DE­SIGUAL­DAD

Tiempo - - ESPAÑA -

En las úl­ti­mas se­ma­nas se han su­ce­di­do los ca­sos so­bre in­com­pa­ti­bi­li­da­des que han pues­to en evi­den­cia pro­ble­mas, agra­vios y has­ta al­gún es­cán­da­lo en ám­bi­tos di­fe­ren­tes al del Con­gre­so de los Dipu­tados, aun­que en es­ta cá­ma­ra tam­bién se ha pro­du­ci­do el del dipu­tado de Amaiur Iña­ki An­ti­güe­dad, que ha re­nun­cia­do a su es­ca­ño por no po­der com­pa­ti­bi­li­zar­lo con la do­cen­cia en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, don­de es catedrático de Geo­di­ná­mi­ca. En las oca­sio­nes en las que el Con­gre­so au­to­ri­za la do­cen­cia las ca­li­fi­ca co­mo “ac­ti­vi­dad do­cen­te ex­tra­or­di­na­ria” y sue­le tra­tar­se de obli­ga­cio­nes que re­quie­ren po­co tiem­po o son es­po­rá­di­cas. El Con­gre­so ha au­to­ri­za­do, por ejem­plo, las cla­ses del dipu­tado del Par­ti­do Po­pu­lar Conrado Es­co­bar co­mo profesor aso­cia­do uni­ver­si­ta­rio a tiem­po par­cial du­ran­te un cua­tri­mes­tre.

Pe­ro fue­ra del Con­gre­so de los Dipu­tados han sa­li­do a la luz pú­bli­ca ca­sos lla­ma­ti­vos en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas, co­mo el del con­se­je­ro de Sa­lud del Go­bierno de Ex­tre­ma­du­ra, Fran­cis­co Fer­nán­dez Per­la­nes, que di­mi­tió cuan­do se co­no­ció que pa­sa­ba con­sul­ta pri­va­da co­mo mé­di­co of­tal­mó­lo­go en Por­tu­gal, en la lo­ca­li­dad de El­vas, ca­da quin­ce días. El ca­so se hi­zo más evi­den­te por­que las con­sul­tas eran anun­cia­das en un pe­rió­di­co lo­cal por­tu­gués. El con­se­je­ro, aun­que con­si­de­ró que man­te­ner es­te tra­ba­jo ha­bía si­do una me­te­du­ra de pa­ta, de­fen­dió que pa­sa­ba es­tas con­sul­tas so­bre to­do por se­guir te­nien­do con­tac­to con su pro­fe­sión.

Mu­cho más es­can­da­lo­sa ha si­do la no­ti­cia so­bre el con­ce­jal ca­na­rio que lle­va cin­co me­ses de cru­ce­ro por el Ca­ri­be y sin apa­re­cer por su des­pa­cho: Pe­dro de Ar­mas, con­ce­jal de la lo­ca­li­dad de Arre­ci­fe, del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta de Lan­za­ro­te. Su ca­so se hi­zo evi­den­te por­que la fac­tu­ra de su mó­vil ofi­cial su­peró en diez ve­ces los 120 eu­ros de gas­to que tie­ne asig­na­dos. Aun­que el con­ce­jal ase­gu­ró que de­vol­ve­rá el di­ne­ro, por el ca­mino, el ayun­ta­mien­to ha ce­sa­do a la ase­so­ra del con­ce­jal via­je­ro, al ha­cer­se evi­den­te que no te­nía a quién pres­tar sus ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.