Zipi y Za­pe

Los personajes de Es­co­bar no sa­bían na­da del zapeo ni de ví­deo­jue­gos ni tam­po­co de te­lé­fo­nos mó­vi­les, pe­ro yo me acuer­do de ellos ca­da vez que veo a los ado­les­cen­tes de hoy za­pean­do in­can­sa­ble­men­te mien­tras se en­vían men­sa­jes con sus ter­mi­na­les por­tá­ti­les

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

en mi re­mo­ta in­fan­cia fui de­vo­to se­gui­dor de la re­vis­ta có­mi­ca Pulgarcito, en la que apa­re­cían las aven­tu­ras de Zipi y Za­pe di­bu­ja­das por Jo­sé Es­co­bar. Eran dos ni­ños per­ma­nen­te e ima­gi­na­ti­va­men­te tra­vie­sos, que de­ses­pe­ra­ban a su so­lem­ne pa­dre y al res­to de la fa­mi­lia. A pe­sar de la pro­fe­cía que su nom­bre pue­de dar a en­ten­der, ni Zipi ni Za­pe sa­bían na­da del zapeo ni de ví­deo­jue­gos ni tam­po­co de te­lé­fo­nos mó­vi­les: to­das esas ma­ra­vi­llas lle­ga­rían mu­cho des­pués de la des­apa­ri­ción de Pulgarcito y de la muer­te del ri­sue­ño y a su mo­do sub­ver­si­vo Es­co­bar. Pe­ro yo me acuer­do de ellos, ca­pri­chos de la va­ci­lan­te me­mo­ria se­nil, ca­da vez que veo a los ado­les­cen­tes de hoy za­pean­do in­can­sa­ble­men­te mien­tras se en­vían men­sa­jes con sus ter­mi­na­les por­tá­ti­les.

Es una afi­ción tan ab­sor­ben­te que ha su­pues­to to­do un cam­bio en los com­por­ta­mien­tos ju­ve­ni­les. No di­go que no se ha­yan ga­na­do co­sas, pe­ro sin du­da hay una que ha re­sul­ta­do se­ria­men­te per­ju­di­ca­da o in­clu­so per­di­da: la aten­ción. Exi­gir hoy una aten­ción sos­te­ni­da por más de me­dia ho­ra a al­guien, so­bre to­do si tie­ne me­nos de 25 años, re­sul­ta un abu­so ca­si to­ta­li­ta­rio: to­do el mun­do de­fien­de su de­re­cho a ha­cer com­pa­ti­ble la con­ver­sa­ción en­tre amigos, la asis­ten­cia a una cla­se o a una obra de teatro con el in­ce­san­te ju­gue­teo con el te­lé­fono mó­vil. Ha­ce po­co tiem­po, si al­guien con quien com­par­ti­mos al­muer­zo se hu­bie­ra pues­to a leer el pe­rió­di­co mien­tras dis­traí­da­men­te char­la­ba con no­so­tros le ha­bría­mos con­si­de­ra­do un gro­se­ro im­per­do­na­ble. Hoy, si se de­di­ca a man­dar men­sa­jes por su smartp­ho­ne, la gro­se­ría se­ría afear­le su com­por­ta­mien­to...

En las au­las, el profesor tie­ne que acep­tar la com­pe­ten­cia de Twit­ter, men­sa­jes y vi­deo­jue­gos mien­tras im­par­te su lec­ción: si re­cla­ma una aten­ción ex­clu­si­va, in­me­dia­ta­men­te se ga­na­rá fa­ma de au­to­ri­ta­rio y pue­de que­dar­se so­lo en­tre los pu­pi­tres. Pe­ro no es un pro­ble­ma ex­clu­si­vo de los cen­tros de en­se­ñan­za. La fe­de­ra­ción de em­pre­sa­rios de salas de ci­ne de Es­ta­dos Uni­dos ha pe­di­do que se au­to­ri­ce el uso li­bre de te­lé­fo­nos mó­vi­les den­tro de ellas: se­gún pa­re­ce, si los jó­ve­nes tie­nen que pres­cin­dir de sus co­mu­ni­ca­cio­nes y en­tre­te­ni­mien­tos vir­tua­les du­ran­te la pe­lí­cu­la, de­ser­ta­rán de las pla­teas. Pa­ra que con­sien­tan en asis­tir a un es­pec­tácu­lo o una cla­se tie­ne que ser re­co­no­ci­do su de­re­cho in­vio­la­ble a es­tar in­ter­mi­ten­te­men­te de­di­ca­dos a su au­tis­mo me­ca­ni­za­do...

Pres­tar aten­ción no es un há­bi­to ob­so­le­to ni un ca­pri­cho, sino el re­qui­si­to inapla­za­ble pa­ra con­se­guir bue­na par­te de lo más im­por­tan­te de la vi­da: sin aten­ción na­die pue­de apren­der, ni com­pren­der las ra­zo­nes de los otros, ni dis­fru­tar de la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za o del ar­te, ni enamo­rar­se, ni par­ti­ci­par en la me­jo­ra de la so­cie­dad. Sin aten­ción no hay lec­tu­ra, ni ci­ne, ni teatro, ni con­ver­sa­ción in­te­li­gen­te, ni ero­tis­mo, ni pie­dad. In­ter­net, los te­lé­fo­nos mó­vi­les, las con­so­las y de­más con­sue­los son co­sas es­tu­pen­das, pe­ro in­clu­so to­do ello re­quie­re cier­ta con­ti­nui­dad de la aten­ción pa­ra ser bien uti­li­za­do. Es­toy com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que Zi­pe y Za­pe, si hoy vol­vie­ran a en­re­dar en­tre no­so­tros, tam­bién ne­ce­si­ta­rían pres­tar aten­ción pa­ra lle­var a ca­bo sus ju­ga­rre­tas ma­li­cio­sas. Quien no pres­ta aten­ción a las co­sas y las ideas de es­te mun­do no por ello es más mo­derno, pe­ro pue­de aca­bar pre­sa de una idio­tez vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.