Los Re­yes evi­tan fes­te­jar sus bo­das de oro

Don Juan Car­los y do­ña So­fía de­ci­die­ron ha­ce tiem­po no or­ga­ni­zar nin­gu­na ce­le­bra­ción ofi­cial en su quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de bo­da.

Tiempo - - GENTE -

No es­tá el horno pa­ra bo­llos”, de­ben de ima­gi­nar. Y ha­cen bien es­qui­van­do la con­me­mo­ra­ción ma­tri­mo­nial. Lo ha­cen con más for­tu­na an­te tro­pie­zos ya su­pe­ra­dos por el mo­nar­ca, que pa­re­ce im­ba­ti­ble y vuel­ve a ocu­par por­ta­das en los me­dios in­ter­na­cio­na­les –in­clu­so con am­plias pá­gi­nas co­mo el mo­nár­qui­co Point de vue fran­cés-, ob­se­sio­na­dos por el aniver­sa­rio de nun­ca ja­más. Me­jor no me­near­lo y el en un tiem­po fes­te­ja­dor 14 de ma­yo, pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo los ru­mo­res pa­la­cie­gos y ex­pec­ta­ti­vas de­mo­le­do­ras an­te lo que se le ave­ci­na a la ca­da día más uni­da fa­mi­lia Ur­dan­ga­rin. Ye­rran quie­nes va­ti­ci­nan rup­tu­ra ma­tri­mo­nial. Lo su­yo es has­ta que la muer­te los se­pa­re, por mu­cho ca­so Pal­ma Are­na que les en­re­de en lo que pa­re­ce tra­ma sin fin. Un amor in­com­bus­ti­ble, y se en­tien­de la pa­sión de la in­fan­ta Cris­ti­na an­te lo que re­pe­ti­da­men­te cae in­mi­se­ri­cor­de so­bre su ma­ri­do. Iña­ki hoy pro­vo­ca sus­pi­ros na­da ad­mi­ra­ti­vos, y se en­tien­de, mien­tras el run­rún co­ro­na el irrea­li­za­do aniver­sa­rio real cu­yo ar­chi­vo se fi­jó ha­ce mu­cho, in­clu­so sin re­pa­rar en el jui­cio ma­llor­quín con tan­tos im­pli­ca­dos. Los círcu­los jus­ti­fi­can la ca­ren­cia de fastos real­za­do­res de la que pa­re­ce ar­mo­nía fa­mi­liar y for­man pi­ña arro­pa­do­ra del ad­mi­ra­ble so­be­rano, sor­tea­dor de tan­to es­co­llo emo­cio­nal. Por otro la­do, cau­sa ex­tra­ñe­za re­pa­sar la agen­da de la Fa­mi­lia Real don­de es­ta se­ma­na la Rei­na so­lo fi­gu­ra con un ac­to pa­ra re­par­tir pre­mios de Fao España. No pa­re­ce la­bo­ral­men­te tan ato­si­ga­da co­mo au­to­dis­tan­cia­da del en­torno ofi­cial, ca­da vez más vol­ca­do en los Prín­ci­pes. Cho­ca, sor­pren­de o es­ca­ma, de ahí su pro­tec­ción a los hi­jos gi­mien­tes en Was­hing­ton, don­de ya pre­pa­ran em­pla­za­mien­to del fo­tó­gra­fo es­pa­ñol -se lla­ma Iván y es un ben­di­to na­da fo­llo­ne­ro- de­nun­cia­do por el gor­di­to guar­daes­pal­das ame­ri­cano de los du­ques, con so­plo a la po­li­ce por “pre­sun­ta in­tro­mi­sión en la in­ti­mi­dad” que pri­me­ro fue des­men­ti­do, es­con­di­do y es­ca­mo­tea­do de la ac­tua­li­dad.

Pro­ble­mas en Was­hing­ton.

Tra­ta­ron de es­con­der­lo y ne­gar­lo. Pe­ro lo cier­to es que el co­le­ga –que es­tos días ha per­se­gui­do a Ca­ye­ta­na y Alfonso por Tur­quía-, cum­ple, con otros com­pa­ñe­ros, ci­clos de 40 días mon­tan­do guar­dia, igual que ha­cen los seis es­col­tas ro­ta­ti­vos pues­tos por In­te­rior y Asun­tos Ex­te­rio­res, quie­nes que­rrían tener con Cris­ti­na e Iña­ki un con­trol ina­mo­vi­ble. Se ve que les mo­les­tan sus cons­tan­tes idas y ve­ni­das, ló­gi­cas an­te si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res en España. Y aun­que re­ci­ben mo­des­tos ex­tras cual plus de le­ja­nía, no cu­bren sus ne­ce­si­da­des, que son mu­chas al an­dar en tie­rra ex­tra­ña y, en­ci­ma, le­jos del ca­lor ho­ga­re­ño.

A Iván se le que­dó la po­li ame­ri­ca­na su equi­po fo­to­grá­fi­co, cá­ma­ras y va­rios ob­je­ti­vos, va­lo­ra­dos en unos 16.000 dó­la­res (12.000 eu­ros). Y eran pro­pie­dad su­ya, “no de la agen­cia”. Sus­pi­ró al ver que, tras una in­dem­ni­za­ción de 25.000 dó­la­res (19.000 eu­ros), le de­vol­vían el pa­sa­por­te con la pro­me­sa de per­mi­tir­le más en­tra­das a Es­ta­dos Uni­dos, me de­ta­lla el co­le­ga sa­be­dor de que nues­tro con­su­la­do ape­nas mo­vió fi­cha de­fen­dien­do al pro­fe­sio­nal, que rea­li­za­ba un tra­ba­jo sin el per­ti­nen­te per­mi­so la­bo­ral que allá pi­den a los ex­tran­je­ros. Qui­zá un des­cui­do in­ten­cio­na­do de sus em­plea­do­res, bien al co­rrien­te del cuán­to exi­gen y la ma­ne­ra de acre­di­tar­lo. No se tra­ta de una agen­cia de tres al cuar­to sino de las pun­te­ras. Des­de el en­cau­sa­mien­to del aún du­que, es­te tie­ne en aco­so per­ma­nen­te a dos re­por­te­ros ace­chan­do los mo­vi­mien­tos ma­tri­mo­nia­les.

La­men­tan de­jar de ce­le­brar es­tos 50 años de unión con tres hi­jos co­mo tres so­les. El Prín­ci­pe he­re­da­rá la Co­ro­na aun­que de­ben cal­mar­se al­gu­nos an­sio­sos go­zo­sos de ver an­ti­ci­pa­ción en la cues­tión he­re­di­ta­ria. Hay Juan Car­los pa­ra ra­to, Dios lo con­ser­ve, aho­ra con au­reo­la re­ju­ve­ne­ce­do­ra que ali­via esas do­len­cias tan bien aten­di­das por el má­gi­co Án­gel Vi­lla­mor.

An­te el fa­lli­do aniver­sa­rio, Rafael Spot­torno, je­fe de la Ca­sa Real, me jus­ti­fi­có con un eu­fe­mís­ti­co, hu­mo­rís­ti­co y escurridor: “Es que el 14 cae en puen­te”. No hay te­ma con la dia­de­ma de agua­ma­ri­nas que los lle­va­ba de ca­be­za an­te la ne­ga­ti­va de Bea­triz Tor­lo­nia de pres­tár­se­la, que no ven­der­la, a su “pri­mo Jua­ni­to” que no es­tá pa­ra se­me­jan­tes dis­pen­dios ni España pue­de per­mi­tír­se­lo. Eso su­po­ne el pri­mer dis­la­te es­pe­cu­la­dor, ig­no­ran­tes de que do­ña So­fía es po­ca ami­ga de to­car­se con sím­bo­los tan apa­ren­tes de reale­za, más pro­pios de mo­nar­quías des­fa­sa­das. Su em­pa­que y se­ño­río los evi­ta co­mo no sea pa­ra es­tar a la al­tu­ra de al­gu­na co­le­ga regia, bien lo sa­be el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.