Más cum­plea­ños que ba­ta­lla cam­pal

El pri­mer aniver­sa­rio del mo­vi­mien­to 15-M se sal­da con me­nos po­lé­mi­ca de la es­pe­ra­da ini­cial­men­te.

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El pri­mer aniver­sa­rio del 15-M, el mo­vi­mien­to ciu­da­dano que pren­dió es­pon­tá­nea­men­te en ma­yo de 2011 pa­ra pro­tes­tar con­tra la cla­se po­lí­ti­ca es­pa­ño­la y los des­ma­nes de la economía, se ha sal­da­do con más si­mi­li­tu­des con un cum­plea­ños que con la ba­ta­lla cam­pal que ca­bía pre­ver tras los pre­pa­ra­ti­vos y las ad­ver­ten­cias pre­vias. Un año des­pués, ha que­da­do cla­ro que mi­les de ciu­da­da­nos si­guen mo­vi­li­za­dos -aun­que en me­nor can­ti­dad que ha­ce 12 me­ses- y que el 15-M ha­ce tiem­po que pa­só a un plano di­fe­ren­te de ac­ti­vi­dad: de las prin­ci­pa­les pla­zas de las ciu­da­des a la or­ga­ni­za­ción en los ba­rrios y al ac­ti­vis­mo co­mo la pa­ra­li­za­ción de nu­me­ro­sos desahu­cios.

Sin acam­pa­das.

En­tron­can­do con es­to mis­mo y den­tro de la generalización que ca­be ha­cer del 15-M, ca­be ha­blar de la mu­ta­ción de un mo­vi­mien­to que al­can­zó fa­ma mun­dial gra­cias a mul­ti­tu­di­na­rias acam­pa­das en ple­na ciu­dad y que no se plan­tea­ba re­pe­tir aque­llo en su pri­mer aniver­sa­rio. Así, en la Puer­ta del Sol de Ma­drid una tien­da de cam­pa­ña y una car­pa se al­za­ban en la no­che del 12 al 13 de ma­yo más co­mo sím­bo­lo que co­mo una in­ten­ción de re­pe­tir aque­llo.

Un año des­pués y con un Go­bierno dis­tin­to ha ocu­rri­do que las au­to­ri­da­des -des­de el Mi­nis­te­rio del In­te­rior a las de­le­ga­cio­nes del Go­bierno de las ciu­da­des don­de más nu­me­ro­sas fue­ron las con­cen­tra­cio­nes- han apli­ca­do la mis­ma má­xi­ma que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, guió la res­pues­ta que en 2011 dio el Go­bierno so­cia­lis­ta. Sin for­mu­lar­lo de la mis­ma ma­ne­ra y con dis­tin­tos mo­dos, en es­ta oca­sión la con­sig­na fue no per­mi­tir si­tua­cio­nes ile­ga­les -es­to es, las acam­pa­das-, pe­ro sí fle­xi­bi­li­dad. Si ha­ce un año el Go­bierno in­sis­tía en que la di­so­lu­ción de una ma­ni­fes­ta­ción de­bía pon­de­rar que es­to no su­pu­sie­ra más al­ter­ca­dos que la ma­ni­fes­ta­ción mis­ma, las au­to­ri­da­des del PP se han mos­tra­do fle­xi­bles pa­ra apli­car los ho­ra­rios de las con­cen­tra­cio­nes. En Ma­drid, la De­le­ga­ción de Go­bierno ha au­to­ri­za­do con­cen­tra­cio­nes des­de el 12 al 15 de ma­yo pe­ro ha im­pe­di­do que fue­ran con­ti­nua­das fi­jan­do to­ques de que­da, que ter­mi­na­ban a las 22 ho­ras. El sá­ba­do 12 de ma­yo, el día en que se con­cen­tró el ma­yor nú­me­ro de gen­te -en la ca­pi­tal sa­lie­ron a la ca­lle 30.000 per­so­nas, se­gún In­te­rior-, a esa ho­ra pa­re­cía im­pen­sa­ble que la po­li­cía fue­ra a pro­ce­der al des­alo­jo de las mi­les de per­so­nas que se con­cen­tra­ban en Sol. En to­do ca­so, el fuer­te dis­po­si­ti­vo po­li­cial que acom­pa­ñó a to­das las co­lum­nas de ma­ni­fes­tan­tes por to­da la ciu­dad sí lo hu­bie­ra he­cho po­si­ble si esa hu­bie­ra si­do la de­ci­sión po­lí­ti­ca, in­di­ca­ron fuen­tes po­li­cia­les. Pe­ro no era lo pre­vis­to. Se­gún po­li­cías apos­ta­dos en Sol, a par­tir de la ho­ra lí­mi­te no te­nían más ins­truc­cio­nes que es­pe­rar a re­ci­bir nue­vas in­di­ca­cio­nes de sus su­pe­rio­res. La es­tra­te­gia, co­mo se re­pe­ti­ría en los días si­guien­tes y en el res­to de ciu­da­des, con­sis­tió en es­pe­rar -has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da en ca­si todos los ca­sos- a que en las pla­zas no que­da­ran ape­nas cen­te­na­res de per­so­nas pa­ra pro­ce­der a unos des­alo­jos que las au­to­ri­da­des han ca­li­fi­ca­do de “éxi­to”. El 15-M, sin em­bar­go, ha de­nun­cia­do que los des­alo­jos no se de­bie­ron a al­te­ra­cio­nes del or­den pú­bli­co y que en ellos se pro­du­je­ron agre­sio­nes y de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias. En­tre ellas, el pe­rio­dis­ta Juan­lu Sán­chez ha re­la­ta­do las de un ca­ma­re­ro, de per­so­nas que sim­ple­men­te vol­vían a ca­sa des­pués de una no­che de mar­cha o la de un ma­ni­fes­tan­te que se en­con­tra­ba ya fue­ra de la zo­na de la con­cen­tra­ción. Co­mo ocu­rrió con los 28 en los cua­tro días, los 18 de­te­ni­dos en Ma­drid el 12 de ma­yo fue­ron pues­tos en li­ber­tad y el juez re­cha­zó la pe­ti­ción del fis­cal de im­pe­dir­les par­ti­ci­par en más ac­tos del 15-M has­ta que ter­mi­ne la ins­truc­ción por los de­li­tos de re­sis­ten­cia a la au­to­ri­dad, desobe­dien­cia y le­sio­nes.

Des­alo­jos de ma­dru­ga­da.

En Bar­ce­lo­na se con­cen­tró el se­gun­do nú­cleo más nu­me­ro­so de per­so­nas -22.000 el 12 de ma­yo, se­gún el Mi­nis­te­rio de In­te­rior- y co­mo tam­bién su­ce­de­ría en Va­len­cia, Pal­ma o Cá­diz, hu­bo des­alo­jos por la fuer­za de ma­dru­ga­da, aun­que con es­ce­nas que es­tu­vie­ron le­jos de la vio­len­cia po­li­cial que se ha re­gis­tra­do en los úl­ti­mos me­ses en Va­len­cia o Bar­ce­lo­na. El par­te que emi­tió In­te­rior tras la pri­me­ra jor­na­da de mo­vi­li­za­cio­nes in­ci­día en que no fue­ron ne­ce­sa­rias las car­gas po­li­cia­les en los des­alo­jos. Es­ta con­clu­sión -que re­se­ña al­go que no exis­tió- des­ta­ca so­bre to­do por el am­bien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.