Otros dos me­ses de in­far­to

Los so­bre­sal­tos no han aca­ba­do. Ade­más de la cri­sis grie­ga, el pro­gra­ma de sa­nea­mien­to de la ban­ca pro­me­te al­gu­nas se­ma­nas más de in­cer­ti­dum­bre.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

Las pers­pec­ti­vas pa­ra los pró­xi­mos dos me­ses, al me­nos en lo que se re­fie­re a la tran­qui­li­dad, no pin­tan bien en los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. El Go­bierno ha de­ci­di­do ace­le­rar la eva­lua­ción del pre­cio real de los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios (in­clui­dos los cré­di­tos) que tie­nen los ban­cos es­pa­ño­les jus­to cua­tro días des­pués de ha­ber apro­ba­do un de­cre­to- ley que, ade­más de ha­ber­se que­da­do vie­jo en po­cas ho­ras, ha to­ca­do la lí­nea de flo­ta­ción de las re­la­cio­nes de la ban­ca con el Eje­cu­ti­vo. Al­gu­nos gran­des ban­que­ros no en­tien­den por qué todos tie­nen que via­jar en el mis­mo va­gón si unos han aho­rra­do más que otros pa­ra pa­gar­se un bi­lle­te me­jor.

El úl­ti­mo de­cre­to-ley de re­for­ma fi­nan­cie­ra, apro­ba­do por el Go­bierno el pa­sa­do día 11, obli­ga a los ban­cos y ca­jas es­pa­ño­les a de­di­car 22.609 mi­llo­nes de eu­ros más a cu­brir los po­si­bles pe­li­gros de sus cré­di­tos hi­po­te­ca­rios (ver cua­dro). Es­ta vez la nor­ma les exi­ge es­ta­ble­cer un col­chón de di­ne­ro que cu­bra todos los cré­di­tos, in­de­pen­dien­te­men­te de que sean sa­nos o pro­ble­má­ti­cos, de for­ma que to­da la in­ver­sión ban­ca­ria en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio ten­ga cu­bier­ta, al me­nos, el 45% de su va­lor ini­cial. Eso quie­re de­cir que las en­ti­da­des de cré­di­to tendrán que des­ti­nar en to­tal es­te año ca­si 75.000 mi­llo­nes de eu­ros a es­tos fi­nes, ya que el de­cre­to-ley del mes de fe­bre­ro les ha­bía obli­ga­do ya a pro­vi­sio­nar 52.000 mi­llo­nes.

A ese pri­mer de­cre­to de fe­bre­ro los ban­que­ros le han apo­da­do con el nom- bre de De­cre­ta­zo y al­gu­nos no han ocul­ta­do sus crí­ti­cas al tex­to y a sus exi­gen­cias de di­ne­ro, aun­que todos, sin ex­cep­ción, han apos­ta­do por cum­plir­las lo antes po­si­ble y, si pue­de ser, sin ne­ce­si­dad de pe­dir ayu­da al Es­ta­do pa­ra ello. En­tre me­dias ha lle­ga­do la na­cio­na­li­za­ción de Ban­kia (ver Tiem­po, nú­me­ro 1.554) y el Go­bierno apro­ba­ba en pa­ra­le­lo una nue­va vuel­ta de tuer­ca a la ban­ca que, ade­más de no ser la úl­ti­ma, ha vuel­to a so­li­vian­tar a al­gu­nos de los pre­si­den­tes de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras más im­por­tan­tes.

Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y nu­me­ro­sos ana­lis­tas lle­van mu­chos me­ses, eso es verdad, re­cla­man­do a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las una re­for­ma fi­nan­cie­ra que pon­ga fin a las po­si­bles es­pe­cu­la­cio­nes en torno al agu­je­ro real que ha­ya po­di­do de­jar en el sec­tor el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. El Go­bierno so­cia­lis­ta an­te­rior se ne­gó por sis­te­ma a la crea­ción de un ban­co ma­lo en el que de­po­si­tar los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios a la es­pe­ra de tiem­pos me­jo­res. El ac­tual del PP tam­bién rehu­só ini­cial­men­te es­ta hi­pó­te­sis, pe­ro al fi­nal ha in­clui­do en su úl­ti­mo de­cre­to-ley las nor­mas pre­ci­sas pa­ra lle­var­lo a ca­bo.

Ban­cos ma­los.

La nor­ma de­no­mi­na a es­tos ban­cos ma­los “so­cie­da­des pa­ra la ges­tión de ac­ti­vos” y se­ña­la que los ac­ti­vos ad­ju­di­ca­dos o re­ci­bi­dos en pa­go de deu­das hi­po­te­ca­rias de­be­rán ser apor­ta­dos por las en­ti­da­des a una so­cie­dad anónima. Es­tas em­pre­sas, cu­yo ob­je­to so­cial se­rá la ad­mi­nis­tra­ción y ven­ta de las fin­cas y los pi­sos que les tras­pa­sen los ban­cos, no po­drán tener con las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras una re­la­ción que su­pere la de em­pre­sas aso­cia­das. Es­to quie­re de­cir que no se­rán fi­lia­les de los ban­cos y sus ba­lan­ces se­rán in­de­pen­dien­tes. Pe­ro que­da una du­da, que es la que ha sur­gi­do tam­bién en Bru­se­las y que va a pro­por­cio­nar dos me­ses más de ner­vios: ¿cuán­to per­de­rán los ban­cos al tras­pa­sar es­tos ac­ti­vos a em­pre­sas ex­ter­nas?

Ló­gi­ca­men­te, la res­pues­ta es­tá en el pre­cio al que tras­pa­sen. Si se acer­ca mu­cho al de ta­sa­ción o al que ha­ya de­ter­mi­na­do la subas­ta en la que el ban­co se que­dó con el ac­ti­vo, la pér­di­da se­rá me­nor. Pe­ro pa­ra sa­ber­lo a cien­cia cier­ta hay que va­lo­rar las car­te­ras en po­der de ca­da en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas han ins­ta­do al Go­bierno a que di­cha va­lo­ra­ción se lle­ve a ca­bo con ex­per­tos in­de­pen­dien­tes y el Eje­cu­ti­vo ha pues­to ma­nos a la obra. El mi­nis­tro de Economía, Luis de Guin­dos, cal­cu­la que en unos dos me­ses es­ta­rán lis­tos los nú­me­ros y to­do ha­brá que­da­do acla­ra­do. El Mi­nis­te­rio con­fía en que es­te úl­ti­mo pa­so pro­por­cio­ne con­fian­za a los mer­ca­dos y aca­ben de una vez por to­das las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre la sa­lud de la ban­ca es­pa­ño­la.

Pe­ro mien­tras to­do es­to ocu­rre, las re­la­cio­nes de los ban­que­ros con el Go­bierno se han en­fria­do. Los prin­ci­pa­les di­rec­ti­vos de al­gu­nas de las gran­des

Al­ta ten­sión. Luis de Guin­dos con el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, Jean-clau­de Junc­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.