Ya no ca­be es­fuer­zo so­li­ta­rio si no es una ac­ción con­jun­ta eu­ro­pea la que li­de­re la sa­li­da de es­te desas­tre

Tiempo - - OPINIÓN -

todos los que quie­ren sol­tar la soga del au­to­sui­ci­dio lu­te­rano y neo­li­be­ral al que nos es­tán abo­can­do. Has­ta Guin­dos se le su­ma cuan­do di­ce que ya no ca­be es­fuer­zo so­li­ta­rio si no es una ac­ción con­jun­ta eu­ro­pea la que li­de­re la sa­li­da de es­te desas­tre.

Y no es bueno que el líder de la opo­si­ción es­té tan so­lo. Que la voz de la de­s­es­pe­ran­za, de tan­ta cla­se me­dia ma­sa­cra­da, de tan­ta bre­cha so­cial que se abre, de tan­ta in­jus­ti­cia con que nos ado­ban, no encuentre eco ni in­ter­lo­cu­tor ni es­pa­cio. Mal va­mos con­fun­dien­do la le­gi­ti­mi­dad de ori­gen de un Go­bierno con una car­ta blan­ca pa­ra avan­zar sin ros­tro, sin voz, sin ex­pli­ca­ción, sin ré­pli­ca, sin cin­tu­ra. Pue­de que Ru­bal­ca­ba es­té so­lo, pe­ro co­mo ca­da uno de los que ca­da día mi­ra­mos el avan­ce inexo­ra­ble y ab­sur­do ha­cia la rui­na. So­los y de­ses­pe­ra­dos an­te el error. Una mul­ti­tud de so­li­ta­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.