Me­di­ci­na o li­te­ra­tu­ra

Los es­cri­to­res son su­je­tos so­me­ti­dos a al­ti­ba­jos emo­cio­na­les, más pro­cli­ves a la du­da que a la ale­gría.

Tiempo - - VISIONES -

el escritor nor­te­ame­ri­cano Chuck Pa­lah­niuk, ce­le­bra­do por El club de la lu­cha y otras fic­cio­nes, co­men­tan­do el éxi­to ex­tra­or­di­na­rio que es­tá te­nien­do en Amé­ri­ca un me­di­ca­men­to, lla­ma­do me­til­fe­ni­da­to, di­ce, y no con acen­to muy alegre, que “es el fin de la li­te­ra­tu­ra”. ¿Se­rá po­si­ble? Ha­ce al­gu­nos años el Pro­zac pa­re­cía el ca­mino más rec­to a la paz del es­pí­ri­tu, has­ta des­cu­brir­se en al­gu­nos ca­sos efec­tos se­cun­da­rios in­de­sea­bles. Pe­ro en es­te cam­po, co­mo en otros, la me­di­ci­na afi­na ca­da día más. Y aho­ra yo mis­mo co­noz­co ya a me­dia do­ce­na de hom­bres y mu­je­res que, tras dé­ca­das so­me­ti­dos a una mon­ta­ña ru­sa emo­cio­nal, aho­ra gra­cias a la in­ges­ta dia­ria de una píl­do­ra han lo­gra­do es­ta­ble­cer­se en un es­ta­do de áni­mo en el que to­do, o ca­si to­do, les re­sul­ta ra­zo­na­ble­men­te acep­ta­ble. Al­guno de ellos in­clu­so pro­nun­cia el le­ma de los fi­ló­so­fos es­toi­cos, que acon­se­ja “So­por­ta y re­nun­cia” con una son­ri­sa en los la­bios.

El me­til­fe... me­tal­fo... ¡me­til­fe­ni­da­to!... El me­til­fe­ni­da­to es el nue­vo pa­so ade­lan­te en es­te pro­ce­so. Se tra­ta –al es­cri­bir es­to es­pe­ro no es­tar­le des­cu­brien­do al lec­tor la so­pa de ajo- de un me­di­ca­men­to pro­du­ci­do pa­ra com­ba­tir el dé­fi­cit de aten­ción, la hi­per­ac­ti­vi­dad in­fan­til y la de­pre­sión, que tam­bién re­sul­tó ser un po­de­ro­so psi­coes­ti­mu­lan­te de ti­po an­fe­ta­mí­ni­co, ade­más con efec­tos va­ga­men­te pa­re­ci­dos a los de la co­caí­na, por lo que se lo usa tam­bién co­mo sus­ti­tu­to en te­ra­pias con­tra la adic­ción; di­cen que tam­bién re­sul­ta muy útil pa­ra con­cen­trar­se en la lec­tu­ra o en el es­tu­dio an­te exá­me­nes uni­ver­si­ta­rios. En fin, otra pa­na­cea uni­ver­sal, has­ta que los efec­tos se­cun­da­rios de un uso sos­te­ni­do pe­san más que las ven­ta­jas que ofre­ce.

El éxi­to co­mer­cial de es­ta sus­tan­cia es ex­tra­or­di­na­rio. Tam­bién las pre­gun­tas que el fla­man­te soma de la se­re­ni­dad in­du­ci­da y la so­ña­da au­to­pis­ta a la con­cen­tra­ción sus­ci­ta.

Por ejem­plo en Chuck Pa­lah­niuk. El ame­ri­cano sos­tie­ne que con es­tas me­di­ci­nas se aca­ba la li­te­ra­tu­ra por­que ya no ha­brá es­cri­to­res, da­do que los es­cri­to­res por nor­ma ge­ne­ral son su­je­tos so­me­ti­dos a al­ti­ba­jos emo­cio­na­les, más pro­cli­ves a la in­sa­tis­fac­ción y a la du­da sis­te­má­ti­ca que a la se­re­na ale­gría y a la paz del es­pí­ri­tu. Tie­ne ra­zón. En la se­re­ni­dad, en la quí­mi­ca paz con­si­go mis­mo y con el mun­do, na­die que no es­tu­vie­ra lo­co se pon­dría a es­cri­bir. Tam­po­co los in­di­vi­duos ri­sue­ños y con­for­ma­dos, ti­po Vi­va la gen­te, son personajes li­te­ra­rios muy atra­yen­tes. Ese es el sen­ti­do de la fa­mo­sa pri­me­ra fra­se de Ana Ka­re­ni­na: “To­das las fa­mi­lias fe­li­ces son fe­li­ces de la mis­ma ma­ne­ra, las des­gra­cia­das lo son ca­da una a su ma­ne­ra”. Es tam­bién lo que su­gie­re el fa­mo­so ver­so de Agustín García Cal­vo: “So­lo de lo per­di­do can­ta el hom­bre, siem­pre de lo mis­mo”. Es lo que de­cían unos ver­sos pos­tre­ros de An­to­nio Ma­cha­do: “Y te en­via­ré mi can­ción: / ‘Se can­ta lo que se pier­de’, / con un pa­pa­ga­yo ver­de / que la di­ga en tu bal­cón”. Por la pre­sen­cia del ave y del la­men­to, pre­sen­tes en am­bas com­po­si­cio­nes, la cuarte­ta de Ma­cha­do la aso­cio a aque­lla otra cuarte­ta que Na­bo­kov com­pu­so co­mo ejem­plo de có­mo ha­bía que pro­nun­ciar su ape­lli­do: “The qua­re­lous gawk of / a He­ron at night / prom­ted Na­bo­kov / to wri­te”: El que­jum­bro­so ga­ñi­do / de una gru­lla en la no­che / em­pu­jó a Na­bo­kov / a es­cri­bir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.