Re­for­ma fi­nan­cie­ra: no hay dos sin tres

Con los mer­ca­dos al ro­jo vi­vo y con la pre­sión de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Go­bierno de­ci­dió la na­cio­na­li­za­ción de Ban­kia y abor­dar, de nue­vo, la re­for­ma fi­nan­cie­ra.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

año y me­dio des­pués de que se cons­ti­tu­ye­ra el Ban­co de Fo­men­to y Aho­rro (BFA), pro­pie­ta­rio de más del 45% de Ban­kia, el Go­bierno de­ci­día la se­ma­na pa­sa­da su na­cio­na­li­za­ción, con­vir­tién­do­se, de es­ta ma­ne­ra, en el prin­ci­pal ac­cio­nis­ta de la cuar­ta en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­pa­ño­la por vo­lu­men de ac­ti­vos y por nú­me­ro de clien­tes.

En una se­ma­na de au­tén­ti­ca lu­cha por el po­der, y de re­par­to de nue­vos pa­pe­les den­tro del sec­tor fi­nan­cie­ro, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, da­ba la co­rres­pon­dien­te luz ver­de al mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ten­cia, Luis de Guin­dos, pa­ra exi­gir la di­mi­sión al pre­si­den­te de Ban­kia, Ro­dri­go Ra­to, el ex vicepresidente eco­nó­mi­co del Go­bierno con Jo­sé María Az­nar y pre­si­den­te de Ca­ja Ma­drid, des­de enero de 2010, por de­ci­sión per­so­nal del pro­pio Ra­joy, el au­tén­ti­co triun­fa­dor en la pe­lea por la su­ce­sión de Az­nar.

Las pre­sio­nes del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI), que en un in­for­me fil­tra­do por el Mi­nis­te­rio de Economía po­nía a Ban­kia co­mo uno de los ma­yo­res pe­li­gros pa­ra el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, un au­tén­ti­co pe­li­gro sis­té­mi­co; la preo­cu­pa­ción de la Co­mi­sión Eu­ro­pea por el es­ta­do del sec­tor ban­ca­rio na­cio­nal afec­ta­do por el mal del la­dri­llo y la in­di­ges­tión in­mo­bi­lia­ria; las que­jas del pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), Ma­rio Drag­hi, trans­mi­ti­das a Ra­joy en la re­cien­te cum­bre ce­le­bra­da en Bar­ce­lo­na, crea­ban el cli­ma pro­pi­cio pa­ra una in­ter­ven­ción en Ban­kia, pen­dien­te de lle­var a ca­bo un plan de sa­nea­mien­to, de res­truc­tu­ra­ción y de sal­va­ción, que sor­pren­den­te­men­te ha­bía si­do apro­ba­do per­so­nal­men­te por el go­ber­na­dor del Ban­co de España, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez.

Ra­to, que en su mo­men­to re­cha­zó de plano la po­si­bi­li­dad de una fu­sión con La Cai­xa (en reali­dad se tra­ta­ba de una ab­sor­ción de la en­ti­dad ma­dri­le­ña por la po­de­ro­sa ca­ja ca­ta­la­na) ar­gu­men­tan­do, fren­te al in­te­rés de Ra­joy, que se le da­ba to­do el po­der a Con­ver­gèn­cia i Unió y a Cataluña, es­ta­ba em­pe­ña­do en vo­lar so­lo, al­go que, da­da la de­te­rio­ra­da si­tua­ción de Ban­kia, so­bre to­do tras la inex­pli­ca­ble fu­sión con Ban­ca­ja, que agra­va­ba aún más la en­fer­me­dad del la­dri­llo de la nue­va en­ti­dad, era im­po­si­ble sin que ese men­sa­je tan cla­ro fue­ra sus­cri­to, des­de el prin­ci­pio, por el res­pon­sa­ble del ór­gano re­gu­la­dor que, du­ran­te me­ses, ha desem­pe­ña­do un pa­pel di­fí­cil de ex­pli­car, pe­ro que ten­drá que él mis­mo de­be­rá ex­pli­car an­te el Par­la­men­to antes de su ce­se, pre­vis­to pa­ra el mes de ju­lio.

Sin em­bar­go, la se­ñal de alar­ma se pro­du­ce cuan­do la au­di­to­ra De­loit­te se nie­ga a fir­mar las cuen­tas que tie­ne que en­tre­gar a fi­na­les del mes de abril en la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV). La au­di­to­ra no es­tá de acuer­do con la con­ta­bi­li­dad de Ban­kia, com­prue­ba que hay so­bre­va­lo­ra­cio­nes y un agu­je­ro que, se­gún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.