Agra­vios com­pa­ra­ti­vos

Las aten­cio­nes que el Eje­cu­ti­vo de­di­ca a la ban­ca con­tras­tan con el mal­tra­to eco­nó­mi­co que in­fli­ge a los ciu­da­da­nos.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

in­ten­to po­ner en cua­ren­te­na los in­for­mes de du­do­sa pro­ce­den­cia que tien­den a fo­men­tar la in­dig­na­ción. Los más es­can­da­lo­sos co­rren co­mo la pól­vo­ra, a pe­sar de no ha­ber si­do de­bi­da­men­te ve­ri­fi­ca­dos o in­clu­so es­tar ma­ni­pu­la­dos en be­ne­fi­cio de os­cu­ros in­tere­ses. Ignoro si España, co­mo de­cía uno de los re­cien­tes in­for­mes re­ba­ti­dos, es el país con ma­yor nú­me­ro de car­gos pú­bli­cos por ha­bi­tan­te de Eu­ro­pa, es de­cir, te­ne­mos más je­fes que in­dios co­bran­do de los pre­su­pues­tos del Es­ta­do. Lo que sí es­tá con­tras­ta­do es que de­ter­mi­na­das en­ti­da­des fi­nan­cie­ras si­guen re­ci­bien­do di­ne­ro pú­bli­co mien­tras re­par­ten mi­llo­nes de di­vi­den­dos en­tre sus di­rec­ti­vos, que no es pre­ci­sa­men­te el cho­co­la­te del lo­ro. El sis­te­ma per­mi­te que al­gu­nos se pre­ju­bi­len con in­dem­ni­za­cio­nes me­ga­mi­llo­na­rias y lue­go re­gre­sen a la ac­ti­vi­dad co­mo si so­lo se hu­bie­ran to­ma­do un lu­cra­ti­vo des­can­so sa­bá­ti­co. No di­go que sea ile­gal, por­que la le­ga­li­dad vi­gen­te am­pa­ra las de­ci­sio­nes de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción has­ta el pun­to de que ni si­quie­ra pi­de ex­pli­ca­cio­nes ni exi­ge res­pon­sa­bi­li­da­des a los ma­los ges­to­res.

No sé si es más o me­nos in­dig­nan­te que lo an­te­rior el he­cho de que a nues­tros man­da­ta­rios se les lle­ne la bo­ca alar­dean­do de que se han ba­ja­do el suel­do y han re­du­ci­do los al­tos car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción, cuan­do lue­go se des­cu­bre que la re­duc­ción, has­ta el mo­men­to, ha si­do muy li­mi­ta­da. A lo an­te­rior aña­do la de­ci­sión del Go­bierno de pro­po­ner una am­nis­tía fis­cal pa­ra ani­mar a los eva­so­res fis­ca­les a que re­gu­la­ri­cen unos 25.000 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro ne­gro. Y si, ade­más, to­do es­to lo com­pa­ro con los 10.000 mi­llo­nes que el Go­bierno ha re­cor­ta­do en sa­ni­dad y educación, por no ha­blar de otras res­tric­cio­nes o de la subida del IRPF y del res­to de las de­ci­sio­nes que es­tán gol­pean­do a los sec­to­res so­cia­les más dé­bi­les, me acu­sa­rán de es­tar ha­cien­do de­ma­go­gia. Y no es así. Lo úni­co que pre­ten­do, aun­que no su­po­ne nin­gu­na no­ve­dad, es po­ner en evi­den­cia el mal­tra­to eco­nó­mi­co que re­ci­ben la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos por par­te del Go­bierno fren­te a las aten­cio­nes que de­di­ca a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y a la cla­se po­lí­ti­ca. De­be­ría tener es­pe­cial cui­da­do en no dar ar­gu­men­tos pa­ra el agra­vio com­pa­ra­ti­vo, ya que la le­gión de dam­ni­fi­ca­dos se pue­de so­li­vian­tar más de la cuenta.

Co­mo es evi­den­te que la re­ba­ja del dé­fi­cit pú­bli­co se en­cuen­tra en pri­mer tér­mino de las prio­ri­da­des del Go­bierno, se agra­de­ce que las ONG se ocu­pen de de­fen­der los de­re­chos de los ciu­da­da­nos, aun­que tam­bién pue­dan acu­sar­las de de­ma­go­gia. Una vein­te­na de ellas han de­nun­cia­do al Go­bierno es­pa­ñol an­te el Co­mi­té de De­re­chos Eco­nó­mi­cos, So­cia­les y Cul­tu­ra­les (CDESC) de la ONU, por la po­si­ble vul­ne­ra­ción de sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Las ONG con­si­de­ran que los drás­ti­cos re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios en ma­te­ria so­cial po­nen en pe­li­gro el de­re­cho a la educación, la sa­lud y la vi­vien­da. Al Go­bierno es­pa­ñol le to­ca es­te año exa­mi­nar­se de sus com­pro­mi­sos an­te di­cho Co­mi­té. No es mu­cho, pe­ro me­nos es na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.