Cuan­do es­tá­ba­mos pi­dien­do el se­gun­do apa­re­cie­ron el hom­bre lan­gos­tino y su ami­go feo

Tiempo - - 540 CARACTERES -

jui­cio? Te lo di­go cla­ro por­que aquí al­to es im­po­si­ble: li­gas­te con un ca­sa­do y lo desechas­te, des­pués con un di­vor­cia­do y tam­bién di­jis­te que no. Te sa­le un tío gua­po y sin com­pli­ca­cio­nes y ¿tam­bién le po­nes pe­ros? El pro­ble­ma eres tú.

Die­go y su ami­go el feo se acer­ca­ron de nue­vo a no­so­tras.

-Nos te­ne­mos que ir, pe­ro ¿me das tu nú­me­ro?

Son­reí. San­dra me mi­ró. Yo la mi­ré. Lue­go mi­ré a Die­go y por úl­ti­mo, al ami­go feo. Des­pués de esa vi­sión ya no pu­de mi­rar a na­die más. Nos des­pe­di­mos con dos be­sos.

-¿Qué vas a ha­cer si te lla­ma? –me pre­gun­tó San­dra.

–Aún no lo sé. Va­mos a bai­lar que hoy es mi no­che.

“Nos­sa, nos­sa, as­sim vo­cê...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.