¿Qué les que­da a los jó­ve­nes?

El 15-M pue­de con­ver­tir­se en una pla­ta­for­ma de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca o evo­lu­cio­nar ha­cia un mo­de­lo a la grie­ga.

Tiempo - - ESPAÑA -

El tí­tu­lo de es­ta breve cró­ni­ca lo to­mé pres­ta­do de Ma­rio Be­ne­det­ti: “¿Qué les que­da por pro­bar a los jó­ve­nes en es­te mun­do de ru­ti­na y rui­na?”. El poeta uru­gua­yo man­tu­vo has­ta el fi­nal su com­pro­mi­so con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes: “Un sis­te­ma que ig­no­re a sus jó­ve­nes -es­cri­bió- es­ta­rá mos­tran­do antes que na­da su ma­la con­cien­cia, pe­ro tam­bién una ac­ti­tud cor­to­pla­cis­ta y una tor­pe­za ma­ni­fies­ta, ya que un país sin jó­ve­nes o de es­pal­das a los jó­ve­nes ha­brá de per­der ne­ce­sa­ria­men­te iden­ti­dad, ha­brá de es­tan­car­se en una po­bre ru­ti­na”. ¿España le ha da­do la es­pal­da a sus jó­ve­nes? La pregunta su­gie­re res­pues­tas ma­ti­za­das, pe­ro lo que no ad­mi­te du­das es el cre­cien­te de­sin­te­rés de los po­de­res pú­bli­cos ha­cia esa ju­ven­tud que tan­to preo­cu­pa­ba a Be­ne­det­ti. La prue­ba más elo­cuen­te de ello es el pa­ro juvenil, que ya so­bre­pa­sa en nues­tro país el 50% en­tre los me­no­res de 25 años. Un da­to ver­gon­zo­so, de país sub­de­sa­rro­lla­do, y ex­tra­or­di­na­ria­men­te preo­cu­pan­te en tér­mi­nos so­cia­les.

Los ín­di­ces de empleo juvenil y fe­me­nino son ter­mó­me­tros in­di­ca­ti­vos del gra­do de pro­gre­so de una na­ción. Pe­ro no los úni­cos. Allá don­de la cul­tu­ra y la educación son más vi­si­bles, las reivin­di­ca­cio­nes de los jó­ve­nes so­bre­pa­san lo es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co. Du­ran­te es­tos úl­ti­mos días, en los que mu­chas per­so­nas han con­me­mo­ra­do el pri­mer aniver­sa­rio de la spa­nish re­vo­lu­tion, he oí­do de­cir de for­ma reite­ra­da que el mo­vi­mien­to 15-M ha per­di­do ím­pe­tu. Pue­de, pe­ro no se­rá por­que ha­yan des­apa­re­ci­do las cau­sas que lo ins­pi­ra­ron. Más bien al con­tra­rio. ¿Quién po­ne en du­da que hoy es más ne­ce­sa­ria que nun­ca una re­vo­lu­ción éti­ca? Si el 15-M ha vis­to mer­ma­da su fuer­za no ha si­do por­que los he­chos le ha­yan ido des­po­jan­do de ra­zo­nes. Jus­to al re­vés. La ban­ca si­gue des­mon­tan­do con pas­mo­sa len­ti­tud la ba­te­ría de men­ti­ras que la han arras­tra­do (y nos han arras­tra­do) a una cri­sis sin pre­ce­den­tes, las ins­ti­tu­cio­nes con­ti­núan acu­mu­lan­do epi­so­dios que ahon­dan su des­pres­ti­gio (el úl­ti­mo, pro­ta­go­ni­za­do por el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, ni más ni me­nos) y el pa­ra­guas eu­ro­peo no lo­gra de­te­ner el pro­ce­so de oxi­da­ción de su va­ri­lla­je: “Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co-de­mo­crá­ti­co, esa tría­da for­ma­da por el Par­la­men­to, el Consejo y la Co­mi­sión pro­du­ce un agu­je­ro ne­gro en el que de­sa­pa­re­ce lo que en­ten­de­mos por de­mo­cra­cia” (Ro­bert Me­nas­se, escritor aus­tria­co que ha bu­cea­do en las en­tra­ñas de la bu­ro­cra­cia co­mu­ni­ta­ria).

Crí­ti­cas con fun­da­men­to.

An­te es­te pa­no­ra­ma, las úni­cas crí­ti­cas con fun­da­men­to que se pue­den ha­cer a la pro­tes­ta ciu­da­da­na que en­car­na el 15M tie­nen más que ver con la pro­pia in­ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va del mo­vi­mien­to que con sus pro­pues­tas, por muy naífs o in­via­bles que sean mu­chas de ellas. Es sa­bi­do que ge­ne­ral­men­te el agua que no se en­cau­za se pier­de. En es­te sen­ti­do, los dis­tin­tos gru­pos que li­de­ran la reac­ción ci­vil que sig­ni­fi­ca el 15-M de­ben bus­car ám­bi­tos de ac­ción que sean úti­les a la so­cie­dad a la que, di­cen, quie­ren de­fen­der. La enu­me­ra­ción inaca­ba­ble de pro­ble­mas, con­sig­nas y su­pues­tas so­lu­cio­nes sin con­tras­tar, con­du­ce a la inope­ran­cia. El 15-M, co­mo ha di­cho acer­ta­da­men­te el fi­ló­so­fo Ger­mán Cano, pue­de lle­gar a ocu­par es­pa­cios po­lí­ti­ca­men­te des­aten­di­dos; po­dría con­ver­tir­se, fren­te a la tris­te reali­dad de una iz­quier­da au­sen­te, en una pla­ta­for­ma de re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro no a ba­se de fue­gos de cam­pa­men­to.

Si que­da al­go de in­te­li­gen­cia en lo que lla­ma­mos sis­te­ma, de­be­ría ser es­te el que pro­mo­vie­ra cuan­to antes pun­tos de co­ne­xión con una reali­dad que pue­de ser­vir de cor­ta­fue­gos o aca­bar por des­bor­dar­se. Fi­jé­mo­nos en lo ocu­rri­do en Gre­cia (y en Fran­cia, en me­nor me­di­da). Y so­bre to­do no ol­vi­de­mos que, aho­ra es­pe­cial­men­te, “to­da ge­ne­ra­ción tie­ne el de­ber de re­cha­zar lo que sus pa­dres es­pe­ran de ella” (Bernhard Schlink; El lec­tor).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.