Li­be­lo con­tra los ban­que­ros (po­lí­ti­cos)

Cri­sis es una pa­la­bra grie­ga. To­do em­pe­zó en Gre­cia ha­ce 4.000 años, in­clu­so el mi­to de Eu­ro­pa, hi­ja de Age­nor y Agrío­pe, se­du­ci­da por Zeus. Aho­ra, la Eu­ro­pa del euro se lo jue­ga ca­si to­do en Gre­cia.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

car­los sol­cha­ga lo di­jo ha­ce bas­tan­tes años, en los ex­ce­sos ha­bi­tua­les de una cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do era mi­nis­tro de Fe­li­pe Gon­zá­lez: “Ya se sa­be, los ban­que­ros son ma­la gen­te”, es­pe­tó el na­va­rro, que ade­más ha­bía tra­ba­ja­do en un ban­co -el Viz­ca­ya- y te­nía amigos en ese gre­mio, co­mo el des­apa­re­ci­do Pe­dro To­le­do. Nun­ca acla­ró, sin em­bar­go, a qué ban­que­ros se re­fe­ría. La cri­sis que no ce­sa, y que aho­ra vuel­ve a tener a España más cer­ca que nun­ca del pre­ci­pi­cio con la pri­ma de ries­go, que ha lle­ga­do a los 500 pun­tos, ha en­con­tra­do en los ban­que­ros los chi­vos ex­pia­to­rios cua­si per­fec­tos. Mien­tras Gre­cia ca­mi­na de­ci­di­da ha­cia el desas­tre ab­so­lu­to si opta por de­jar el euro tras las pró­xi­mas elec­cio­nes de ju­nio, España de­be ace­le­rar la enési­ma re­for­ma fi­nan­cie­ra -la re­for­ma Guin­dos, se­gun­da ver­sión, y pue­de ha­ber una ter­ce­ra- pa­ra en­men­dar de una vez por to­das el desas­tre que ban­que­ros y ban­ca­rios in­sen­sa­tos ge­ne­ra­ron con las ale­grías del la­dri­llo, pe­ro tam­bién con el aplau­so ge­ne­ral du­ran­te mu­cho tiem­po y la vis­ta gor­da del Ban­co de España, que go­bier­na Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, y de go­bier­nos an­te­rio­res. Aho­ra la cri­sis grie­ga y el lío fi­nan­cie­ro es­pa­ñol son un cóc­tel más que ex­plo­si­vo que tie­ne que ma­ne­jar con mu­cho tino Ma­riano Ra­joy.

John May­nard Key­nes, tan in­vo­ca­do aho­ra co­mo po­co leí­do por los no es­pe­cia­lis­tas, ala­ba­ba el ro­man­ti­cis­mo de los ban­que­ros que se arrui­na­ban en si­len­cio jun­to a sus co­le­gas. “El ban­que­ro for­mal, ¡ay! -es­cri­bía-, no es el que pre­vé los pe­li­gros y sa­be evi­tar­los, sino el que, cuan­do se arrui­na, lo ha­ce de una ma­ne­ra con­ven­cio­nal y or­to­do­xa, de for­ma que na­die pue­da real­men­te re­pro­chár­se­lo”. No es el ca­so de al­gu­nos ban­que­ros/ban­ca­rios es­pa­ño­les que han con­du­ci­do al desas­tre a una ter­ce­ra par­te del sis­te­ma fi­nan­cie­ro es­pa­ñol. Sin em­bar­go, en­tre los ban­que­ros que con­cen­tran una par­te de la ira po­pu­lar tam­po­co to­do es lo mis­mo. La in­dig­na­ción jus­ta con­tra ban­cos y ban­que­ros de­be huir de al­gu­nos erro­res. El hun­di­mien­to de los ban­cos sig­ni­fi­ca­ría, por ejem­plo, la des­apa­ri­ción del di­ne­ro de los de­po­si­tan­tes. El Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos, que ase­gu­ra de­pó­si­tos has­ta 100.000 eu­ros, ya ha con­su­mi­do sus re­cur­sos, co­mo ad­mi­te el mi­nis­tro Guin­dos. En úl­ti­ma ins­tan­cia, el Es­ta­do tam­po­co ten­dría di­ne­ro pa­ra so­co­rrer a los ban­cos y que de­vol­vie­ran el di­ne­ro a sus clien­tes. Los es­pa­ño­les tie­nen de­po­si­ta­dos en ban­cos y ca­jas 1,5 bi­llo­nes de eu­ros, y otro bi­llón lar­go en ac­cio­nes y fon­dos de in­ver­sión. La quie­bra de los ban­cos se­ría, por tan­to, una con­de­na a la in­di­gen­cia de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos.

En España ha ha­bi­do ban­que­ros, ban­ca­rios y po­lí­ti­cos-ban­que­ros. Tres ca­te­go­rías di­fe­ren­tes. Los ban­que­ros se­rían los gran­des pro­pie­ta­rios de ban­cos. Los pro­to­ti­pos se­rían la fa­mi­lia Bo­tín (San­tan­der) y la fa­mi­lia March (Ban­ca March). Y en el ca­so de los Bo­tín con la sal­ve­dad de que ape­nas con­tro­lan el 1,5% del San­tan­der, aun­que eso sig­ni­fi­que unos 700 mi­llo­nes de eu­ros. Los ban­ca­rios son los pro­fe­sio­na­les de la ban­ca, asa­la­ria­dos de las en­ti­da­des, por muy al­tos que sean sus car­gos o sus es­ti­pen­dios. Fran­cis­co Gon­zá­lez, pre­si­den­te del BBVA, y Al­fre­do Sáenz, vicepresidente del San­tan­der, en­ca­be­za­rían la pi­rá­mi­de de los ban­ca­rios, en­gro­sa­da con otros cien­tos de al­tos y me­nos al­tos eje­cu­ti­vos. Ban­que­ros y ban­ca­rios de éli­te han co­me­ti­do erro­res y ex­ce­sos, a ve­ces con el úni­co pro­pó­si­to de me­jo­rar los re­sul­ta­dos, y, con ellos, sus in­gre­sos a tra­vés de los fa­mo­sos bo­nus. Sin em­bar­go sus equi­vo­ca­cio­nes, sal­vo ex­cep­cio­nes, no han si­do ga­rra­fa­les, aun­que sus ale­grías tam­bién con­tri­bu­ye­ron a en­gor­dar la bur­bu­ja del la­dri­llo. Todos ellos -y tam­bién los mi­llo­nes de ac­cio­nis­tas de esas en­ti­da­des- han pa­ga­do el pre­cio de los ex­ce­sos y dis­pa­ra­tes. Todos han per­di­do en la cri­sis más de la mi­tad del di­ne­ro que in­vir­tie­ron en su día o que lle­ga­ron a tener. Las ac­cio­nes del San­tan­der y del BBVA va­len dos ter­ce­ras par­tes de lo que va­lían ha­ce unos años. Los Bo­tín, sin ir más le­jos, han po­di­do de­jar­se en el ca­mino 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Pue­den re­cu­pe­rar­lo, pe­ro a lar­go pla­zo.

Los po­lí­ti­cos-ban­que­ros son los que lle­ga­ron a ges­to­res de ca­jas de aho­rros por de­sig­na­ción po­lí­ti­ca, de for­ma di­rec­ta o in­di­rec­ta, ca­si siem­pre sin ex­pe­rien­cia en el sec­tor y en oca­sio­nes con ca­pa­ci­dad li­mi­ta­da pa­ra ese ne­go­cio. Per­ci­bie­ron con fre­cuen­cia sa­la­rios desor­bi­ta­dos y cuan­do hun­die­ron las en­ti­da­des que di­ri­gían no per­die­ron na­da, ni tan si­quie­ra el va­lor de las ac­cio­nes, por­que, cla­ro, las ca­jas no te­nían ac­cio­nes. Ha ha­bi­do ex­cep­cio­nes co­mo La Cai­xa, Kut­xa­bank e

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.