EL DU­QUE NO SE DE­CLA­RA­RÁ CUL­PA­BLE

Tiempo - - PORTADA -

Las es­tra­te­gias de los abo­ga­dos de Iña­ki Ur­dan­ga­rin y su ex­so­cio, Die­go To­rres, no de­jan de de­pa­rar sor­pre­sas. Al inicio del ca­so se se­pa­ra­ron y aho­ra han te­ni­do un ama­go de ir jun­tos an­te la Fis­ca­lía pa­ra pe­dir un acuer­do con el que evi­tar la cár­cel. “El que es­tá impu­tado se de­fien­de co­mo pue­de”, ase­gu­ra un cons­ti­tu­cio­na­lis­ta so­bre las tác­ti­cas ju­di­cia­les de Ur­dan­ga­rin, quien en su pri­me­ra de­cla­ra­ción de fe­bre­ro des­car­gó to­das las cul­pas en su an­ti­guo so­cio, y de To­rres, que pa­ra con­tra­rres­tar el tes­ti­mo­nio incriminatorio del du­que de Pal­ma en­tre­gó en abril va­rios co­rreos elec­tró­ni­cos en los que apa­re­cen don Juan Car­los y la in­fan­ta Cris­ti­na.

“Lo que ha sa­li­do has­ta aho­ra no es na­da des­de el pun­to de vis­ta ju­di­cial. Cuan­do se di­ce en un e-mail ‘Me ha co­men­ta­do la in­fan­ta que el Rey me ha di­cho...’ no su­po­ne nin­gu­na prue­ba pa­ra con­de­nar a Ur­dan­ga­rin”, ase­gu­ra la mis­ma fuen­te. Sin em­bar­go, to­do es­to re­per­cu­te “en un des­gas­te de la Co­ro­na y de su pro­pio titular”, ya que la con­fian­za, el pres­ti­gio y la ejem­pla­ri­dad son tres pi­la­res esen­cia­les pa­ra que la mo­nar­quía man­ten­ga el res­pal­do de la opi­nión pú­bli­ca.

En La Zar­zue­la cau­sa­ron sor­pre­sa las no­ti­cias so­bre un po­si­ble pac­to con el fis­cal an­ti­co­rrup­ción de Pal­ma de Ma­llor­ca, Pe­dro Ho­rrach. En pri­mer lu­gar por­que no se re­cuer­dan pre­ce­den­tes en los que la acu­sa­ción pac­te con impu­tados sin ha­ber con­clui­do la fase de ins­truc­ción. De ahí que al­gu­nos in­ter­pre­ta­sen es­te mo­vi­mien­to co­mo un in­ten­to de­ses­pe­ra­do de la Fis­ca­lía por lo­grar ré­di­tos en una in­ves­ti­ga­ción que se re­mon­ta a 2009. “La Fis­ca­lía no tie­ne na­da de en­jun­dia pa­ra se­guir ade­lan­te. Es­tá alar­gan­do el pro­ce­so apos­ta, por­que si lo cie­rra, es muy di­fí­cil pro­ce­sar­lo”, opi­na una per­so­na cer­ca­na al du­que de Pal­ma. Ade­más, un hi­po­té­ti­co pac­to en­tre la Fis­ca­lía y las de­fen­sas tro­pe­za­ría con la acu­sa­ción par­ti­cu­lar, que en es­te ca­so ejer­ce el sin­di­ca­to Ma­nos Lim­pias. En es­te sen­ti­do, el fis­cal Ho­rrach no po­dría pac­tar si no en­tra en la com­po­nen­da la otra acu­sa­ción, al­go que a día de hoy es im­pro­ba­ble. Pa­ra ri­zar el ri­zo de una si­tua­ción tan ex­tra­ña co­mo la de un pac­to en pleno pro­ce­so de ins­truc­ción, la Au­dien­cia de Pal­ma es­ta­ría obli­ga­da a ce­le­brar jui­cio pa­ra ben­de­cir el acuer­do. “No es una con­di­ción si­ne qua non, pe­ro el fis­cal se en­con­tra­ría en una si­tua­ción muy com­pli­ca­da, ya que ten­dría que se­guir con el plei­to”, ad­vier­te la ci­ta­da fuen­te. En cuan­to a la tác­ti­ca de To­rres de en­cen­der el ven­ti­la­dor, es­ta se ha ve­ni­do aba­jo al re­ti­rar su so­li­ci­tud de de­cla­rar vo­lun­ta­ria­men­te an­te el juez Jo­sé Cas­tro es­te 22 de ma­yo. La po­si­ción de Iña­ki Ur­dan­ga­rin es aho­ra más es­ta­ble, si bien la Co­ro­na no pue­de fun­cio­nar con nor­ma­li­dad con un miem­bro de la Fa­mi­lia Real que es­tá impu­tado o con­de­na­do. Lo que sí tie­ne cla­ro el es­po­so de la in­fan­ta Cris­ti­na es que no se va a de­cla­rar cul­pa­ble en nin­guno de los su­pues­tos. A la es­pe­ra de fu­tu­ros acon­te­ci­mien­tos, per­ma­ne­ce­rá en Was­hing­ton, le­jos de los fo­cos.

¿Pac­tos? Iña­ki Ur­dan­ga­rin en com­pa­ñía de su abogado, Ma­rio Pas­cual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.