Na­ci­da pa­ra no rei­nar

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

La mo­nar­quía es­pa­ño­la pa­sa por ma­los tiem­pos, ti­ro­tea­da des­de va­rios fren­tes, pe­ro qui­zá el Rey se con­sue­le mi­ran­do des­de la dis­tan­cia, pues su ca­de­ra le im­pi­de acu­dir, el ban­que­te de tes­tas co­ro­na­das con el que pri­ma Li­li­bet –co­mo él la lla­ma- ce­le­bra sus 60 años en el trono. Ha­ce 20 años la fa­mi­lia real in­gle­sa ha­bía to­ca­do fon­do. En cir­cuns­tan­cia tan ofi­cial co­mo un dis­cur­so con­me­mo­ran­do sus 40 años en el trono, Isa­bel II ca­li­fi­có 1992 de an­nus ho­rri­bi­lis, una fór­mu­la la­ti­na pa­ra de­fi­nir un año desas­tro­so. Ha­ce 10 años, cuan­do la rei­na de In­gla­te­rra ce­le­bró sus bo­das de oro con la co­ro­na, el nú­me­ro de súb­di­tos par­ti­da­rios de una re­pú­bli­ca ha­bía al­can­za­do un 21%, pro­por­ción insólita ja­más al­can­za­da en la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca des­de que exis­ten son­deos.

La de­ca­na.

Hay que de­cir en des­car­go de Isa­bel II que ella ja­más se sa­lió de su pa­pel, fue­ron los hi­jos quie­nes, co­lec­ti­va­men­te, cla­va­ron los cla­vos del an­nus ho­rri­bi­lis, es­pe­cial­men­te el he­re­de­ro, Car­los. No es que los prín­ci­pes in­gle­ses ha­yan cam­bia­do mu­cho, pe­ro sus tro­pie­zos en la vi­da pa­re­cen ha­ber­se con­ver­ti­do en al­go ya asi­mi­la­do, que no me­re­ce por­ta­das y por­ta­das de pe­rió­di­cos. Car­los tuvo la suer­te de que Dia­na mu­rie­se en ac­ci­den­te; así la es­po­sa re­bo­ta­da y as­tu­ta ma­ni­pu­la­do­ra del pa­pel couché no so­lo ha de­ja­do de lan­zar torpe­dos a la fa­mi­lia real, sino que Car­los ha po­di­do ca­sar­se con quien que­ría des­de siem­pre, Ca­mi­la, a pe­sar de ser di­vor­cia­da y ca­tó­li­ca. Y los com­ple­jos me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les bri­tá­ni­cos han tran­si­gi­do con lo que, has­ta aho­ra, ha­bría si­do un im­pe­di­men­to pa­ra que Car­los subie­se al trono.

En el otro ex­tre­mo de la po­lí­ti­ca ma­tri­mo­nial, la bo­da del hi­jo de Car­los, Guillermo, se­gun­do en la lí­nea de su­ce­sión, con Ca­ta­li­na Midd­le­ton, ha traí­do un ai­re de fres­cu­ra y sim­pa­tía al mi­cro- Isa­bel II na­ció en 1926 y has­ta los 10 años fue sim­ple­men­te Eli­za­beth of York, hi­ja del se­gun­dón de Jorge V; ni su pa­dre ni ella es­ta­ban des­ti­na­dos a rei­nar. Pe­ro to­do cam­bió a gran ve­lo­ci­dad en 1936: mu­rió su abue­lo Jorge V y ab­di­có su tío Eduardo VIII, con lo que su pa­dre se con­vir­tió en el rey Jorge VI y ella en la he­re­de­ra, aun­que nun­ca se­ría prin­ce­sa de Ga­les. A los 13 años se enamo­ró de Fe­li­pe de Gre­cia, un prín­ci­pe gua­pí­si­mo que no te­nía “ni país, ni ca­sa”, po­bre co­mo una ra­ta. Su ma­dre se opu­so a la re­la­ción, lla­ma­ba a Fe­li­pe el Huno, for­ma muy in­sul­tan­te de re­fe­rir­se a los ale­ma­nes, por­que sus her­ma­nas es­ta­ban ca­sa­das con na­zis. Sin em­bar­go Isa­bel im­pu­so a su no­vio, pues co­mo ha­bía di­cho Chur­chill, con só­lo 2 años ya era to­do un ca­rác­ter “con un ai­re de au­to­ri­dad asom­bro­so en un ni­ño pe­que­ño”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.