pe­ti­das ve­ces una com­pen­sa­ción al Go­bierno, sin que su pe­ti­ción fue­se aten­di­da, lo que le lle­vó a to­mar­se lo que con­si­de­ra­ba jus­ti­cia por su mano (véa­se recuadro).

Per­ce­val fa­lle­ció so­bre la me­sa de una sa­la cer­ca­na, antes de que lle­ga­ra un mé- “Hu­bie­ra pre­fe­ri­do ma­tar al em­ba­ja­dor bri­tá­ni­co en Ru­sia”, di­jo Be­lling­ham (iz­quier­da) en su jui­cio, don­de man­tu­vo en to­do mo­men­to que ha­bía he­cho lo co­rrec­to an­te la in­jus­ti­cia que le in­fe­ría el Go­bierno. “Creo que es­ta se­ve­ra lec­ción ser­vi­rá de ad­ver­ten­cia a todos los fu­tu­ros mi­nis­tros y que de aquí en ade­lan­te ha­rán las co­sas bien”, sos­tu­vo an­te el juez. Fue con­de­na­do a la hor­ca y a que su cuer­po fue­se usa­do en las lec­cio­nes de ana­to­mía, pe­ro cu­rio­sa­men­te des­per­tó un mo­vi­mien­to de so­li­da­ri­dad. “¡Dios te ben­di­ga! ¡Le has en­se­ña­do a los mi­nis­tros que tie­nen que obrar con jus­ti­cia!”, le de­cía la gen­te cuan­do subió al ca­dal­so. In­clu­so hu­bo una co­lec­ta pú­bli­ca que sa­có bas­tan­te di­ne­ro pa­ra su viu­da. di­co a aten­der­le. Su ca­dá­ver pa­só la no­che en un so­fá del sa­lón del Spea­ker (pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes) y a la ma­ña­na si­guien­te fue tras­la­da­do al nú­me­ro 10 de Dow­ning Street, el tra­di­cio­nal do­mi­ci­lio de los pri­me­ros mi­nis­tros. La ins­truc­ción del cri­men se reali­zó allí al la­do, en la mis­ma Dow­ning Street, pe­ro en un mar­co ex­tra­va­gan­te pa­ra un acon­te­ci­mien­to co­mo es­te: el pub El Ga­to y la Gai­ta, don­de el ma­gis­tra­do lle­gó pron­to a la ca­li­fi­ca­ción de “ase­si­na­to pre­me­di­ta­do”. El úni­co que ha te­ni­do co­mo víc­ti­ma a un pre­mier bri­tá­ni­co.

El aten­ta­do. Be­lling­ham dis­pa­ra con­tra Per­ce­val

ca­si a bo­ca­ja­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.