Se­sen­ta años so­bre el trono

Isa­bel II ce­le­bra ofi­cial­men­te su 60 aniver­sa­rio co­mo rei­na, ho­me­na­jea­da por mo­nar­cas de to­do el mun­do.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

cos­mos de los ro­yals, co­mo lla­man en In­gla­te­rra a los miem­bros de la ex­ten­sí­si­ma pa­ren­te­la di­nás­ti­ca.

Con­ju­ra­do el di­lu­vio, Isa­bel II pue­de re­unir en su ban­que­te a los miem­bros del club más ex­clu­si­vo del mun­do, el de las tes­tas co­ro­na­das, des­de el em­pe­ra­dor del Ja­pón a la rei­na So­fía, todos los cua­les brin­da­rán y ha­rán pa­ra­bie­nes a la de­ca­na de es­ta co­fra­día. De­ca­na tan­to por ser la que más tiem­po lle­va en el pues­to co­mo por en­ca­be­zar la mo­nar­quía más sig­ni­fi­ca­ti­va de las que que­dan, la úni­ca que con­ser­va pom­pas del An­ti­guo Ré­gi­men, la que go­za de más lu­jos, ri­que­zas y pri­vi­le­gios.

Se­sen­ta años de vi­da pú­bli­ca dan pa­ra mu­cho, su agen­da de ci­tas es ya co­mo un ar­chi­vo his­tó­ri­co. Ha tra­ta­do a Ken­nedy y a Ni­xon, a Rea­gan y a Bill Clin­ton, a Kh­rus­chev y a Gor­ba­chov, al ge­ne­ral De Gau­lle y a Mit­te­rrand, a Ade­nauer y a Willy Brandt, a Hai­le Se­las­sie y a Nel­son Man­de­la... Al­gu­na sa­bi­du­ría po­lí­ti­ca se le ha­brá pe­ga­do con esa agen­da, so­bre to­do si se­ma­nal­men­te des­pa­chas con po­lí­ti­cos ave­za­dos co­mo, en ge­ne­ral, son los pri­me­ros mi­nis­tros in­gle­ses. Isa­bel II ha te­ni­do ese in­ten­so tra­to con per­so­na­li­da­des que van des­de el ma­yor es­ta­dis­ta del si­glo XX, Wins­ton Chur­chill, has­ta el me­diá­ti­co Tony Blair, pa­san­do por la for­mi­da­ble Da­ma de hie­rro, el úni­co de sus je­fes de Go­bierno con quien se lle­vó mal.

El fin del Im­pe­rio.

Su fal­ta de sin­to­nía con Mar­ga­ret That­cher era tan­to per­so­nal co­mo po­lí­ti­ca. Isa­bel II no po­día so­por­tar a aque­lla mu­jer man­do­na que una vez, du­ran­te un pic­nic en Bal­mo­ral, cuan­do la rei­na, si­guien­do su cos­tum­bre de ju­gar a las ca­si­tas cuan­do es­tá de va­ca­cio­nes, se pu­so a fre­gar los ca­cha­rros de la me­rien­da, la pe­que­ña bur­gue­sa que era That­cher, ho­rro­ri­za­da, in­ten­tó qui­tar­le el es­tro­pa­jo. Pe­ro la an­ti­pa­tía iba más allá del tra­to per­so­nal, pe­se a ser un icono del pa­sa­do la rei­na de In­gla­te­rra es­ta­ba mu­cho más a la iz­quier­da de That­cher y de­tes­ta­ba el ul­tra­li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co de la Da­ma de hie­rro, su in­ten­ción de re­cor­tar el Es­ta­do.

Pre­ci­sa­men­te uno de los hi­tos del rei­na­do de Isa­bel II, tras la re­cons­truc­ción del país des­tro­za­do por la II Gue­rra Mun­dial, fue la im­plan­ta­ción de un Es­ta­do del bie­nes­tar avan­za­do. Antes de ella la co­ro­na ha­bía con­vi­vi­do po­co con el la­bo­ris­mo, pe­ro con Isa­bel II ha ha­bi­do lar­gas eta­pas de Go­bierno la­bo­ris­ta y la rei­na no ha te­ni­do pro­ble­mas con sus pri­me­ros mi­nis­tros de iz­quier­da.

Su rei­na­do ha pa­sa­do por mo­men­tos muy amar­gos pa­ra In­gla­te­rra, co­mo fue

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.