EL PRO­BLE­MA DEL IVA

Tiempo - - ECONOMÍA -

A la es­pe­ra de que el Go­bierno re­ve­le al fin el en­tra­ma­do re­gla­men­ta­rio que com­ple­ta­rá y cla­ri­fi­ca­rá el de­cre­to de am­nis­tía fis­cal, cu­ya pu­bli­ca­ción se es­pe­ra pa­ra las pró­xi­mas se­ma­nas, el prin­ci­pal mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción que al­ber­gan los que tie­nen que ase­so­rar a los par­ti­cu­la­res y em­pre­sas que deseen re­gu­la­ri­zar ac­ti­vos que has­ta aho­ra han per­ma­ne­ci­do ocul­tos a la ac­ción del fis­co es la no in­clu­sión del IVA en­tre los im­pues­tos sus­cep­ti­bles de am­nis­tía.

En un país co­mo España, don­de bue­na par­te de ese di­ne­ro ne­gro se ha ge­ne­ra­do por la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria, la ex­clu­sión de ese im­pues­to su­po­ne un au­tén­ti­co des­in­cen­ti­vo a la re­gu­la­ri­za­ción. Así lo en­tien­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ase­so­res Fis­ca­les (Aedaf), que ya ha ad­ver­ti­do de que se­rá muy di­fí­cil que aflo­re ac­ti­vo al­guno si el Go­bierno no ga­ran­ti­za que su re­gu­la­ri­za­ción no da­rá lu­gar a pos­te­rio­res exi­gen­cias en ma­te­ria de IVA u otros im­pues­tos re­la­cio­na­dos con la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria, co­mo ac­tos ju­rí­di­cos, do­cu­men­tos o plus­va­lías mu­ni­ci­pa­les.

Tal y co­mo es­tá re­dac­ta­do, el de­cre­to úni­ca­men­te am­pa­ra al con­tri­bu­yen­te en el IRPF, el Im­pues­to so­bre la Ren­ta de no Re­si­den­tes y el Im­pues­to de So­cie­da­des. Los ase­so­res in­si­núan que di­fí­cil­men­te pue­den re­co­men­dar a sus clien­tes que re­gu­la­ri­cen si el aflo­ra­mien­to de esos ac­ti­vos se aca­ba tra­du­cien­do a la vuel­ta de unos me­ses en una in­ves­ti­ga­ción de la ins­pec­ción por el IVA no pa­ga­do en una ope­ra­ción in­mo­bi­lia­ria, o por el Im­pues­to de Su­ce­sio­nes elu­di­do por trans­fe­rir di­ne­ro a un fa­mi­liar a tra­vés de una cuenta en el ex­tran­je­ro.

“En efec­to, re­sol­ver el te­ma del IVA se­ría esen­cial pa­ra ha­cer aflo­rar el frau­de in­mo­bi­lia­rio”, sub­ra­ya Leo­nar­do Cár­de­nas, so­cio di­rec­tor de AGM Abo­ga­dos, “pe­ro du­do mu­cho que un re­gla­men­to va­ya a mo­di­fi­car una nor­ma, tendrán que bus­car otra so­lu­ción”. Aedaf ha lle­ga­do in­clu­so a plan­tear que la Agen­cia Tri­bu­ta­ria sus­pen­da to­da ac­tua­ción de com­pro­ba­ción mien­tras du­re el pro­ce­so de re­gu­la­ri­za­ción, pa­ra ga­ran­ti­zar se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a quie­nes se aco­jan a la mis­ma.

El es­pe­ra­do desa­rro­llo re­gla­men­ta­rio del de­cre­to de am­nis­tía fis­cal per­mi­ti­rá eva­luar el al­can­ce real de la re­gu­la­ri­za­ción plan­tea­da por el Go­bierno. De mo­men­to, lo que se sa­be es que el ob­je­ti­vo es ha­cer aflo­rar 25.000 mi­llo­nes de eu­ros de ac­ti­vos ocul­tos du­ran­te los años del boom in­mo­bi­lia­rio pa­ra con­se­guir una re­cau­da­ción ex­tra de 2.500 mi­llo­nes pa­ra las ar­cas pú­bli­cas.

Es­tos in­gre­sos ex­tra en una épo­ca de apre­tu­ras pa­ra las cuen­tas pú­bli­cas son el ar­gu­men­to que ha enar­bo­la­do Ha­cien­da pa­ra jus­ti­fi­car la uti­li­za­ción de un ins­tru­men­to tan im­po­pu­lar co­mo una am­nis­tía fis­cal, pe­ro, aun sien­do evi­den­te el fin re­cau­da­to­rio de la me­di­da, no fal­tan los que creen que el ob­je­ti­vo real de la mis­ma no es otro que pro­por­cio­nar fi­nan­cia­ción fá­cil al te­ji­do em­pre­sa­rial en un mo­men­to en el que fi­nan­ciar­se en los mer­ca­dos de ca­pi­ta­les es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

Los de­fen­so­res de es­ta teo­ría apun­tan al ajus­te tem­po­ral en el Im­pues­to de So­cie­da­des pa­ra po­der re­pa­triar di­vi­den­dos ge­ne­ra­dos en pa­raí­sos fis­ca­les con una ta­sa fis­cal del 8% co­mo la cla­ve de bó­ve­da de es­ta es­tra­te­gia. “Ca­si to­das las em­pre­sas del Ibex 35 tie­nen es­ta­ble­ci­mien­tos en pa­raí­sos fis­ca­les y po­der traer los fon­dos dis­po­ni­bles en sus fi­lia­les en esos paí­ses al 8%, cuan- do la re­gu­la­ción or­di­na­ria del Im­pues­to de So­cie­da­des pe­na­li­za esa re­pa­tria­ción con un ti­po del 30%, pa­re­ce una cla­ra in­vi­ta­ción a traer esos ca­pi­ta­les de vuel­ta a ca­sa”, ex­pli­ca un al­to fun­cio­na­rio con ex­pe­rien­cia en la Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria.

“Es po­si­ble que ha­ya em­pre­sas que en su día ocul­ta­ran be­ne­fi­cios y que aho­ra ne­ce­si­ten ese di­ne­ro por­que tie­nen pro­ble­mas de li­qui­dez. Des­de esa pers­pec­ti­va es una bue­na me­di­da, por­que per­mi­te a la gen­te traer el di­ne­ro de vuel­ta a la economía es­pa­ño­la por un cos­te ra­zo­na­ble”, sub­ra­ya Jor­di Al­ta­yó. Leo­nar­do Cár­de­nas tam­bién cree que la me­di­da se­rá uti­li­za­da por las em­pre­sas pa­ra fi­nan­ciar­se. “Cuan­do re­gu­la­ri­cen esas can­ti­da­des es muy po­si­ble que las re­pa­tríen”. In­clu­so el he­cho de que el Go­bierno no obli­gue en el de­cre­to a re­pa­triar los ac­ti­vos aflo­ra­dos, una exó­ti­ca ex­cep­ción res­pec­to al res­to de las am­nis­tías fis­ca­les que se han rea­li­za­do en Eu­ro­pa, e in­clu­so en España en el pa­sa­do, es in­ter­pre­ta­do por al­gu­nos co­mo un signo inequí­vo­co de que la re­pa­tria­ción de ca­pi­ta­les es al­go que ya ha si­do pac­ta­do tá­ci­ta­men­te.

Ló­gi­ca­men­te, no fal­tan tam­po­co los es­cép­ti­cos. Jo­sé María Mo­lli­ne­do, de Gest­ha, no so­lo con­si­de­ra, co­mo los ins­pec­to­res de Ha­cien­da y co­mo bue­na par­te del per­so­nal de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, que la am­nis­tía fis­cal es un la­men­ta­ble error, tam­bién cree que se­rán po­cos los que se ex­pon­gan a ser es­tig­ma­ti­za­dos co­mo po­ten­cia­les de­frau­da­do­res pa­ra re­pa­triar unos mi­llo­nes de eu­ros. “Los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros ac­tua­les son muy so­fis­ti­ca­dos y, si hu­bie­ran que­ri­do, ya ha­brían po­di­do re­pa­triar el di­ne­ro ocul­to en pa­raí­sos fis­ca­les y de una for­ma me­nos gra­vo­sa que pa­gan­do el 10% o el 8%”.

In­ves­ti­ga­ción. El pre­si­den­te de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria, Mi­guel Fe­rré (de­re­cha), jun­to al mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.