El fon­ta­ne­ro que su­ce­dió a la bes­tia

Un año des­pués de la muer­te de Bin La­den, la pé­si­ma re­la­ción en­tre EEUU y Pa­kis­tán en­tor­pe­ce la cap­tu­ra de su su­ce­sor, el mé­di­co egip­cio Al Za­wahi­ri.

Tiempo - - MUNDO - NEWS­WEEK

Un año des­pués de la muer­te de Osa­ma bin La­den las fuer­zas es­pe­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas tie­nen en el pun­to de mi­ra a su su­ce­sor, el egip­cio Ay­man al Za­wahi­ri, un an­ti­guo mé­di­co mi­li­tar que ha si­do el ce­re­bro de los prin­ci­pa­les aten­ta­dos con­tra Es­ta­dos Uni­dos. Por su par­te, los hom­bres lea­les a Al Za­wahi­ri (al que lla­man ca­ri­ño­sa­men­te Ga­fas, por sus enor­mes e in­con­fun­di­bles len­tes), es­tán ab­so­lu­ta­men­te de­ci­di­dos a pro­te­ger­le.

Se­gún una fuen­te ta­li­bán bien in­for­ma­da, la se­gu­ri­dad de Al Za­wahi­ri fue el asun­to prin­ci­pal que se tra­tó en una ce­na ce­le­bra­da ha­ce seis me­ses en ce­le­bra­da en Mi­ran Shah, en Wa­zi­ris­tán del Nor­te (Pa­kis­tán), a la que asis­tie­ron va­rios di­ri­gen­tes de Al Qae­da. El an­fi­trión, per­te­ne­cien­te a una des­ta­ca­da fa­mi­lia ta­li­bán, sa­cri­fi­có un cor­de­ro en ho­nor de sus in­vi­ta­dos ára­bes. Así, en­tre ke­babs de año­jo y pla­tos de arroz, se tra­ta­ron los te­mo­res so­bre la se­gu­ri­dad de Al Za­wahi­ri a la luz del san­grien­to fi­nal que ha­bía te­ni­do Bin La­den. Se di­jo que los pro­tec­to­res tri­ba­les de Al Za­wahi­ri le ha­bían re­co­men­da­do en­ca­re­ci­da­men­te que se tras­la­da­ra a un nue­vo es­con­di­te, que de­ja­ra de usar dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos, que re­du­je­ra el en­vío de ví­deos y men­sa­jes ra­dio­fó­ni­cos de pro­pa­gan­da pa­ra no ex­po­ner­se tan­to y que ex­tre­ma­ra la pre­cau­ción a la ho­ra de tra­tar con los men­sa­je­ros. “Te­ne­mos la es­pe­ran­za de que du­ran­te al me­nos diez años evi­te ser cap­tu­ra­do por Es­ta­dos Uni­dos”, afir­ma la fuen­te antes ci­ta­da. Uno de los man­dos de Al Qae­da que asis­tió a la reunión pre­gun­tó si los ta­li­ba­nes af­ga­nos con­si­de­ra­rían aco­ger a Al Za­wahi­ri en ca­so de que de­ci­die­ra es­con­der­se en Af­ga­nis­tán. No se com­pro­me­tie­ron a ha­cer­lo.

Los di­ri­gen­tes ta­li­ba­nes y de Al Qae­da que han co­no­ci­do a Al Za­wahi­ri afir­man que es muy res­pe­ta­do en círcu­los yiha- dis­tas, tan­to en su fa­ce­ta de ideó­lo­go co­mo en la de je­fe ope­ra­ti­vo. Pe­se a que no es ni de le­jos tan ca­ris­má­ti­co co­mo lo fue su an­te­ce­sor Bin La­den, en mu­chos as­pec­tos era más im­por­tan­te, ya que si Bin La­den era el ros­tro del te­rro­ris­mo, Al Za­wahi­ri era el ce­re­bro que ha­bía de­trás de él. Aho­ra es­tá so­por­tan­do una pre­sión ca­da vez ma­yor pa­ra eje­cu­tar un aten­ta­do que ten­ga re­per­cu­sión glo­bal. “Al Za­wahi­ri ne­ce­si­ta ate­rro­ri­zar pa­ra con­so­li­dar su po­si­ción co­mo su­ce­sor de Bin La­den”, afir­ma Bru­ce Rie­del, un exa­gen­te de la CIA que ha ase­so­ra­do a la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta. Pe­ro el nue­vo je­fe de Al Qae­da se en­fren­ta a un di­le­ma: cuan­to más se im­pli­que en el di­se­ño de aten­ta­dos y en la­bo­res de pro­pa­gan­da, más ex­pues­to que­da­rá. Y es­tan­do muer­to no so­lo no po­dría pla­near nue­vas ac­cio­nes, sino que tam­po­co po­drá eri­gir­se en sím­bo­lo de la re­ge­ne­ra­ción de Al Qae­da.

Úl­ti­mo pa­ra­de­ro co­no­ci­do.

Was­hing­ton ape­nas dis­po­ne de in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia so­bre él. La úl­ti­ma vez que se sa­be que agen­tes es­ta­dou­ni­den­ses tu­vie­ron al­gún da­to vá­li­do so­bre su pa­ra­de­ro fue en enero de 2006, cuan­do Al Za­wahi­ri fue in­vi­ta­do a una ce­na is­lá­mi­ca en un po­bla­do de ca­sas de ba­rro si­tua­do en la zo­na fron­te­ri­za en­tre Pa­kis­tán y Af­ga­nis­tán. Un avión no tri­pu­la­do Pre­da­tor dis­pa­ró una sal­va de mi­si­les Hell­fi­re con­tra el ob­je­ti­vo, aca­ban­do con la vi­da de 18 per­so­nas, en­tre las cua­les ha­bía va­rios mi­li­tan­tes de Al Qae­da, pe­ro nin­guno de ellos era Al Za­wahi­ri.

“Te­ne­mos in­di­cios de que po­dría ha­ber per­so­nas den­tro del Go­bierno pa­quis­ta­ní que pro­te­gen a Al Za­wahi­ri –afir­ma un agen­te de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to–. Te­ne­mos in­for­mes que di­cen que ha pa­sa­do pe­rio­dos de tiem­po en Ka­ra­chi, y no con­ce­bi­mos que ha­ya po­di­do ha­cer al­go así sin que mu­cha gen­te lo su­pie­ra”. En es­te mo­men­to, sin em­bar­go, se­ría po­lí­ti­ca­men­te desas­tro­so que fuer­zas es­pe­cia­les o agen­tes de la CIA lle­va­ran a ca­bo un ata­que en una de las re­mo­tas zo­nas tri­ba­les, y más en una gran ciu­dad. La cla­se po­lí­ti­ca y los mi­li­ta­res pa­quis­ta­níes, aún fu­rio­sos y hu­mi­lla­dos por­que EEUU no les avi­sa­ra de la ac­ción que aca­bó con la vi­da de Bin La­den, han prohi­bi­do los bom­bar­deos de avio­nes no tri­pu­la­dos (dro­nes) en su te­rri­to­rio. Por el mo­men­to Was­hing­ton lo es­tá res­pe­tan­do, en un es­fuer­zo por “re­ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra”, se­gún afir­ma un des­ta­ca­do miem­bro del Go­bierno, pe­ro es­ta pos­tu­ra no du­ra­rá mu­cho. Se­gún ha po­di­do sa­ber News­week de al­tos car­gos del Go­bierno es­ta­dou­ni­den­se, los bom­bar­deos se reanu­da­rán, con o sin el per­mi­so de Is­la­ma­bad.

Los te­rro­ris­tas que se reunie­ron en la ce­na de Mi­ran Shah aún llo­ra­ban la muer­te de Bin La­den, y des­ta­ca­ron el ce­lo que es­te po­nía en las me­di­das de au­to­pro­tec­ción. Cul­pa­ron de la muer­te de Bin La­den a su asis­ten­te per­so­nal, Ah­med al Ku­wai­ti, un pa­quis­ta­ní de et­nia pas­tún ori­gi­na­rio de las zo­nas tri­ba­les. “La in­ves­ti­ga-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.