NUE­VO EN­TORNO NA­TU­RAL

Tiempo - - ECONOMÍA -

Re­cu­pe­rar la es­com­bre­ra de la mi­na ha re­que­ri­do un plan de res­tau­ra­ción cu­yos ob­je­ti­vos han si­do la crea­ción de una cu­bier­ta ve­ge­tal es­ta­ble que con­tro­le la ero­sión y la ca­li­dad del agua de es­co­rren­tía y pro­pi­cie la for­ma­ción de un sue­lo pro­duc­ti­vo; la re­cu­pe­ra­ción del pai­sa­je al­te­ra­do por las la­bo­res mi­ne­ras; la re­cu­pe­ra­ción de los usos an­te­rio­res a la ex­plo­ta­ción e in­clu­so su me­jo­ra y ha­cer po­si­ble la rein­tro­duc­ción de la fau­na.

Los ma­te­ria­les que con­for­ma­ban la es­com­bre­ra ex­te­rior eran los es­té­ri­les li­mo-ar­ci­llo­sos del ya­ci­mien­to de lig­ni­to, las fi­li­tas del bor­de y las ce­ni­zas pro­du­ci­das en la cen­tral. De­bi­do a la ma­la ca­li­dad de es­tos ma­te­ria­les, pa­ra es­ta­bi­li­zar el te­rreno ha si­do ne­ce­sa­rio di­se­ñar ta­lu­des de po­ca pen­dien­te, se­pa­ra­dos por pla­ta­for­mas horizontales, lo que cons­ti­tu­ye un con­jun­to de for­mas geo­mé­tri­cas sua­ves acor­des con el en­torno.

Al pie de ca­da ta­lud par­cial hay una cu­ne­ta pa­ra la re­co­gi­da de las aguas. En pa­ra­le­lo dis­cu­rre una pis­ta que fa­ci­li­ta el ac­ce­so a todos los ni­ve­les. Al igual que en la mi­na, pa­ra pro­te­ger la es­com­bre­ra de las es­co­rren­tías ex­ter­nas a su con­torno se cons­tru­ye­ron, antes de ini­ciar las la­bo­res de api­la­do, un con­jun­to de ca­na­les a lo lar­go del pe­rí­me­tro. Su lon­gi­tud al­can­za unos 20 ki­ló­me­tros.

La res­tau­ra­ción de la es­com­bre­ra ex­te­rior se ini­ció en 1985 y con­clu­yó en 2007. Se rea­li­za­ron del or­den de 6.000 aná­li­sis fí­si­co-quí­mi­cos de tie­rras y aguas, se uti­li­za­ron más de tres mi­llo­nes de me­tros cú­bi­cos de tie­rra ve­ge­tal o es­té­ri­les se­lec­cio­na­dos y se cons­tru­ye­ron 67 ki­ló­me­tros de ca­mi­nos y 56 ki­ló­me­tros de ca­na­les. Asi­mis­mo se apor­ta­ron 40.000 me­tros cú­bi­cos de abonos or­gá­ni­cos, 500.000 de abonos quí­mi­cos, 120.000 kilos de se­mi­llas, y se plan­ta­ron 600.000 ár­bo­les.

La fi­na­li­za­ción de los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción no su­po­ne que los dis­tin­tos há­bi­tats crea­dos se es­ta­bi­li­cen, sino que evo­lu­cio­nen con ra­pi­dez. La es­com­bre­ra es un eco­sis­te­ma en trans­for­ma­ción, don­de co­exis­ten los es­tra­tos her­bá­ceos, ar­bus­ti­vos y ar­bó­reos, ade­más del agua. Es­ta di­ver­si­dad ha si­do apro­ve­cha­da por la fau­na, que ha co­lo­ni­za­do el te­rreno, de tal ma­ne­ra que ha­bi­tan la zo­na 172 es­pe­cies de ver­te­bra­dos, al­gu­nas muy im­por­tan­tes por su es­ca­sez o sin­gu­la­ri­dad den­tro de la fau­na ibé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.